sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2246

23/Ago/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre LibroVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

DESCUARTIZANDO COARTADAS

3 imágenes disponibles FOTOS 

2245-CARATULA-C

CARETAS 2245: historia de un crimen.

Lima, 17 de agosto de 2012

A pesar de que seguir la reconstrucción de los crímenes es parte del trabajo periodístico, ¿no les parece que, en este caso tan inhumano, su última portada pecó de voyeurismo?
Pedro Segura
pe.segura00@gmail.com

Para no trivializar los hechos de violencia, a veces es necesario conmover al lector respetando ciertos límites.

Lima, 20 de agosto de 2012

CARETAS está lejos de ser “chicha”, pero considero que pudieron tratar el tema del descuartizador sin necesidad de esa carátula. Las razones fueron esgrimidas por Augusto Elmore en la misma edición.
Rómulo Gutiérrez
DNI 29234424

CARETAS no considera que recurrimos al “morbo ciudadano” del que escribe Elmore.

Santiago de Chile, 18 de agosto de 2012

Escalofriante el reportaje ‘Corte y confesión’ de CARETAS 2245. Solo un hombre enfermo descuartiza a su pareja y desperdiga sus restos en la ciudad. La nota despedaza la coartada de la defensa de Ricardo Vásquez Mori y lo muestra como lo que es: un asesino calculador, frío y despiadado.
Roxana Vásquez G.
vsquezg.roxana@yahoo.es

La versión del descuartizador Vásquez es absurda y no una coartada. Decir que su víctima murió por su cuenta, de un infarto, no explica por qué se pasó seis horas trozando el cadáver en 29 partes. Lejos del cálculo frío, este es un horroroso asesinato pasional.

Búsqueda | Mensaje | Revista