domingo 9 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

A Quemarropa El conductor de ‘Química Pura’ nos cuenta cómo logró el matrimonio perfecto entre la psicología y la actuación.

Javier Echevarría

2219-QUEMARROPA-01

Javier confiesa que lo que más le gusta hacer cuando no está trabajando es dormir. Además, detesta que le tomen fotos.

ACTOR. Más que una carrera, la actuación es como una caminata hermosa donde muchas veces me quedo deleitado con el paisaje y dejo de pensar en avanzar. Quizás por eso no tengo metas en esta profesión y solo me guío por el disfrute. Pero también trata sobre el ser humano, así que tanto esta como la psicología son oficios que forman parte de mi eje vocacional, pues son dos miradas que se complementan. En lo único que compiten es en el tiempo que le dedico a cada una de ellos. EMPRENDEDOR. Estudié psicología porque tengo memoria de cómo veía el mundo desde que tenía un año y medio de edad. Me preparé para ser terapeuta, pero el horario fijo no va conmigo, entonces empecé a ver otras opciones. La rama empresarial me llamó la atención por el espíritu emprendedor y ejecutivo que vi en los empresarios. Ellos buscan, ansiosamente, entender las cosas para resolverlas, sin pasar tantas horas mirándose el ombligo como sucede en otras profesiones. Así, cuando estaba en Colombia protagonizando la telenovela ‘Infieles Anónimos’ me di cuenta que quería hacer otra cosa, por eso regresé y puse mi consultora. QUÍMICA PURA. La química en una pareja tiene un misterio que la ciencia no ha develado aún. Lo que he aprendido de las relaciones de pareja con el programa ‘Química pura’ es que no hay fórmula, solo variables. Es difícil mantener una relación porque los seres humanos nos peleamos con el tiempo, y el tiempo lo único que sabe hacer es pasar. A los hombres nos encanta conquistar el tiempo y a la mujer le gusta habitarlo. TELEVISIÓN. Me gusta mucho la televisión pero el ritmo es más pesado, por eso disfruto más el trabajo en señal cerrada. Cuando estuve en ella, los personajes que más me gustaron son el de un ciego amargado en ‘Luz María’, el de un loco obsesivo en ‘Eva del Edén’ y el de un asesino a sueldo en ‘Tiempo Final’. Ahora que estoy en el programa de Plus TV, siento que vivo una nueva etapa y que aprendo mucho. Y es que mi curiosidad siempre será muy grande.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista