domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2263

20/Dic/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EducaciónVER
Acceso libre Resistencia 2012VER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

El Viejo Robinson

 PDF 

2263-misterio-1-c

Sugerentes imágenes de un gran poeta.

Saint-John Perse (1887-1975), Premio Nobel de Literatura 1960, es un poeta francés que ha tenido gran influencia en la poesía del siglo XX a nivel mundial. Su verdadero nombre es Alexis Léger, y nació en una isla perteneciente a su familia en el archipiélago de Guadalupe, departamento de ultramar de Francia en el Caribe. Diplomático de profesión, representó a su país en lugares tan remotos como China. Se exilió a EEUU en 1940, apartándose del régimen de Pétain en Vichy, que colaboraba con los nazis.

En 2004 la PUCP publicó su “Obra poética completa”, en dos tomos, usando la versión del poeta colombiano Jorge Zalamea (1905-69), su mejor traductor a nuestro idioma. El poema que sigue estaba originalmente en su primer libro, “Elogios” (1911). Otras obras suyas son “Anábasis”, “Exilio”, “Pájaros” y “Vientos”.

Imágenes para Crusoe
1. Las campanas
Anciano de manos desnudas
repuesto entre los hombres, ¡Crusoe! / llorabas, imagino, cuando desde las torres de la
Abadía, como un flujo, se derramaba el sollozo de / las campanas sobre la Ciudad...
¡Oh Despojado! / Llorabas recordando los rompientes bajo la Luna; los silbos
de más distantes riberas; las músicas extrañas / que nacían y se asordaban bajo el ala cerrada de la noche, / semejantes a los encadenados círculos que son las / ondas de una concha, a la amplificación de clamores bajo la mar.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista