miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2288

20/Jun/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Prolífico Escritor

 PDF 

2288-frase-1

Traducido a más de 20 idiomas.

El soneto que prestó algunos de sus versos para la fabricación del juego anterior, es un poema del libro “Existir Todavía”, del muy conocido y querido poeta y escritor uruguayo Mario Benedetti (1920-2009). Publicado en el año 2003, cada uno de sus 83 poemas representa un año en la vida del autor. Es una celebración de la vida, un desafío a la muerte, un paseo melancólico y profundo por sus memorias, que captura la esencia de los objetos cotidianos, y que habla de temas como el amor, la infancia, la vejez, los viajes o la patria. Aunque fue criticado por la aparente sencillez de sus textos, tuvo el privilegio de llegar a un público masivo; y su estilo, cercano del registro conversacional, estuvo siempre respaldado por la honestidad y consecuencia de sus actos de hombre comprometido. Benedetti sostenía que el buen escritor ha de ser “un provocador” y nunca faltó lugar en su obra para la denuncia. Solía así decir con el fino humor que lo caracterizaba: Los poetas, somos tan delicadamente urbanos, que preferimos los insultos en endecasílabos…
Cuando el mundo se acabe por sorpresa / y no esté tan a mano el infinito
y no sirva ni la súplica ni el grito
y el cielo se nos quede sin promesa
si llega esa noche y ese día
en un orbe de veras liquidado

sin azar sin milagro y sin destino
en la Casa tan Blanca y tan vacía / usted perdurará tan despiadado / tan necio como siempre y tan mezquino
(Benedetti: Existir Todavía)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista