martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2272

28/Feb/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Siglo XX!VER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Olor a Tinta Consejos para la “flaca moderna” es un listado de alarmas para no sufrir.

Las Chicas no Lloran

2272-culturales-9-c

María José Osorio:‘Soltera codiciada’ 192p. Aguilar (2013).

No es literatura ni tampoco tiene pretensiones de vuelo intelectual. No hay estadísticas, ni citas a otros libros, ni mención sobre lo que la ciencia sabe sobre el amor y el sexo (¿Por qué amamos? de Helen Fisher no sería un mal punto de partida).

Soltera codiciada empezó como blog sobre el romance y como libro firmado por María José Osorio (Arequipa, 24 años) es un compilado desordenado de posts/ensayos muy empíricos cuya mayor autoridad está en el desenfado del estilo y las marcas que lo han hecho popular en internet: uso a discreción del inglés y hashtags (#) de Twitter. En el mejor de los casos es una probable radiografía de la mujer joven de hoy. En el peor, una extensa tipología de animales sociales desprendida de películas, quizes de Cosmo y memes para un público que no necesita leer más que listados (#CriticoModeOn).

Es entretenido, aunque el humor hiperbólico haga el conjunto curiosamente distante y poco empático. La Srta. Osorio no habla de sí misma, sino de su poder de observación, ese que detecta los peligros en la carretera de la buena autoestima. Y las referencias locales son tan pocas que es difícil abstraer un mapa social.

¿Qué imagen queda sobre este nuevo ser “femenino”? Esta es quizá la decepción: los consejos son, sobre todo, advertencias para alejarse de los extremos amorosos, emocionales y sexuales. Debajo de toda la crema chantilly y la resaca del #BitchPlease solo una frase queda como resumen de su fresca sabiduría: moderación, flaca, moderación. (Por: Luis Aguirre)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista