domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2263

20/Dic/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EducaciónVER
Acceso libre Resistencia 2012VER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Medio Ambiente Ante pánico por inminente fin del mundo anunciado por los mayas, los moches toman la palabra. Alivio: todavía falta un poquito.

El Vaticinio Moche

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2263-movhe-1-c

Cerro Blanco y Huaca de la Luna.

Si los mayas se equivocaron, los moches bien podrían proveer la siguiente profecía del miedo. Como lo explica el periodista Roberto Ochoa, editor del libro Cosmos Moche, recientemente publicado por el Museo Andrés del Castillo: los llamados muros “del tema complejo” de las huacas de Cao Viejo y de la Luna dan cuenta de la particular alineación de cinco planetas acontecida el 11 de septiembre del año 750. “Quizá ellos pensaban que cuando se repita ese fenómeno sería el fin del mundo, y ese fenómeno se va a repetir. Será el año 2040”, dice Ochoa sin pestañear, y apela a la información proporcionada por el fascinante programa Stellarium de acceso gratuito en internet.

Más allá de presagios apocalípticos, sin embargo, lo cierto es que esta publicación cuenta con dos investigaciones que echan luz sobre esos muros considerados como la “Piedra Rosetta” del mundo Moche, en alusión a aquella que gracias al francés Champollion permitiera descifrar los jeroglíficos egipcios.

2263-movhe-2-c

Obra inaugura colección “Enigmas del antiguo Perú”

Tratando de dar respuesta a la enigmática iconografía que allí se encuentra, el antropólogo Rodolfo Sánchez Garrafa indaga en sus páginas sobre la representación del cosmos en los murales mochica; y los arqueólogos Camilo Dolorier Torres y Lyda Casas Salazar ahondan en los ritos, tránsito a lo sagrado y búsqueda de equilibrio en el mundo Moche, proponiendo que entre el “caos” de figuras de dichos muros existen indicadores del fenómeno de El Niño. La publicación, pues, busca llenar vacíos interpretativos que expliquen la cronología de la civilización Moche, cuya enigmática desaparición algunos achacan a un “mega Niño” que dejaría como bebé de pecho al que asoló en 1983.

¿El principal enigma de los moches? Responde el editor: “Este muro, que pudo ser un mapa del cosmos, del orden del mundo. Alguna vez se descubrirá cuál es el mensaje del muro, probablemente un mensaje del fin del mundo, y alguien hará una película de esto. Me da envidia lo bien que se marketea a los mayas. Me encantaría estar en Promperú y marketear a los moches”. Entonces, para los que no alcanzaron a prepararse para este fin del mundo, no preocuparse: todavía queda el siguiente. Faltan 28 años. Tic tac. (Maribel De Paz)

Búsqueda | Mensaje | Revista