miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2212

22/Dic/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre MediosVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Resistencia 2010VER
Acceso libre LibroVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Disco Duro
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Acceso libre Región LimaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Resistencia 2011 40 años de legendaria agrupación de teatro que no ha temido indagar en la incómoda realidad nacional.

Grupo de Teatro Cuatrotablas: CuarentaTablas

2212-premiosresistencia-10-c

Cuatrotablas y exploración sobre el escenario que, en palabras de su director, sea “una actuación que nos cambie la vida, no solo emocione”.

Allá por el lejano 1971, un grupo de hombres de teatro realizaba en Lima su montaje inaugural: “Tu país está feliz”, sabrosa mezcla de protesta y advertencia con cachita. La agrupación, que todavía no había sido bautizada, pronto lo sería con el nombre de Grupo de Teatro Cuatrotablas. Sobre el origen del nombre nadie recuerda algo con certeza, pero Mario Delgado, director-fundador de la agrupación, recita, por si acaso, la frase de Lope de Vega: “Para hacer teatro bastan cuatro tablas, un actor y una pasión”. Luego, llegaría el segundo montaje: “Oye”, que posteriormente pasearían por Europa.

2212-premiosresistencia-11-c

Fundador Mario Delgado.

Fieles representantes de lo que se ha catalogado como teatro “comunitario” y “experimental”, Cuatrotablas no dudó nunca en abordar espinosos temas políticos y sociales. Entre sus montajes se cuentan “La nave de la memoria”, de Ricardo Oré, que apelara al tema de la Conquista; y “Arguedas: el suicidio de un país”. Según Delgado: “Porque el Perú de los héroes, el del escudo y la cornucopia, hace tiempo se mató”. Diagnóstico desencantado que va de la mano con una aseveración categórica: “la política es una cloaca”.

En resumen: cuatro décadas de Cuatrotablas con una infatigable y esquiva pregunta pendiente: ¿qué es la patria? Y una certeza sobre el rol del arte: “ser la reserva moral y rescatar la frágil memoria del pueblo”.

Búsqueda | Mensaje | Revista