jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2280

25/Abr/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Personajes Magnates latinoamericanos desembarcan en Lima para su encuentro anual. Encabeza Carlos Slim.

El Club del Billón

8 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2280-billonarios-1-c

Slim impulsó hace diez años la cita anual que incluye a padres e hijos. Hoy tiene patrimonio de US$ 73 mil millones.

Esta información no se puede googlear.
El hermetismo que rodea al XI Encuentro de Empresarios Padres e Hijos en América Latina, que se celebra por primera vez en Lima la próxima semana, admite pocos trascendidos.
El evento patrocinado por el mexicano Carlos Slim Helú, el hombre más rico del mundo según la famosa lista de billonarios de Forbes, se realizará en un conocido hotel.
Slim se acompaña en las reuniones anuales con su hijo Carlos Slim Domit, quien es presidente del Consejo de Administración de Telmex y consejero de las demás empresas del grupo.
Seguro que aprovechará el paseo para revisar los estados peruanos de cuenta de Claro, la filial local de una multinacional que cimenta su patrimonio de US$ 73 mil millones.

Abran pista para que aterricen los jets privados.

El núcleo “duro” de peruanos anfitriones está compuesto por Carlos Rodríguez- Pastor Persivale (Grupo Interbank), Álex Fort Brescia (Grupo Brescia), José Graña Miró Quesada (Graña y Montero), Eduardo Hochschild (Grupo Hochschild) y Vito Rodríguez Rodríguez (Grupo Gloria).

No se sabe si estará ahora, pero en el grupo que viajó a la reunión del año pasado celebrada en Buenos Aires tampoco figuraba Eduardo Belmont Anderson, el hombre fuerte de la multinacional de cosméticos Belcorp.

Belmont fue coronado por Forbes como el peruano más acaudalado, con una fortuna estimada en US$ 6.1 billones (puesto 195 a nivel mundial).

Los demás muchachones tampoco se pueden quejar.

Rodríguez Pastor es el número dos en el país (US$ 3.4 billones, 395 general), Hochschild el 4 (US$ 2.1 billones, 704), los Brescia ocupan los puestos 6,9 y 10 (fortuna combinada de US$ 4.5 billones); y Rodríguez es el número 7 (US$ 1.6 billones, puesto 931 del globo. Su hermano Jorge también de Gloria, por cierto, se encuentra un puesto más abajo entre los peruanos con US$ 1.4 billones).

El escenario del primer encuentro en el 2003 fue, como no podía ser de otra manera, el mero mero D.F. Le siguieron República Dominicana, Sao Paulo, Buenos Aires (que repitió el 2012), Ciudad de Panamá, Cartagena, de nuevo Ciudad de México y la isla brasileña de Comandatuba.

CISNEROS Y SANTO DOMINGO

Pero más que de Forbes, esto se trata de Slim.

El magnate mexicano contó con dos estrechos colaboradores para fundar estos eventos que ocurren casi siempre por las mismas fechas todos los años.

Uno fue el venezolano Gustavo Cisneros, dueño de Venevisión. El otro el colombiano Julio Mario Santo Domingo, la cabeza de un imperio diversificado con base en la cerveza. Son protagonistas de batallas de inversión en el Perú. Entonces Slim era el más rico de la región, no del mundo. Cisneros le seguía y hoy Forbes le asigna el puesto 26 de la región, aunque sigue a la cabeza de su país. En todo caso, es prueba de su habilidad para no pelearse con el régimen chavista, cuando la base de sus negocios son los medios de comunicación. Cisneros estuvo apenas la semana pasada en Lima y se reunió con el presidente Ollanta Humala. Suena fuerte su interés por ingresar al negocio de la televisión aquí (2279).

Santo Domingo murió en octubre del 2011. Ahora se encuentra al frente del emporio cervecero –y en menor medida mediático- su hijo Alejandro Santo Domingo Dávila, que a los 36 años es el segundo hombre más rico de Colombia. Su fortuna está cifrada en US$ 11.7 billones.

Y ya que es un encuentro familiar, vale la pena recordar los pergaminos chic de los herederos de don Julio Mario.

Andrés Santo Domingo, el hermano menor de Alejandro, se casó con Lauren Davis, editora de Vogue. Tatiana y Julio III eran los únicos nietos del patriarca. La primera es una consumada socialite global y novia de Andrea Casiraghi, hijo a su vez de Carolina de Mónaco.

El padre de Tatiana, Julio Mario Santo Domingo Braga, fue un apreciado mecenas cultural y falleció de cáncer en el 2009. Era el primogénito de Julio Mario, casado en primeras nupcias con la brasileña Edyala Braga.

Santo Domingo Jr. continúa el entusiasmo de su padre por las reuniones familiares patrocinadas por Slim.

Bavaria, el grupo colombiano, tampoco es extraño al Perú. En el 2002 compró Backus y Johnston, la cervecera más grande del país, y las sospechas sobre las circunstancias de la transacción le originaron una seria crisis al gobierno de Alejandro Toledo.

Tres años más tarde Bavaria se fusionó con la sudafricana Sab Miller, que así se convirtió en la segunda del rubro en el planeta, solo superada por InBev. Los Santo Domingo se quedaron con la participación del 15% en el nuevo pulpo cervecero.

El propio Cisneros vendió a Sab Miller el paquete de acciones que tenía en Backus. El venezolano se había visto envuelto en los señalamientos en dicha venta, pues el grupo Polar de su compatriota Lorenzo Mendoza lo acusó de compra concertada de acciones con Bavaria. Al final, Polar también le vendió su paquete de 22% a Bavaria por US$ 560 millones.

Mendoza, rival de Cisneros y el segundo rico de Venezuela, no parece formar parte del círculo de Slim. Claro que aquí los invitados tienen viejos conocidos. Quienes gatillaron la guerra peruana de la cerveza fueron en realidad los Brescia, que por entonces eran los principales accionistas nacionales de Backus con el 22% que fue a parar a manos de Bavaria.

Los colombianos también metieron el pico en América Televisión y se asociaron con el grupo El Comercio –y minoritariamente La República– para controlar el canal.

Pero en el 2007 le vendieron su parte al diario de los Miró Quesada. La relación no era la mejor luego que El Comercio comenzó a acusar a su socio televisivo de pagarle a César Almeyda, abogado de Toledo, una millonaria coima para orquestar la compra de Backus.

ENTRE PARES

La lista definitiva de asistentes, que pueden ser cerca de 80 magnates, se guarda bajo siete llaves.

Lo que se sabe es que la organización ha sido encargada a Stimulus, la consultoría de eventos corporativos dirigida por Marisol Valdez.

A los dos días de conferencias a puerta cerrada, precedidas por una comida inaugural, se suman otros eventos como una cena en un céntrico restaurante.

El año pasado Cristina Kirchner no asistió al conclave de Buenos Aires, a diferencia de lo que ocurrió con los mandatarios de los países anfitriones en años anteriores, y su vicepresidente Amado Boudou canceló a último momento. Tampoco se cree que Ollanta Humala quiera aparecer muy relacionado con este club.

En la relación de invitados suele incluirse al banquero brasileño Joseph Safra (puesto 46 en Forbes, US$ 15.9 billones), el chileno Carlo Solari del conglomerado de retail Falabella (puesto 395 en “empate” con otros miembros de su familia, US$ 3.4 billones), el colombiano Carlos Ardila Lulle (puesto 225, US$ 5.4 billones sobre todo en el rubro de gaseosas) y el argentino Alejandro Bulgheroni (219, US$ 5.5 billones en empresas de gas y petróleo). También el brasileño Marcelo Odebrecht, cuya millonaria cartera de inversiones en el Perú incluyen las nuevas rutas de Lima, la concesionaria del trasvase de Olmos y las carreteras IIRSA Sur y Norte.

La nómina se completa con notables analistas como los ex presidentes Julio María Sanguinnetti (Uruguay) y Felipe González (España, muy cercano a los negocios de Slim), además del ex BID Enrique Iglesias. Ellos y algunos de los millonarios ofrecen intervenciones que van desde el análisis en sectores como el minero y el de agricultura hasta liderazgo y las perspectivas de la crisis internacional.

Claro que el telón de fondo se despliega mucho más allá de la agenda. Aquí se cultivan negocios y se presume que incluso romances entre los herederos. En estos casos la armonía social y la igualdad de pares es lo más importante. (Escribe: Enrique Chávez)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista