jueves 20 de septiembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1959

18/Ene/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Seguridad Moisés Tambini, el jefe de los procuradores de la Nación, exhibe antecedentes alarmantes para el cargo.

Procurador al Desnudo

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1959-procurador-1-c.jpg

¿El gato en la despensa? Moisés Tambini sostiene que es “amigo personal del presidente García”.

Antiguo militante aprista, ex diputado en el primer gobierno de Alan García y doctor en derecho penal, Moisés Tambini del Valle fue también abogado de narcotraficantes y terroristas, según admitió a CARETAS. Y no sólo eso: su hija y su nuera han sido denunciadas por sus vínculos con Fernando Zevallos. Hoy es el flamante jefe de los procuradores del Estado.

La designación de Moisés Tambini del Valle (72) como titular del Consejo de Defensa Judicial del Estado (CDJE), en setiembre pasado, ha encendido las alarmas en el sector Justicia. No precisamente por su filiación política, claro. Él mismo reconoce que es un “aprista convicto y confeso”, además de “amigo personal del presidente Alan García”. La preocupación va más allá, al punto que hoy más de uno se pregunta si no se ha puesto al gato de despensero.

“Sí, defendí a algunos procesados por narcotráfico. Defender narcotráfico es como defender a cualquier delito. El abogado tiene la facultad de defender a todos. Pero cuando me reincorporo a la vida política me aparté de la defensa de narcotraficantes, de terroristas... esto es en 1983”, admitió a CARETAS en su bufete de Miraflores sin identificar a los que fueron sus clientes.

Fuentes judiciales dijeron a CARETAS que, siendo diputado en el primer gobierno aprista, Tambini brindó “asesoría legal externa” al también diputado aprista Manuel del Pomar, quien fue detenido en Alemania cuando pretendía cobrar un cheque perteneciente a un capo de la droga.

El caso desató un escándalo político que remeció al Parlamento y al régimen aprista porque el detenido era, a la sazón, presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos de la Cámara de Diputados.

CARETAS 1028 informó en calidad de primicia sobre la detención de Del Pomar, el 28 de setiembre de 1988. El diputado había sido intervenido en el Banco Commerzbank de Berlín. Estaba a punto de retirar 180,000 francos (US$ 120,000 en ese momento) del narco Manuel García Montes, capturado con 42.7 kilos de cocaína el 31 de agosto de ese mismo año en el Perú. En 1993, Del Pomar fue sentenciado a cuatro años de prisión.

Mucha coca corrió bajo el puente desde entonces. En 1999 Augusto Tambini, hermano del jefe de los procuradores, cayó por narcotráfico en Yurimaguas. Según las fuentes consultadas, Moisés Tambini asumió la defensa del caso. Se trataba, al fin y al cabo, de su hermano, pero el ex diputado lo niega. “Él es abogado e hizo la defensa de un comandante de la Policía que estaba involucrado por narcotráfico. Y como lo sacó en libertad, se fueron contra él, pero no lo asesoré”, aseguró.

La Notaria de Zevallos

Pero ahí nomás no queda la coca. Fernando Zevallos, uno de los 10 capos más importantes del mundo, según EE.UU., utilizó la Notaría Tambini, que figura a nombre de la hija del procurador, Mónica Tambini, para legalizar documentos utilizados por su defensa en el proceso judicial que se le siguió por narcotráfico y lavado de dinero. También brindó servicios a AeroContinente y Nuevo Continente.

La notaria Mónica Tambini ha sido denunciada por la Policía por delito contra la fe pública e incumplimiento de deberes funcionales. Ella autenticó las retractaciones de los testigos que inicialmente habían acusado a Zevallos ante la prensa, la Policía y la DEA. Algunos de éstos sostienen hoy que ni siquiera habían pisado la notaría. “¿Han venido a consultarme acerca del comportamiento profesional de mi hija?”, preguntó Tambini a CARETAS y deslindó: “Cada uno es responsable de sus actos”. Mónica, por cierto, está casada con Beto Kouri, el congresista que protagonizó el ‘vladivideo’ que provocó la caída del régimen de Alberto Fujimori.

Hay otras evidencias que lo conectan con el llamado ‘Lunarejo’. Ruth Monge de Tambini, nuera de Moisés Tambini, fue abogada de Zevallos y más tarde su principal contacto en el Poder Judicial cuando fue incorporada a la judicatura como jueza en lo penal, según pesquisas de El Comercio. Tiene una investigación abierta en el Ministerio Público y otra en la Procuraduría del Poder Judicial que jefatura su suegro, el doctor Tambini.

“No soy amigo de Fernando Zevallos. Si alguna vez lo he visto es por periódicos y una vez que asistí a una reunión o aniversario, no recuerdo. A Lupe Zevallos sí la conozco porque me invitó a su fiesta de cumpleaños en el 2003”, reconoció.

El Caso Paredes

María Luisa Paredes, condenada a 20 años de prisión por el asesinato de su hermana Melissa y de su madrastra Nora Ruiz, viuda del congresista Mario Paredes, en 1998, fue otra patrocinada de Tambini. Él aún cree en su inocencia.

El jefe de los procuradores sostiene que todo procesado es digno de defensa y no se arrepiente de su variado menú de clientes. Está en lo cierto, pero sus antecedentes son, por decir lo menos, poco recomendables para el cargo. En un país donde corren ríos de cocaína, y el narcotráfico se infiltra en los intersticios del poder, resulta alarmante que la currícula del titular de la defensa del Estado este tiznada de blanca.

Primeras Medidas

Este abogado que está a favor de la pena de muerte y de “matar a tiros a los terroristas”, es oriundo del distrito de Pilchaca, en la provincia de Huancavelica. Creció en Huancayo y estudió derecho en La Libertad.

Es aprista desde 1956 y sostiene que su amistad con Alan García data de entonces. “Al doctor García lo estimo, lo quiero, lo aprecio porque es un señor”, sostiene. Fue diputado durante el primer gobierno aprista y también integró la Corte Superior de Lima. Luego se dedicó a la docencia.

Cuenta que defendió al jefe de Estado en determinados casos y es este nexo el que lo condujo al delicado cargo que hoy jefatura. Y vaya si estrenó el cargo rompiendo fuegos: en octubre pasado, la procuradora adjunta Janet Briones, quien investigaba al vicepresidente de la República, almirante (r) Luis Giampietri, por presuntas compras irregulares en la Marina de Guerra, fue removida del caso, lo que la llevó a presentar su renuncia.

Tampoco pasó desapercibido el hecho que el 29 de agosto pasado, Tambini organizó en su casa de Monterrico una fiesta por el cumpleaños del vocal Supremo Javier Villa Stein. A la reunión acudió García. “Eso es cierto”, confirmó a CARETAS. “Pero no patrociné para que lo elijan titular de la Corte Suprema”.

Consultado sobre los antecedentes del jefe de los procuradores, el congresista Secretario General del APRA, Mauricio Mulder, pareció sorprendido: “No sabía en absoluto que el doctor Tambini había sido abogado de narcotraficantes. La Agrupación Nacional de Abogados Apristas acordó que ningún abogado podía defender a narcos. Si es que esto se comprueba, podría afrontar un proceso en el partido y ser separado de su militancia”. El aludido, en todo caso, no teme las pesquisas: “No tengo nada que ocultar”, afirmó. “Mi conducta y mi vida son diáfanas”. (Américo Zambrano, Roberto More).

Búsqueda | Mensaje | Revista