martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2182

26/May/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre CIESVER
Acceso libre Westin LimaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad En días de juramentos, Álvaro Vargas Llosa participa en campaña de Ollanta Humala con sus propias manos.

El Ñaño en Campaña

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2182-alvaro-1-c

Álvaro Vargas Llosa estuvo muy activo en el importante “juramento por la democracia” que Humala puso en práctica en San Marcos.

El ñaño en campaña busca a toda costa cambiar al diablo en campaña. Reconocerá Álvaro Vargas Llosa que Ollanta Humala no es el único que se ha corrido al centro. Ahora AVLl hace elocuente campaña por el candidato nacionalista y sostiene, como garantía definitiva, que Lula da Silva aseguró en una reunión en Madrid que el candidato de Gana Perú no era ningún peligro para la democracia ni el “modelo”.

AVLl fue coautor del “Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano”, publicado en 1996 y escrito al alimón con el colombiano Plinio Apuleyo Mendoza y el cubano Carlos Alberto Montaner. Allí catalogó las supuestas taras de izquierda que lastraban el desarrollo del continente.

Hoy sostiene en cambio que Humala es un personaje que sirve de dique de contención contra los autoritarismos de diestra y siniestra. La resurrección del fujimorismo, en este caso.

Reconocerá también que la emergencia electoral del militar retirado es en parte consecuencia del rechazo a dogmas anti-Estado como los que planteaba el “Manual del Idiota”.

Buena parte de la biblioteca del comandante y de su esposa Nadine debe estar compuesta por los volúmenes vilipendiados con cachita en el Manual (resulta fácil imaginar que la señora subrayó “Las Venas Abiertas de América Latina”). Y, sin ir más lejos, allí era incluida la doctrina de la CEPAL pergeñada por el brasileño Fernando Henrique Cardoso, posterior exiliado de la “idiotez” y predecesor en la presidencia de su país del mucho más popular Lula. El humalista Félix Jiménez sigue siendo, por cierto, un testarudo cepalino.

Como ocurría entonces, Álvaro Vargas Llosa no se queda en medias tintas y ahora asume un comprometido papel de cruzado electoral. Algunas frases de titular:

–“Con el juramento por la democracia Humala ha dado una enorme garantía”.

–“Humala se ha convertido en la peor pesadilla de Hugo Chávez”.

–“Invertiré mis ahorros en el Perú si Humala gana”.

A diferencia de lo que ocurre entre Ollanta y su padre don Isaac (que por cierto adoctrinó a Mario en los años “idiotas”, ver nota de la Célula Cahuide en esta edición), los Vargas Llosa juegan un partido sincronizado.

El Nobel declara su apoyo al candidato de Gana Perú vía video desde Madrid y una audiencia que antes lo hubiera pifiado como adalid de la derecha pro-yanqui aplaude con estruendo a la pantalla instalada en la casona de San Marcos.
Son los momentos Kodak que solo pueden fotografiarse en democracia.

Su hija, Morgana Vargas Llosa, ha denunciado el acoso que sufre la familia por el apoyo brindado a Humala. Los medios de la derecha se aferran a una interpretación mucho más pobre que la que ensayaría la doctora Lorena Tudela Loveday: MVLl sangra por la herida de la derrota de 1990.

Puede resultar contraproducente pintar al fujimorismo como la peor dictadura de la castigada historia peruana. Pero la verdad es que, giros y atemperaciones aparte, en esta delicada elección el escribidor resulta consecuente con el liberalismo de tuétano que impregna su trabajo. Antes que el mismísimo modelo económico, las instituciones democráticas. Una perspectiva que buena parte de la élite descartó rapidito y sin asco. Basta con ver los vecinos y vecinas editoriales de la columna de Vargas Llosa en El Comercio.

Álvaro, mientras tanto, se bate todos los días en el llano. Califica el reto de debate que Hernando de Soto le hizo a MVLl de “una simpática payasada de mi amigo Peluca”. Como para recordarle que él no es un Nobel a pesar de su TLC hacia adentro. Álvaro se ofrece a reemplazar a su padre en el lance.

Sería interesante un aperitivo en el que se trencen estos personajes. Porque todavía es incierta la contundencia del plato fuerte del domingo.

DOMINGO CERO

Fueron difíciles las negociaciones para el debate del domingo 29. Uno de los principales atolladeros estuvo en la manera en que la prensa debe cubrirlo. Los dos frentes insistieron en que el debate sea transmitido por la televisión privada de tal manera que los dos candidatos tengan la misma exposición. Si bien no se recordaban casos en los que los canales mutilen alguna intervención en un debate, ni que se superponga la voz de un comentarista en vivo; ambos fueron puntos en los que se ha exigido un compromiso de los canales con el JNE.

Tampoco se aceptará publicidad del candidato o de sus amigos –CONFIEP, CGTP– durante los cortes. La discusión ha sido tan quisquillosa que tampoco quieren “encuestas” por medio de llamadas telefónicas para saber quién ganó el debate o, peor aún, que los resultados salgan en pantalla mientras habla uno de los candidatos. Al cierre de edición no resultaba claro si lo último sería exigido a las televisoras.

Los temas son lucha contra la pobreza, seguridad y narcotráfico, política institucional e inclusión. La exigencia de Gana Perú para incluir derechos humanos y corrupción fue rechazada por el fujimorismo. Para el efecto transaron en el paraguas de política institucional (ver Mar de Fondo).

Es cierto, de otro lado, que en un momento pareció imposible acordar el nombre de los moderadores. Se necesitaban dos: uno para el debate técnico y otro para el de los candidatos. El JNE presentó una lista de 25 nombres conocidos. Un grupo vetó a todos menos a 4. En la lista del otro solo sobrevivieron cinco. Pero ninguno de los tolerados coincidía en ambos casos. Fue propuesto un grupo adicional de 10 más. Al final emergió el nombre del “Chema” Salcedo, que había moderado el debate de la primera vuelta. Percy Medina de Transparencia fue nombrado para el debate técnico al filo de la medianoche del martes 17, en reunión a puerta cerrada entre Salomón Lerner y Daniel Abugattas, del humalismo, y Jaime Yoshiyama y Fernán Altuve, del fujimorismo.

El desafío de Humala es formidable. En el anterior debate se puso en evidencia sus problemas para comunicar ideas claras en pocos minutos. En las réplicas se limitó a seguir leyendo sus propias propuestas. Entonces iba de cómodo puntero. La última encuesta de CPI arroja 53.7% a favor de Fujimori y 46.3% para él. Repetir la estrategia le resultaría fatal.

Su contendora tampoco ha demostrado gran capacidad para “cuadrar” rápidamente a su rival. Pero todos sus colaboradores la califican de “chancona”, capaz de encerrarse durante un día a estudiar en detalle sus exposiciones. Quien gane el debate, y quizá la elección, necesitará ser tocado, al menos durante esa hora y media, por otro ángel misterioso e inasible: la capacidad de convencer. (Enrique Chávez)

Búsqueda | Mensaje | Revista