martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2276

27/Mar/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

¿No hay Sitio al Fondo?

olla-(11)
Como en las series tremebundas, donde se urden tramas, entuertos, envidias y resbalones, tras los comicios de revocatoria han quedado descolocados los grupos políticos y partidarios, y en esa avalancha de desconcierto se perfila también el pasmo con que la ciudadanía observa a una sucesión de hechos políticos que no conocen remedio y ahondan más la contradicción entre la eficiencia del Estado, la significación de los partidos políticos y el ciudadano formando cola para siquiera ser escuchado.

Las reacciones, por lo demás, siempre dan vuelta sobre lo mismo. Que crecen la delincuencia, el vicio y el quietismo policial. Que se precisa una ley renovada y autoridad única para hacerles frente. Que el Estado tarda, obstaculiza o lanza ofensivas publicitarias, siendo que debiera actuar de manera más ordenada y sistemática. Que pese al flujo de inversiones foráneas, se estima que el gobierno no hace lo necesario para viabilizarlas o para sacar provecho de esta oleada pasajera.Que se debiera dar un salto inmediato para trazar objetivos concretos en salud, educación, infraestructura, y una concordancia cívica entre los sectores partidarios, fuerzas sociales, instancias municipales y regionales.
El tiempo apremia, el reclamo de soluciones inmediatas crece, pareciera que se ha pasado de la raya la paciencia y que ante tanto problema el espacio para una vida tranquila, confiada y optimista se ve reducido.

En donde se fije la mirada se confirma razones para el pesimismo, pero al mismo tiempo se incide en la necesidad de afianzar liderazgos y tener la amplitud de criterio para concertar llamando a todas las fuerzas políticas a trasponer los corsets partidarios y las naturales expectativas, coincidiendo en la empresa mayúscula de estos días: combate pertinaz y unitario para el que parece el objetivo fundamental: lucha contra la delincuencia, la inseguridad, la criminalidad que enrola cada día a más jóvenes y la dispersión de esfuerzos en la que todos parecen estar alertas pero, en el fondo, están demostrando incapacidad de articular acciones y tener una política en firme que trascienda la coyuntura, los ministros transitorios y la peliculina.

La cuestión es preguntarse si los líderes de hoy son capaces de transigir y buscar un camino unitario. Al título de la serie “Al fondo hay sitio”, que es una manera de afirmar las idas y vueltas de una vecindad, hay que sembrarles la certidumbre que están equivocados cuando piensan que podrán prevalecer ocupando egoístamente una porción del enjambre político, en otras palabras, que en política vale más lograr un sitio para la convivencia que no es egoísmo de creerse el providencial .

Aquí el primero que asoma a la política, a la dirigencia o a la autoridad, de inmediato cree que es el llamado a presidir, que es el predestinado. Así, ya hay quienes piensan que fortalecida Susana Villarán, será candidata presidencial, que Nadine Heredia está más consolidada que su propio esposo, que los lauros de haber sido presidente volverán a reverdecer y que todavía hay un margen inspirado para el socialismo o la ultraderecha. En otras palabras, se confía en una política que excluya a los competidores, y se sataniza cualquier forma de convivencia. Y a estas alturas, en el tiempo de los saltos económicos energizantes y de las transformaciones urbanas, el primer mandamiento es instaurar una fecunda convivencia democrática. (Por: Raúl Vargas)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
¿Arribamos por fin a una Estación Virtuosa? (Caretas 2347)
Llevar la Fiesta en Paz (Caretas 2315)
Al Mal Tiempo, Caradura (Caretas 2314)
A la Mitad del Camino (Caretas 2313)
Paracas: Otra Estación, Otros Conductores (Caretas 2312)
La Peste del Monte-Cinismo (Caretas 2311)
¿La Mesa Está Servida? (Caretas 2310)
La Tentación del Zafarrancho (Caretas 2309)
Ni con el Pétalo de un Garrote… (Caretas 2308)
Nuevas Alas Para Agitados Vientos (Caretas 2307)
Foros de la Esperanza y la Impaciencia (Caretas 2306)
Por mi Culpa, Por mi Grandísima Culpa… (Caretas 2305)
Octubre Sacro y Mazamorrero (Caretas 2303)
Malos Cuatro Vientos (Caretas 2302)
¿A Quien Hay Que Palomearse? (Caretas 2300)
Para Hablar y Comer Pescado… (Caretas 2298)
Obras son Amores y no Flacas Razones (Caretas 2297)
Vueltas y Revueltas (Caretas 2296)
Los Días Pasan Como Tranvías Vacíos (Caretas 2295)
El Tercer Año de la Confusión (Caretas 2294)
¿Propósito de Enmienda? (Caretas 2293)
Un Cruel Invierno y una Epidemia Peor (Caretas 2292)
Un Julio con Mucho Sabor (Caretas 2290)
Calistenia del Medio Año (Caretas 2289)
El Efecto Toledo y el Indulto Negado (Caretas 2288)
El Que se Acelera, Choca (Caretas 2287)
Junio de la Esperanza (Caretas 2286)
La Jarana ya Empezó, ¿Quiénes Salen a Bailar? (Caretas 2285)
¿Yo, Señor? ¡No, Señor! (Caretas 2284)
Allegro Ma Non Troppo (Caretas 2282)
¿Al Mal Tiempo, Mala Cara? (Caretas 2281)
Tanto va el Cántaro al Agua… (Caretas 2280)
Ido Villanueva ¿Podrá Pensarse en un País Unido? (Caretas 2279)
La Chicha Está Fermentando (Caretas 2278)
Mareas, Malaguas, Mareos (Caretas 2277)
Marzo: el Consagrado Mes de las Sorpresas (Caretas 2275)
Revocatoria: un Adelanto de lo Que Vendrá (Caretas 2274)
Descubriendo la Pólvora (Caretas 2273)
La Comezón del Segundo Año (Caretas 2272)
No Hay Grandeza en lo Pequeño (Caretas 2271)
El Perú Nuestro de Cada Día (Caretas 2270)
Contigo Pan y Cebolla ¿Pero Quién Para la Olla? (Caretas 2269)
Campanazos y Redobles (Caretas 2268)
A Pedir de Revoca (Caretas 2267)
Búsqueda | Mensaje | Revista