miércoles 19 de septiembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2453

08/Set/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre DebateVER
Acceso libre TeatroVER
Acceso libre ExposicionesVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Nacional Contralor Edgar Alarcón y su temprana afición por los fierros.

Edgar Alarcón: El Rey de las Pistas

Contralor Alarcón

Edgar Alarcón Tejada, Contralor General de la República, tuvo un negocio de compra y venta de autos usados con su hijo cuando la CGR seleccionaba a las sociedades de auditoría de las CETICO.


El Contralor General de la República, Edgar Alarcón Tejada, ruge como los motores. Lo que no se sabía es que era a su vez un gran aficionado a los fierros.

Cuando era gerente general de operaciones y gerente de finanzas de la CGR, en 2009, compró tres automóviles en el lapso de cuatro meses: en septiembre del 2009 adquirió una camioneta Volvo negra del 2007. A los dos meses, en noviembre, se adjudicó una Nissan 350Z y al mes siguiente una camioneta Hyundai modelo Santa Fe del 2008.

El despacho del Contralor General de la República informó a CARETAS que en ese entonces Alarcón tenía un negocio de importación de automóviles con su hijo Edgar Alarcón Gordillo, a la sazón de 20 años. Las unidades fueron vendidas y ninguna está a nombre de él ni de sus familiares. Se precisó que cualquier funcionario público puede tener actividad lucrativa, con excepción del vicecontralor y el propio contralor.

En suma, como cualquiera, el entonces gerente general de operaciones se recurseaba para que cuadre la caja, se sostuvo.

La CGR tenía ya entonces la responsabilidad de seleccionar a las sociedades de auditoría de la Cetico de Ilo y Matarani y de la Zona Franca de Tacna, origen de algunas de las unidades adquiridas. De acuerdo al Código de Ética de la CGR “es responsabilidad de la CGR como sus empleados prevenir conflictos de interés que afecten o perjudiquen su gestión y objetivos y proyecten una imagen negativa frente a la opinión ciudadana y las demás entidades del Estado”.

Tan interesante es comprobar que el rubro automotor fue una actividad comercial que el actual contador Alarcón también omitió de su profusa hoja de vida (CARETAS 2552) . Pese a la carta enviada por el CGR a esta casa editora (ver sección ‘Nos Escriben’) , permanece en el misterio a qué se dedicó Alarcón en los 14 años desde que se graduó – dice – en 1983 hasta que ingresó a la Contraloría, a los 37 años, en 1997. El CGR se ha tomado muy en serio la frase de que la vida comienza a los 40 años.

En 2009 –el año de las compras – hubo un cambio de timón en la CGR, siendo electo Fuad Khouri en reemplazo de Genaro Matute. Entre los postulantes al cargo entonces figuró Alarcón. En mayo pasado, el Congreso nombró al Rey de las Pistas como cabeza de la institución.

Sunarp contralor

Fichas de Registros Públicos de los tres autos adquiridos al hilo por Alarcón cuando era gerente general de operaciones de la CGR.

Propuesta Indecente

A propósito de una insólita visita en cuestionable defensa del Contralor General de la República, CARETAS advierte que siempre está en busca de caricaturistas, pero rechaza toda presión caricaturesca desde el poder. La pauta publicitaria no define nuestra línea editorial.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista