viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2246

23/Ago/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre LibroVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

¡Qué frío este invierno, que llegó tarde y parece que no terminará temprano, como esperábamos!



Es una oportunidad que nos da el clima para referirnos a la temperatura ambiente y evitar temas enojosos, como los negocios de Alexis Humala, en los que persiste contra viento y marea, como si la cosa no fuera con él. Creo que ni siquiera cabe preguntarle al oráculo oficial, Nadine Heredia, porque la señora ya debe tener escrita la respuesta y sabrá irse por las ramas, como hace cada vez que se le antoja, tan simpática ella. Y será inútil hacer lo mismo con su cónyuge, que no tiene ninguna respuesta a nada en el bolsillo.


Policías corruptos serán separados de inmediato, dice el ministro del Interior. Y después qué hacemos.


El Jockey Plaza se quedó una noche a oscuras “por una falla en el sistema”, dicen. Pero me da la impresión que volvemos a épocas pasadas, esa de los apagones interdiarios, y que no queremos darnos cuenta, porque la gente encargada lo achaca a falla en el sistema, ignorando toda otra causa, como si no tuviéramos experiencia al respecto. Parece que para las autoridades, como antes, lo mejor sigue siendo voltear la cara y hacerse como si todo no fuera otra cosa que la mala suerte, o la casualidad. Hasta que la cosa reviente.


El dictador sirio, Bashar al Asad, que tiene miles de muertos en su haber en los últimos meses, acaba de volver a mostrarse luego de más de un mes en que parecía huido. Defendido y respaldado sin vergüenza alguna por sus aliados, Rusia y Corea del Norte (y probablemente China), Al Assad persiste en mantenerse en el poder en Siria, por más que miles de opositores, principalmente la juventud de su país, se enfrentan a sus tropas que diezman a su población sin misericordia. Pero ya caerá.


Miraflores está pendiente de la voz autorizada de la Autoridad del Proyecto Costa Verde respecto del proyecto final sobre el proyectado Hotel Hyatt, que se planea construir debajo del centro comercial Larcomar, sobre la Costa Verde, y cuya construcción probablemente traería grandes problemas de tránsito en la carretera que la bordea, ya desde hace un tiempo congestionada. Una licencia de compatibilidad emitida por la APCV en marzo recientemente pasado, autorizaría la construcción del hotel sin atenerse a los problemas que ocasionaría en la zona. Ya sabemos que el dinero lo puede todo, y un gran hotel mueve mucho dinero, pero la responsabilidad que a ese respecto le cabe a la Municipalidad de Miraflores es muy grande.


Últimamente venimos siendo advertidos en muy diversas formas acerca de un probable terremoto arrasador que abatiría Lima, ciudad que tiene un largo antecedente de sismos de diversa gravedad. Esas oportunas advertencias nos vienen a bien porque así no nos llamaremos a sorpresa y estaremos preparados, al menos todo lo preparados que podemos estar respecto de seísmos de gran intensidad. Que si nos ponemos al lado de la zona del ascensor, si uno vive en edificio que lo tiene, o cómo refugiarse si se está dentro de la casa, o tener a mano los útiles necesarios para sobrevivir, etc. son de las diversas instrucciones que se nos ha hecho llegar o conocer, incluso recurriendo a ejemplos de evacuación tanto de casas como de colegios y lugares públicos. Todos en el fondo deseamos que nada de eso tenga real efecto y que la vida siga su camino sin alteraciones de tal naturaleza. Yo le temo más a la acción de grupos subversivos, que están siempre dispuestos a crear los desastres que nos hagan falta.


Es verdaderamente sorprendente que la Municipalidad de Lima Metropolitana haya convenido en rebajar y o anular el monto de las sanciones que por mal manejo, manejo en estado de ebriedad, atropellos múltiples y faltas de todo tipo a las órdenes de tránsito que cientos, si no miles de choferes de Lima, públicos y privados, se han ido haciendo merecedores. Esa constituye una ruptura y un desprecio olímpico a las normas de conducta que tantos choferes, particulares y públicos, han trasgredido en el tiempo, amontonando algunos de ellos verdaderas montañas de merecidas multas. Al paso que vamos ya no existirán más sanciones, y los choferes, públicos y privados, quedarán en el futuro inmediato libres de toda sospecha o culpa, cualquiera que esta haya sido.


No sé qué harán los colegios cuando los maestros abandonen la larga huelga a que tienen sometida a la educación, porque ¿es posible reponer a los alumnos dos o tres meses sin haber recibido clase alguna? ¿Cómo así? Todos sabemos que es poco lo que reciben como remuneración, pero eso lo sabían también los maestros cuando se alistaron a enseñar en los colegios nacionales. Lo que subleva es que sabiéndolo ellos, obedeciendo a su vocación en gesto meritorio decidieron educar y proporcionar lo que sabían a los niños y jóvenes, convirtiendo su vocación en algo de valor en grado sumo. Habrá el gobierno de buscar a los responsables y sancionarlos de verdad. (Por: Augusto Elmore)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista