sábado 17 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2183

02/Jun/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre FronterasVER
Acceso libre PrensaVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El conductor del programa concurso ‘El último pasajero’, de Frecuencia Latina, se sube a este coche de preguntas y responde en primera.

A Quemarropa: Adolfo Aguilar

2183-QUEMARROPA-01
INFANCIA. Fui un chico ‘palomilla’, de esos que nunca estaban quietos. Me la pasaba haciendo bromas a todo el mundo. En esa época hubiera sido capaz de ir a un programa concurso de televisión y dejarme cortar el pelo a coco con tal de hacer ganar a mi promoción, jajaja. POLIZONTE. El personaje que construí para la televisión, para la animación del programa ‘Polizontes’. Ese tipo era lo que hubiera querido ser toda la vida: bien trajeado, carismático y con la sonrisa perfecta… el otro extremo de Adolfo. Porque la verdad, la verdad, yo no soy así. ACTUACIÓN. Siempre quise ser actor y vivir muchas vidas, las de todos los personajes que tuviera que interpretar. Ya en el camino me di cuenta que la actuación me permitía, además, algo muy valioso: conectarme con un público y vivir feliz. TRABAJOS. Hace unos años cometí un gran error: decidí salir de la actuación para trabajar como gerente de marketing de una empresa. La verdad no me fue mal, pero no pasó mucho tiempo para que empezara a extrañar las tablas y regresé con fuerza, metiéndome al taller de teatro de Alberto Ísola. LOGRO. El mayor, seguir trabajando como actor, seguir vigente en una carrera tan difícil como esta y, aún mejor, ver que las cosas van en ascenso. GAJES DEL OFICIO. Recién había empezado a trabajar en ‘Polizontes’ y me mandaron a hacer una nota sobre el pisco peruano. Yo no tomo mucho pero en esta ocasión tuve que tomar con cada uno de los entrevistados, por lo que me emborraché mal. El camarógrafo, el asistente de cámara y hasta el chofer de la móvil, tuvieron que llevarme cargado a mi casa. ¡Qué vergüenza! PERSONALIDAD. Soy muy tolerante y respetuoso. Además, tengo un espíritu aventurero increíble, por eso me encanta viajar y conocer nuevas culturas, ¡eso es vida! ¿DEFECTOS? Mmm, creo que tengo muchos defectos, casi todos. Nombra uno y seguro que lo tengo. No es broma, pero ya estoy trabajando en este tema. ENSEÑANZA. Que la fama nunca se te debe subir a la cabeza. Cuando actué en ‘La rica Vicky’, en 1997, me creía la última chupada del mango porque las chicas en la calle me pedían autógrafos y querían tomarse fotos conmigo. Lo cierto es que era un chibolo de 25 años, realmente insoportable, que se dio contra la pared porque después de esa novela pasó mucho tiempo para que lo volvieran a llamar. PERÚ. Ha dejado de ser un país subdesarrollado y se ha convertido en uno en vías de desarrollo. En el Perú están mi familia, mis amigos, mi comida favorita... y todo eso hace que quiera quedarme a vivir en este gran país para siempre. PLATOS FAVORITOS. Todos los criollos. Todos. Mi mamá es lo máximo preparando estos platos, pero si ella no está entonces yo mismo tomo la sartén por el mango, porque tengo buena sazón y siempre un recetario cerca de mí. LIBRO. Mi preferido es ‘Doce cuentos peregrinos’, de Gabriel García Márquez. Son historias diferentes que producen sentimientos diferentes: enamoramiento, frustración, ira, impotencia…En cualquier momento puedes elegir cualquier historia al azar y leerla sin aburrirte. MIEDOS. Temo que llegue el día en que no pueda valerme por mí mismo y tenga que estar supeditado a algo o alguien para poder moverme… Me imagino que esto es porque soy una persona muy independiente y me moriría si me cortan las alas. PROYECTOS. Estoy metido en temas de teatro, de publicidad, pero lo que más me entusiasma es que tengo algunas propuestas para hacer cine. Y es que actuar es lo mío, por eso de acá a diez años me veo igualito, actuando, aunque más achacoso y sufriendo de dolores musculares, jaja.

Búsqueda | Mensaje | Revista