martes 19 de marzo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1835

12/Ago/2004
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Modas
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Piedra de Toque
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos Block de Notas
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Artículo Lobista Jaime Carbajal, acusado de recoger presunta coima de Bavaria, es también señalado por repartir titulares y dinero para la prensa chicha.

El Repartidor

3 imágenes disponibles FOTOS 

el repartidor carbajal

Madrid, 1997. Carbajal en tiempos mejores junto con el coordinador de los diarios chicha, Augusto Bresani. Carbajal lo reemplazaría en el 2000.

Jaime Carbajal, el actual ‘lobista’ de la cervecera fue siempre un hombre extrovertido y hábil para rodearse de personajes influyentes. En 1994 asumió la dirección de la revista de negocios Business, lo que le permitió ir ascendiendo en el cerrado círculo empresarial.

Carbajal tampoco era ajeno al entorno del SIN. Él y Augusto Bresani mantenían una antigua amistad que se forjó en los ambientes periodísticos e hípicos; incluso viajaron juntos en varias oportunidades. En 1997 fueron juntos a España en un viaje organizado por Iberia y en el que se invitó a varios periodistas. Allí se tomó la foto de la página opuesta.

Su nombre reapareció cuando CARETAS publicó en marzo pasado algunos de los nombres apuntados en la agenda telefónica que Vladimiro Montesinos usó en los últimos tres años que estuvo en el poder. Según fuentes directas del desaparecido Servicio de Inteligencia Nacional y el despacho de Montesinos, Carbajal cumplió funciones como repartidor de los titulares de los diarios chicha y los pagos a los dueños de estos medios durante el primer semestre del 2000. En abril de ese año, a pedido de Vladimiro Montesinos, el joven Oscar Dufour Cattaneo le encomendó esa tarea.

Hasta ese momento era Augusto Bresani el responsable de la distribución. Montesinos dejó de confiar en él porque, como lo declaró el ex asesor en una de sus instructivas, los dueños de estos medios se quejaron debido a las demoras en los pagos.

La nueva mecánica de trabajo fue la siguiente: durante el día Daniel Borobio, Daniel Mankevich y Ricardo Winitzky elaboraban los titulares. Por la noche los secretarios Wilber Ramos y Mario Ruiz le hacían llegar a Carbajal el sobre conteniendo los titulares para que los repartiera a los dueños de los diarios chicha. De igual forma le entregaban el dinero para los pagos.

La participación de Carbajal terminó unos meses después. Al año siguiente fue reclutado por la cervecera Bavaria para que, aprovechando sus contactos a todo nivel, les sirviera de ‘lobista’. Es así como su camino se vuelve a cruzar con Alberto Farfán, a quien conocía por haber frecuentado los mismos círculos sociales, y con César Almeyda.

el repartidor carbajal hotel

Actual refugio de Carbajal en Bogotá.

Antes de fugar hacia Colombia en junio pasado, Carbajal negó haber participado en la coima de Bavaria. Los antecedentes aquí reseñados no lo ayudan. Si alguna vez se prestó a repartir titulares difamatorios y entregar dinero sucio por debajo de la mesa, bien pudo prestarse a traer US$ 2 millones de Panamá, tal y como lo denunció el testigo Durán (CARETAS1829). Según éste, Carbajal acompañó a Farfán y al abogado Armando Castillo Ché para recoger la “seña” inicial de US$ 200,000 el 7 de noviembre del 2002 y luego fue el único encargado de recoger, el 21 de diciembre de ese mismo año, otros US$ 1.8 millones. Un día antes del segundo viaje, el directorio de la Conasev autorizó la venta de acciones de Polar a Bavaria y salvó al gigante colombiano de las complicadas denuncias de concertación que lo pusieron contra la pared. En este caso, de la chicha a la tremenda mermelada solo hubo un paso. (Patricia Caycho)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
El Miedo de Almeyda
Examinador Disponible
Mucha Espuma (Caretas 1878)
CASO BAVARIA Guerra de Bitácoras (Caretas 1862)
Destapando Cerveza (Caretas 1850)
Nudo Panameño (Caretas 1848)
La Palm de Almeyda (Caretas 1847)
La Hipótesis de la Conasev (Caretas 1847)
¿Serruto o Serrucho? (Caretas 1847)
El Cuarto Hombre (Caretas 1842)
Enfriando el Partido (Caretas 1839)
La Jueza que lo Metió Preso (Caretas 1836)
Bush y el Detector (Caretas 1836)
Los Pasos de la Colaboración (Caretas 1836)
El Secreto Levantado (Caretas 1834)
Lo que Faltaría (Caretas 1834)
Testigo en Panamá (Caretas 1834)
Carta de Almeyda (Caretas 1832)

Ver más en Artículo
Buscando entender a Eliane
Las Lecciones de Camisea
Juegos Guerreristas
La Sorpresa en Villa Mercedes
El Repartidor
El Miedo de Almeyda
Venezuela: Hora Cero
Beber para Contarla
La Muerte Blanca
Tola Según Tola
El Perú le Dió Cuerdas
Curriculum de Peso
Examinador Disponible
Fibra Óptima
Llegó la Mágica Charrería
Puente de Paz
República Emplumada
Un Siglo de Instantes
¡Eso!

Búsqueda | Mensaje | Revista