viernes 22 de febrero de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1953

30/Nov/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre MineríaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos CADE 2006
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Ejecutivo quiere condenar a la horca a Farid Matuk.

Censo Denso

1953-marfon-13-c.jpg

Ni michi parece decir Matuk.

EL lunes último, el presidente Alan García calificó el Censo Nacional del 2005 de “estafa”. El viernes 25, la ministra de la Mujer, Virginia Borra, había amenazado con denunciar penalmente al ex presidente del INEI, Farid Matuk, por lo mismo. ¿El delito? Según AGP, ese censo fue “un muestreo y se está proyectando las cifras”. Las presuntas “incoherencias” en los resultados, obligan a realizar un nuevo censo “para saber cuántos somos y en qué condiciones vivimos”, dijo AGP.

En el MEF deben estar haciendo de tripas corazón. Un nuevo censo nacional cuesta como US$ 40 millones, a la antigua. En cambio, el del año pasado costó US$ 23 millones. ¿Lo barato sale caro?

En efecto, el CN 2005 utilizó una cartilla de 13 preguntas, en lugar de 40 como el CN 1993 y los que lo precedieron. La gran pregunta que se quedó en el tintero fue aquella sobre el ingreso familiar. Así, el CN 2005 reveló que peruanos somos 26´152,265, pero no sondeó sobre la condición socioeconómica.

A su favor, el CN 2005 obtuvo una multitud de otros datos como el combustible con que se cocina, migrantes en el exterior, envío de remesas y presencia del Estado medido en función a la distancia de la población del colegio, la comisaría o la posta médica más cercana, muy pertinentes. Incluso sobre número de discapacitados –en base a los nuevos parámetros internacionales– que aumentaron la tasa de 3% a 8% de la población.

Según Matuk, el tema de ingresos es materia de una discusión internacional actual, y no es una exigencia de la ONU. “No es tan fácil como preguntar ¿cuánto gana Ud?, dice. Entre otras cosas, porque la gente suele mentir como gatos.

El Ejecutivo remueve una vieja discusión. En la legislatura pasada, el congresista Velásquez Quesquén, presidente de la Comisión de Fiscalización, abrió un expediente sobre el CN 2005, y luego lo cerró. “¿Que le pregunten por qué no trabajó bien. Velásquez Quesquén es el vocero de la bancada del APRA, un líder prominente, no un NN”, desafió Matuk.

Búsqueda | Mensaje | Revista