miércoles 26 de julio de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2263

20/Dic/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EducaciónVER
Acceso libre Resistencia 2012VER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Aquí Es
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Aquí Es

Ser o no ser

2263-tv-1

Yo Soy y la crisis del artista nacional.

El inicio fue expectante. No siempre se ve un programa que transmite canciones de Metallica, Led Zeppelin y AC/DC en horario estelar. El triunfo del imitador de Kurt Cobain en la primera temporada hizo sonar de nuevo a Nirvana en fiestas y discotiendas. La TV reemplazaba a la corrupta radio, o al menos eso se pensaba. Pero la novedad tuvo corta vida. El programa no siempre premiaba a los mejores y el desconocimiento de dos de los jurados hacia todo lo que suene a rock ya no era tan gracioso. Cuando el imitador de Robert Plant fue ovacionado a la salida del recital del Robert Plant original se hizo evidente que algo andaba mal. Lima prefiere la copia. Se supo desde los noventa, gracias a los inolvidables reportajes sobre el Michael Jackson peruano y los New Kids de Zárate publicados en esta revista. Lamentablemente, los compositores que ganan el Festival de Claro no despiertan las mismas pasiones. Pero lo grave son los leoninos contratos impuestos por el programa a los imitadores. Gracias a la payola radial y los discos piratas, los conciertos eran el gran sustento musical nacional. Eran, porque a partir del modelo de negocios de Yo Soy el concierto tributo se ha convertido en otra forma de explotar al artista peruano. (CC)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista