jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1916

16/Mar/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El ex corredor de Fórmula 1, playboy retirado y ahora periodista deportivo, Jorge Koechlin, abandona la soltería y se compromete con la política.

Jorge Koechlin Amor a Primera Pista

5 imágenes disponibles FOTOS 

1916-JORGE-01-c.jpg

Jorge Koechlin, de 56, se casó en diciembre con Lucienne Larrabure, de 37 años. Los dos sienten que, este sí, ha sido su primer matrimonio verdadero.

Es un huachano que perteneció al frívolo jet set inglés de los 70’s, que salió con Bo Derek y se casó con una conejita de Playboy mientras arriesgaba la vida probando autos de Fórmula 1 por diez libras a la semana. Jorge Koechlin no deja atrás la adrenalina y el riesgo de su pasado y ahora se lanza al Congreso. Aquí se despacha sobre sus primeros pasos, sus romances y su sorpresiva incursión en la política.

–En tu programa Automundo te haces llamar “El Paisano Huachano”, porque naciste en Huacho, pero, ¿de dónde provienen tus apellidos Koechlin Von Stein?
–El primer Koechlin llegó al Perú en 1860 proveniente de Alsacia. Su hijo, mi abuelo, fue un oficial del Ejército peruano sobreviviente de la Guerra del Pacífico. Mi otro apellido, Von Stein, pertenece a la aristocracia austro-húngara, de la casa de los Habsburgo. Mi abuelo materno era descendiente directo del emperador Francisco José; lo enviaron a Sudamérica para encargarse de remitir los suministros de guano y algodón al Imperio. Cuando éste cae, mi abuelo se queda en el Perú, se casa y nace mi madre.

–¿Por qué el automovilismo y no el fútbol como los niños comunes y corrientes?
–Creo que es una cosa del destino. Al llegar a Europa en 1972, me entero que mi tío abuelo fue el ganador en 1895 de la primera carrera de autos del mundo. Luego fundó su propia fábrica de autos en la que se construyó el primer motor de carreras de dos tiempos para el Grand Prix de Rennes. Además, otro tío abuelo, Paul Koechlin, fundó la primera escuela de aviación de París. Aunque no tenga nada que ver con carreras, otro tío abuelo, Maurice Koechlin, fue uno de los ingenieros que diseñaron la Torre Eiffel para la Feria Mundial de París…

–¿Quién te enseñó a manejar?
–El padre Tato Repullés del colegio Inmaculada. El me llevó tres veranos seguidos a la sierra del Perú para hacer misiones. El padre me dejaba manejar el Jeep de 6 cilindros en el que íbamos.

–Y así llegaste hasta la Fórmula 1.
–Fui piloto de pruebas durante 16 años. Era un buen idiota que por 5 libras al día se subía a cualquier auto que se podía romper a más de 200 k/h y matarme. Las fábricas de autos que recién empezaban, como Williams o McLaren, necesitaban pilotos lo suficientemente locos como para probar sus prototipos. Varios amigos míos murieron en estas pruebas.

–¿Has tenido algún accidente particularmente grave?
–He tenido varios y muy fuertes. El más espectacular apareció en las primeras planas de los principales diarios en Inglaterra. Mi auto aparecía volando por los aires de cabeza mientras los demás pasaban a toda velocidad por debajo.

Curvas Peligrosas

–¿Cuántas veces te has casado?
–Me acabo de casar por primera vez el 23 de diciembre del 2005 y estoy feliz. La espera ha valido la pena. En realidad anteriormente me había casado dos veces, pero esas no cuentan. La primera fue para evitar que una chica abortara, y la segunda con una conejita de Playboy mucho mayor que yo.

–¿Pero has tenido muchos romances sonados?
–Lo que pasa es que la vida de corredor de autos en Europa es una vida de mucho glamour y lujos. Los corredores son especialmente atractivos para las mujeres, quizás porque pueden morirse en las carreras y convertirlas en viudas instantáneas y millonarias.

–¿Es cierto que saliste con Bo Derek?
–Bo es muy amiga mía; a ella y a su esposo John Derek los conocí por mi cuñado Foncho Miró Quesada. Al morir John, nació una muy bonita amistad con Bo. Solo amistad.

–¿Qué ocurrió realmente con Margaret Trudeau, la ex esposa del Primer Ministro canadiense?
–Margaret y yo estuvimos muy enamorados. Ella se casó siendo muy joven con Pierre Trudeau, que casi le doblaba la edad. Luego ella se separa y despierta al mundo, al flower power. Yo la conocí en una fiesta en Chelsea y ahí nació una relación muy fuerte. Cuando venía al Perú se escondía en mi casa para que no la molestaran los paparazzi. Pero ella quería una vida de diversión y excesos, y yo tenía que trabajar, así que nos separamos después de 6 meses.

–Lo primero que aparece en Internet cuando se busca tu nombre es el dolido testimonio de una tal Electra Anderson. ¿Quién es ella y qué ocurrió realmente?
–Esa historia se parece a “Atracción Fatal”. Electra es una ex corredora multimillonaria que conocí en mi época de corredor. Hace algunos años me ubicó en Miami y eso terminó en un affaire. Nos mudamos juntos, total, los dos estábamos solos, y ella me acompañaba a cada viaje que yo hacía.

–Hasta ahí todo felicidad…
–Pero llega un momento en que me empieza a presionar para casarnos, y yo no estaba para eso. La pasábamos bien, teníamos cosas en común y ella tenía toda la plata del mundo, así que no tenía que preocuparme por mantenerla. Cuando siento que el “corral” se está cerrando, yo, con mucha elegancia, traté de salirme de la relación. Eso hizo que ella se sintiera muy despechada.

–¡¿Terminó acusándote de haberte apoderado de 20 mil dólares suyos?!
–También dice que intenté asesinarla. Es mentira, venganza. Se está gastando un montón de plata para que, al poner mi nombre en Google, lo primero que salga sea esa historia. Lo que quiere es perjudicarme, únicamente por despecho, porque quiere que vuelva con ella.

–¿Has sacado alguna enseñanza de ese estilo de vida a mil por hora?
–Ese tipo de golpes bajos que te dan algunas mujeres creo que me preparan para la guerra sucia que existe en la política.

La Carrera al Congreso

–¿Cómo decidiste entrar en política?
–Yo pensaba postular al Congreso en el 2011, pero luego de organizar la Copa Alcalde de Lima el año pasado, Lucho Castañeda quedó complacido y agradecido, así que me invitó a estar en la lista de Unidad Nacional.

–¿Qué pasó, habías dicho que no dejarías los autos por nada del mundo?
–Y no los estoy dejando. Salí del Perú a los 21 años con 600 dólares, he sido el único peruano en correr Fórmula 1, he sido mecánico de carreras, he vivido en Europa. No estoy dejando nada, al contrario, traigo toda esa experiencia de triunfador para tratar de hacer todo lo que pueda en el Congreso.

–¿Por quién vas a votar, por Lourdes Flores, de tu partido Unidad Nacional, o por Peter, tu hermano menor que postula a la presidencia por Con Fuerza Perú?
–Por Lourdes.

–¿Te llevas mal con tu hermano?
–Existe una gran rivalidad entre los dos. Creo que más por su lado que por el mío. Son cosas que tienes que vivir cuando formas parte de una familia grande, de diez hermanos, que ha logrado muchas cosas de la nada. En todas las familias hay problemas, ahí tienes el caso de los Kennedy.

–¿A qué se debe que gran parte de tus votantes estén en Miami?
–Si fuera una votación de Latinoamérica creo que me la llevaría fácil. El “hermano peruano”, así es como me conocen en México, Argentina y Chile gracias a mis transmisiones por ESPN y Univisión.

–¿Cuáles son tus principales propuestas políticas si es que llegas al Congreso?
–Son dos principalmente: seguridad vial y deporte profesional. Con respecto al primer caso, lucharé para que todos los vehículos de transporte público cuenten con seguimiento satelital (GPS). Este sistema ofrece una gran seguridad porque las unidades están permanentemente monitoreadas. Así se puede controlar la velocidad de los buses interprovinciales vía satélite, incluso cortar el combustible si la unidad va muy rápido. Estoy seguro que así se reduciría de manera importante los accidentes en las carreteras: ya no morirán 11 personas a diario en las pistas de nuestro país.

–¿Y qué harías por el deporte?
–Hoy en día todo es fútbol. Los tres o cuatro equipos profesionales importantes que existen, no quieren que progresen otros deportes. Debemos difundir, promover y hacer que el resto de disciplinas deportivas sean atractivas para los inversionistas. Daré batalla para que el canal del Estado sirva exclusivamente para esos fines. Que del fútbol se ocupen los otros canales. (César Sarria)

Búsqueda | Mensaje | Revista