domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2202

13/Oct/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EncuestasVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre FútbolVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Alfredo BarnecheaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre EspañaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Encuestas Encuesta CPI en Lima y Callao: dos alcaldes, dos lecciones.

Historia de Dos Ciudades

2 imágenes disponibles FOTOS 

2202-lima-1-c

Patio de maniobras de la flota de El Metropolitano en Lima. Todavía quedan 126 buses articulados y 86 de alimentación a la espera para entrar en servicio. La meta es trasladar 650,000 pasajeros diarios.

Niveles de aprobación de los alcaldes Susana Villarán (Lima) y Juan Sotomayor (Callao) alumbran zonas grises de la expectativa ciudadana.

El martes 4 pasado, la alcaldesa de Lima, Susana Villárán, atravesó como un ventarrón los pasillos del Palacio Municipal de Lima, bufanda roja a ventolera y el ceño fruncido, para inaugurar el Foro “Lima, ciudad para invertir”.

La popularidad de la alcaldesa de Lima es jaloneada por vientos encontrados. El último mes, su nivel de aprobación fue apenas es 20%, según CPI. La muestra de opinión pública realizada entre el 21 y el 27 de septiembre pasado encuestó a 616 personas en Lima. Y los limeños no se mordieron la lengua.

Dos tercios del electorado estiman que Villarán ha hecho “nada” para reparar las calles y avenidas, combatir la delincuencia y ordenar el transporte público. El 68% que tiene “poco” o “nada” de carisma. El 41% que su capacidad “para realizar obras públicas” es nula. El 57.5% que el equipo de profesionales que acompañan a Villarán “no tiene experiencia”.

2202-lima-22-c

Susana Villarán, alcaldesa de Lima, con aire montonero.

Susana Villarán, de Fuerza Social, se impuso en las urnas en noviembre del 2010 por 38.3% contra 37.5% del PPC con Lourdes Flores. Inició su mandato en enero con 45% de respaldo, según DATUM. Pero desde entonces la curva de popularidad de la alcaldesa sigue el curso de la Bajada de Armendáriz.

ESPEJO CHALACO

Una encuesta simultánea de CPI en el puerto del Callao, la misma semana de setiembre, contrasta con los resultados de Lima.

A diferencia de Villarán, Juan Sotomayor, el alcalde del Callao, tiene 46.8% de aprobación. Conquistó la alcaldía provincial en noviembre del 2010 con 53.5% de los votos, con la camiseta de Chim Pum Callao, el buque insignia de Alex Kouri.

Para la mitad de los encuestados, tiene “mucho” carisma y “conocimiento de los problemas del Callao”. Tal parece que Sotomayor, tres veces alcalde distrital del distrito chalaco de Bellavista, conoce bien su “pescao”.

2202-lima-3-c
La comparación de aprobación de gestión entre Lima y el Callao podría parecer un tanto antojadiza. La provincia de Lima tiene 34,000 kilómetros cuadrados, 8.5 millones de habitantes, 14,474 centros educativos. En contraste, la provincia del Callao apenas 147 kilómetros cuadrados, 1 millón de habitantes y 1,440 centros educativos.

Pero ambos comparten problemas propios de una capital vibrante y desmadrada.
La seguridad ciudadana es el tema de mayor preocupación en Lima, 72.7%, y en el Callao, 85.9%. El segundo problema mayor en el Callao es la drogadicción y alcoholismo. En Lima, es la congestión del transporte y el reordenamiento vehicular, 42%.

El 2010 la candidatura de Villarán salió del fondo de las encuestas hasta imponerse en las urnas en noviembre en forma apretada. Sin embargo, pesar de terminar varias obras iniciadas por el alcalde Luis Castañeda Lossio, instalar nuevos módulos de seguridad ciudanana en los puntos bravos de la capital, y su infatigable talán concertador, las encuestas le son esquivas.

2202-lima-4-c
“El principal déficit de la gestión de Villarán es la carencia de obras y la comunicación con la población. Lo que la está liquidando es la percepción que la alcaldesa de Lima no hace nada, pero critica, critica, critica”, dice Manuel Saavedra, director de CPI.

En cambio, Sotomayor sucede a Félix Moreno –actual presidente Regional del Callao– quien sucedió a Alex Kouri. “En el Callao no se pierde la continuidad del trabajo, cosa que ha pasado en Lima”, describe Saavedra.

HECHOS Y NO PALABRAS

La comuna de Lima sabe dónde le aprieta el zapato.

Organizó la semana pasada el Foro “Lima, ciudad para invertir” realizado en el Palacio Municipal asistieron más de 200 empresarios. Entre los expositores, el primer Ministro, Salomón Lerner Ghitis, el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, René Cornejo, el ex ministro de Economía, Luis Carranza, y representantes del sistema financiero y de las AFPS.

Villarán anunció una carpeta de obras de infraestructura por US$ 3,000 millones hasta el año 2014. En la lista corta de obras anunciadas: La ampliación de la Vía Expresa hasta la Panamericana Sur, la construcción del túnel entre Surco y La Molina y la Vía Parque del Rímac.

2202-lima-6-c
Sin embargo, la comuna tiene problemas en anunciar un cronograma de licitaciones. Las normas peruanas de subasta pública pueden ser exasperantemente lentas. Castañeda Lossio sorteó el problema recurriendo a organismos internacionales como el PNUD para conducir los procesos de licitación. Fuerza Social cuestionó el mecanismo, aduciendo que era poco transparente y se prestaba a la corruptela. Pero la comuna se entrampó en sus propias palabras, y camina por el estrecho corredor de la burocracia peruana sin mayor margen de maniobra. Al punto que Lima evalúa recurrir nuevamente al PNUD para sacar adelante las obras. “La preocupación por formar cuadros y dar continuidad a la gestión municipal es el nervio de la inquietud ciudadana”, afirma Saavedra, de CPI. En el Callao, se nota. En Lima, no.

Pasajero 100’000,000


Éxitos y retos pendientes del sistema de transporte en su primer aniversario.

2202-lima-7-c

Raphael Jiménez Velarde, el pasajero que hizo el viaje número 100 millones.

Hace un año que el sistema de corredores troncales en la capital empezó a funcionar en toda su actual extensión, desde la estación de El Naranjal en Independencia hasta la de Matellini en Chorrillos, y viceversa.

Según el concejal Rafael García, también de la asociación civil Ciudad Nuestra, actualmente se transportan más de 310 mil pasajeros diarios en 130 buses articulados. En días corrientes, cada operador tiene 30 vehículos en la calle. El pasado 1 de octubre se subió el pasajero que hizo el viaje número 100 millones: Raphael Jiménez Velarde. Se han recorrido más de 19 millones de kilómetros. De esa distancia, 70% ha sido en troncales y 30% en rutas de alimentación.

El sistema fue inaugurado por Luis Castañeda y la administración de Susana Villarán acaba de aprobar un presupuesto de casi S/. 34 millones en mejoras a los servicios del sistema. El Metropolitano II, que cubrirá la ruta Ate-Callao, debería comenzar a funcionar en el 2014, en cálculos del actual gerente municipal Miguel Prialé, quien anunció que también se considera un Metropolitano III, con un costo de entre US$ 250 millones y US$ 300 millones, que conecte las avenidas Faucett, La Marina, Pershing y Javier Prado.

García considera que el sistema ha terminado por ser “un gran referente de cambio para la ciudad” y enumera sus cinco grandes atributos: la disminución drástica del tiempo de viaje para sus usuarios, la “enorme reducción de gases contaminantes en su trayecto”, su “casi nula siniestralidad”, su operación dentro de la formalidad y la información confiable de la demanda de viajes y la dinámica de ciclos diarios que permite el sistema de tarjetas magnéticas.

Añade que “hay 126 buses articulados y 86 de alimentación esperando encender sus motores y sumarse al servicio. Con ellos podremos más que duplicar el volumen de pasajeros transportados y llegar a la meta urgente de 650 mil diarios”. Durante este período, el promedio del índice de pasajeros transportados por kilómetro recorrido (IPK en la jerga de transporte) ha sido de 4.48 cuando, según el contrato con los concesionarios, debería llegar a 8.5. García aclara que “aunque el IPK de la troncal ya es superior a 6, el de las zonas de alimentación apenas supera 2”.

Para García, “el sistema puede alcanzar la excelencia. Es una obligación de los involucrados, tanto si son privados como en el caso de los operadores, como públicos, en el caso de la Municipalidad y Cofide. Es también una condición indispensable para seguir acelerar las tareas que implican instalar nuevos corredores, integrar tarifaria y físicamente el nuevo sistema de buses y el metro elevado próximo a inaugurarse y, finalmente reestructurar el resto del transporte público para reducir la sobreoferta de vehículos y optimizar su servicio hacia la alimentación del sistema integrado y la atención de servicios periféricos. Es un derecho que nos merecemos desde hace mucho”.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista