domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2263

20/Dic/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EducaciónVER
Acceso libre Resistencia 2012VER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La reacción de los usuarios de las redes sociales ante la final de “Perú tiene talento”, demostró, una vez más, que hay conciencia democrática.

Así no Juega Perú

2263-tv-2
Después de varios meses de casting y solo cinco galas en vivo, la primera temporada de “Perú tiene talento” llegó a su fin provocando una absurda polémica en las redes sociales, en las que se insinuaba fraude y discriminación porque había ganado Alessandra Aguirre y no Juan Hurtado, ambos de once años.

El problema comenzó mucho antes de que Christian Rivero leyera el nombre de la ganadora, cuando el jurado se emocionaba hasta las lágrimas ante la performance de Hurtado, pero sus comentarios iban dirigidos más a su condición de invidente que a su gran talento para tocar la guitarra.

Discriminar no es hacer diferencias solo para perjudicar a alguien, sino también para beneficiarlo. Nunca se debió mencionar el tema de que el niño era invidente, ni que necesitaba más que los demás, ni nada. Era un concurso de talento y punto. Las reglas estaban dadas: ganaba el que más votos obtuviera por mensaje de textos. Así es el formato aquí y en todas partes del mundo en los que se ha hecho el programa.

El animador tampoco supo manejar el momento de dar por ganadora a Alessandra, pues al ver que los demás concursantes levantaban en hombros a Juan, todas las felicitaciones fueron para él, mientras que la niña desconcertada y al borde de las lágrimas era enviada fuera del escenario.

A partir de ese momento el tema fue trending topic de las redes sociales, en las que la gente hablaba de fraude y racismo y, hasta se creó una cuenta en contra Alessandra, convirténdola en víctima de cyberbulling, porque era rubia y pituca.
¿De qué estamos hablando? Los dos niños tienen talento, pero Alessandra ganó en buena ley, simplemente porque obtuvo más votos. Podía haber ganado el Dragón Max y el resultado era igual de válido. Una vez más: esas son las reglas, así es la democracia y hay que aprender a respetarla de una vez por todas. Cuando se elige a una autoridad manda la mayoría, aunque los que se creen los únicos con derecho a elegir no estén de acuerdo.

En esta ocasión, y no por presión, sino porque lo dijo desde el momento que los reporteros se acercaron a ella, la niña anunció que donaría a Juan, 25 de los 70 mil soles ganados. Lo bonito es que no dijo que lo hacía porque pobrecito, era invidente y era más necesitado, sino “porque me gustó mucho su talento y creo que toca increíble la guitarra”. De eso se trata. (Escribe: Patricia Salinas O.)

Ojo al Rating


Perú tiene talento (2): 10.4 pun­tos
Super Sábados (4): 09.2 puntos

Fuente: IBOPE

Búsqueda | Mensaje | Revista