sábado 29 de abril de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2314

19/Dic/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Resistencia 2013VER
Acceso libre HomenajeVER
Acceso libre EcologíaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Resistencia 2013 Cuarenta y dos años después del accidente aéreo en el cual fue la única sobreviviente, Juliane Koepcke aún teme volar.

Juliane Koepcke: Reina de la Selva

Juliane Koepcke

Koepcke y la nota que hiciese Hildebrandt sobre el accidente en 1972.

Era la mañana del 24 de diciembre de 1971 y la estudiante de 17 años Juliane Koepcke viajaba junto a su madre María desde Lima hacia Pucallpa en un avión de Líneas Aéreas Nacionales S.A. (LANSA) para pasar las fiestas con su padre Hans. Estaba sentada al lado de la ventana, sobrevolaban muy bajo la tupida selva y lo último que recuerda es una fuerte explosión. Horas después, Juliane despertó en su asiento luego del impacto y se percató de que el avión había caído y que ella era la única sobreviviente de 92 pasajeros, incluida su madre.

Caretas - Koepcke

En portada.

Hija de zoólogos de la UNMSM, sobrevivió nueve días entre árboles de 70 metros y una encarnizada orgía de insectos en la selva peruana. Con la clavícula rota, la piel en carne viva y sin alimentos, fueron los conocimientos heredados de sus padres los que la sacaron adelante hasta que fue encontrada por unos pobladores de la zona. Han pasado 42 años y Juliane aún teme volar, sin embargo, se enfrenta a su temor para llegar a Panguana, área de conservación privada en el distrito de Yuyapichis, en Huánuco, y protegerlo de la extracción informal de oro, siempre fiel a sus principios.

Búsqueda | Mensaje | Revista