martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2251

27/Set/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Ay, con Prediciones a mí

china
Bueno, chola, al final –como todo en esta vida– las esperanzas se esfumaron y una que se había preparado minuciosamente para sobrevivir con calidad de vida y no hecha una damnificada de esas que tienen el televisor dentro de una choza de esteras. Mira, yo no me creí nunca el cuento de esas rusas muertas de hambre que se inventaron lo del cataclismo para tener sus quince minutos de gloria, ¿ya? Tan poca importancia les di que cuando salieron en el noticiero pensé que eran las Pussy Riot defendiéndose en los medios. Me refiero a esas rucas que se metieron a una capilla copta maravillosa en Moscú, que ya la quisiéramos tener acá, y ahí, enseñando poto, se pusieron a cantar contra Putin, que acá entre nosotras te voy a decir que así dictador y todo, ex miembro de seguridad de la Alemania Oriental y lo que se te antoje, al pelado me lo llevaría en trineo a un dacha perdida en la Siberia y que ahí me cuente cómo fue de verdad la Perestroika, que con seguridad yo se lo creería. Bueno, recapitulando, alguien me hizo ver que lo de las rusas esas –que deben tener un escobillón de pelos en el ala– era ni más ni menos que la predicción de un cataclismo para el 22 de septiembre pasado, en la costa media y sur del Perú; un terremoto con tsunami y patada a la Luna pero de tal dimensión, chola, que por ejemplo en Asia solo iban a quedar en pie las casas de los que tenemos tres generaciones de heráldica definida, mientras que los upstars, pucha, en lugar de veranear en enero iban a hacer trabajo temporal para la Comunidad de Asia recogiendo lo poco que les quedaba de sus pertenencias, qué horror, pobre gente, ellos no tienen la culpa. Bueno, la predicción es mucho peor, más fea que soñar con Lourdes Alcorta vestida para Halloween, con eso te digo todo. Pero bueno, yo que estoy conectada con el mundo entero, igual quise hacer double chekking,llamé a mi amiga Valentina Kalishnikova, hija, una rusa que desciende de los Romanov y con la que yo estudié Culture en Lausanne en los setentas y ahora trabaja en la Academia de Ciencias Espaciales y Geológicas de Moscú. Es buenísima gente, lo malo es que le gustan las mujeres a tal punto que siendo científica espacial, es capaz de defender el creacionismo si así se levanta a un pimpollito de piernas torneadas. Pero bueno, conmigo nunca ha habido nada, por eso la busqué y le consulté el caso. Rusa al fin, dotoieskiana como ella sola, no me respondió nada en el momento y me dijo que al día siguiente me mandaba un reporte. Y así fue, a las 24 horas yo tenía en mi correo un informe de más de cien páginas que parecía interesantísimo pero chola, estaba en ruso, y en ese momento a quién llamaba yo para que me lo tradujera. Entonces dije, ya, lo meto al traductor gratuito de Google y así lo hice. Ocho horas más tarde me tenías descifrando doscientas páginas llenas de signos de admiración, con textos de este calibre: “Ya cuando Perú era cocina suya famosa y se acabó, pero no solo se acabó cocina, pero incluso se voló Perú debido a que la placa de Nazca, dicen así allá, “a la mierda se fue y con todo” y entonces nuestro gobierno debiendo recolectar ejemplares, primero de peruano en términos generales para nuestros antropófagos (¿o antropólogos?) Y segundo, salvando urgente vida de Alexis Humala. ¿Quién siendo? Empresario con la faz como la de la rana o el sapo, muy interesante para nuestra federación porque podemos agarrarnos mar peruano entero después de tsunami”. Bueno, hija, ante semejante mensaje te imaginas que la mandíbula se me puso rígida y me tuve que inyectar un Rohypnol. Pero como soy súper serena, lo que hice de inmediato fue armar mi mochila de emergencia, compuesta por seis maletas bien apretadas y tomar el primer boleto que encontré a París, una ciudad desde la cual todo lo malo que pasa en el mundo se ve precioso. Pero no pasó, chola. Regio, ¿no? Rafo León.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista