lunes 22 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2230

03/May/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre CorrupciónVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Alfredo BarnecheaVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Cien artistas toman la urbe en la segunda edición de la Noche en Blanco. La cita es el 12.

La Ciudad y el Arte

3 imágenes disponibles FOTOS 

2230-culturales-1-c

Espinoza y El sueño del capitán.

Tipo Toy Story y sus plásticos personajes que cobran una vida muy humana cuando la gente les quita la vista de encima, esta vez le toca al arte. Llegada la hora pactada, cuadros, esculturas, fotografías e instalaciones se despedirán de las galerías y enrumbarán un recorrido vivo y artístico por toda la ciudad. La diferencia: esta vez los humanos serán los motores de su gran gobierno de la urbe.

Cumpliendo su segunda edición, la Noche en blanco ilumina Lima. El 12 de mayo 100 artistas irrumpirán entre bocinas y luces, cemento y vegetación para comunicarse con su ciudad a través del arte. No es necesario saber el idioma, solo absorberlo.

Fito Espinoza juntó acrílicos y pintó en un lienzo de 2 x 3 metros la historia de un viaje emprendido por un señor que quería cambiar su realidad. ¿El resultado? El sueño del capitán. La alfombra roja de Alfredo Márquez parte de un perro colgado por Sendero Luminoso, descolgado por la Policía y colocado en el piso. Ahí fue retratado. A través de una superposición de la imagen repetida, posee una voz propia que busca “reconstruir una nueva lectura sobre lo que estos objetos preexistentes testimoniaban”.

Abel Bentín, por su lado, tiene como protagonista la dualidad vida-muerte en su obra Non-believers. En ella, símbolos se aglomeran para recrear un imaginario colectivo; la identidad de un grupo humano. “Es una bandera que hace alegoría al exceso que caracteriza a mi generación”. Junto con una infinidad de lienzos, los tres estarán respirando en plena Avenida Larco. Para más información sobre los expositores teclear en Facebook Noche en Blanco. Avisados. (Ailen Pérez)

Búsqueda | Mensaje | Revista