domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2184

09/Jun/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre EcologíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre COSUDEVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Historia La dimensión humana de un héroe de grandeza apabullante.

La Talla de Grau

2184-grau-1-c
El vapor inglés Eten salió del Callao el 17 de febrero de 1877, arribando a Valparaíso diez días después. A bordo iba el capitán de navío Miguel Grau, quien viajaba a esa ciudad para recoger los restos de su padre, el coronel Juan Manuel Grau y Berríos, fallecido en esa ciudad algunos años atrás, y visitar a sus parientes los Viel Cabero. Varios autores hemos escrito sobre este viaje, señalando unos que lo hizo con su hijo mayor, Enrique, y otros que fue con el segundo, Miguel, quien durante una visita a un buque de guerra chileno sufrió un accidente que eventualmente lo llevó a la tumba. El Mercurio de Valparaíso esclarece este tema, pues su edición del 27 de ese mes reporta el arribo de Grau con dos hijos.

Este hecho, como su circunnavegación en 1852-53 (Caretas nº 1986), evidencia que la biografía del máximo héroe nacional aún tiene algunos vacíos que es necesario cubrir con rigurosidad. Sólo por dar un par de ejemplos, sería conveniente revisar el archivo de la Pacific Steam Navigation Company para conocer mejor su relación con esa empresa, así como investigar en archivos británicos para saber algo más sobre los buques de esa bandera en los que navegó.

Lamentablemente, muchas veces la grandeza del personaje apabulla, y algunas personas se limitan a repetir lugares comunes sin mayor sustento. Y lo que es peor, no faltan los que publican y reciben respaldo por ello, distorsionando la imagen de un héroe que, por encima de todo, fue un hombre de carne y hueso, con aciertos y yerros, como todo ser humano.

El heroísmo de Grau durante la Guerra con Chile no puede estar en discusión. Esa condición le fue unánimemente reconocida tras su muerte en Angamos, pero al exaltar esa faceta muchas veces se pierde de vista el conjunto de una vida paradigmática. Desde muy temprana edad tuvo que enfrentar dificultades, muchas de las cuales pudieron llevarlo por sendas oscuras. Grau supo sortearlas y hallar el camino correcto, acrecentando así su grandeza y legando a los peruanos uno de los más claros ejemplos de vida.(Por: Jorge Ortiz Sotelo)

---------------
*Jorge Ortiz Sotelo es capitán de fragata en retiro. Graduado en Historia por la PUCP, con estudios en Historia Marítima y Naval en la Universidad de Londres.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista