sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2182

26/May/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre CIESVER
Acceso libre Westin LimaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad Puno cumple 20 días de protestas en oposición a la minería azuzadas por elementos radicales. Caótico modelo del antisistema pone a Humala contra las cuerdas.

Puno Puede Tumbarlo

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2182-humala-1-c

Puno es el gran bastión de Humala. El presidente Alan García consideró que la protesta tiene un claro “tufillo electoral” y que “algunas malas personas” buscan que “haya un muerto” para afectar los comicios.

Si Puno es el laboratorio humalista, Ollanta Humala está frito.

La región del sur, convulsionada de nuevo en las últimas semanas, es el gran bastión del candidato de Gana Perú. En la primera vuelta obtuvo más del 62% de los votos. En los distritos más pobres, como Pichacani y Ayapata, superó el 80% de sufragios. Y las encuestas en la segunda vuelta adelantan una victoria igual o más contundente. La veta popular que también tiene su adversaria no le hace allí ni cosquillas.

Pero, a pesar de ese nivel de preferencias, Puno puede hacerle perder las elecciones al comandante.

¿Por qué?

Porque ganará las elecciones quien convenza al sector dubitativo del electorado. Y es el temor al caos y el despelote, no a una agenda progresista, el más grande signo de interrogación puesto sobre su candidatura.

Las protestas de los últimos días son la peor propaganda que el sur bravo le pudo hacer a su candidato.

DESGOBIERNO ALTIPLÁNICO

Al cierre de esta edición seguía bloqueado el paso de vehículos desde y hacia Bolivia. Unos diez mil manifestantes provenientes de varios puntos de la región se movilizan por las inmediaciones de la plaza de armas.

Los bloqueos de carreteras comenzaron el 9 de mayo. La chispa la encendió la oposición al proyecto Santa Ana de la corporación Bear Creek, con sede en Canadá y dedicada exclusivamente a la minería en el Perú. Los pobladores exigen mayores recursos para las comunidades que sufren del impacto ambiental.

Pero la ola creció por otro lado. El consejo regional se alió al Frente de Defensa del Sur para obligarle al presidente regional Mauricio Rodríguez a firmar una ordenanza que suspende toda la actividad minera en la región.

El documento ya fue rechazado por la Cámara de Comercio de Puno y advirtió que contradice la Ley de Promoción de Inversiones en el sector Minero. Su destino será muy probablemente la anulación por inconstitucionalidad. La cámara cifra en más de US$ 20 millones las pérdidas hasta el momento.

Rodríguez, elegido en segunda vuelta, se encuentra enfrentado al consejo regional, donde obtuvo mayoría el movimiento Raíces, liderado por Mariano Portugal, actual congresista electo por Perú Posible. Es un caso típico de la situación advertida por el analista Fernando Tuesta, que se opuso al balotaje regional en la medida que los concejales son elegidos en la primera vuelta.

El consejo puso a Rodríguez contra la espada y la pared para firmar la ordenanza.

PLAN SABOTAJE

El presidente del Frente de Defensa de los Recursos Naturales de la Región Sur de Puno, Walter Aduviri, declaró el martes último que –como parte del compromiso asumido con la Comisión de Alto Nivel del Ejecutivo– las protestas en dicha ciudad no han sido violentas hasta ahora. Pero advirtió que si no hay solución a los reclamos el paro se radicalizará a partir de esta semana.

“Si no hay solución, no hay elecciones”, amenazó.

Los bloqueos de carreteras y las amenazas de radicalizar la huelga llevaron al Ejecutivo a autorizar la intervención de las Fuerzas Armadas para resguardar las instalaciones estratégicas de Puno. Sin embargo, al cierre de esta edición, los militares no habían salido a apoyar a los 3,000 policías que se encuentran en Puno.

El lunes 23, unos 1,000 comuneros invadieron el Cuartel Manco Cápac, base principal del Ejército en Puno, y el alto mando militar hasta hoy no desaloja a los manifestantes. Grupos de aymaras utilizan ahora la unidad militar como descanso y cochera.

Un informe de inteligencia policial, al cual tuvo acceso CARETAS, indica que los manifestantes han sido trasladados a Puno desde diversos centros poblados puneños como Yunguyo, Chucuito e Ilave. Los alcaldes de Desaguadero y Yunguyo, vinculados a elementos radicales humalistas, financian el traslado en combis y micros.

Inteligencia ha advertido al Comando de la PNP que los manifestantes aplicarán el que han llamado plan ‘Túpac Catari’, mediante el cual pretenden “desabastecer Puno y cercarla, tomando instituciones estratégicas como la ONPE y el JNE”. El objetivo sería impedir que se desarrollen los comicios del domingo 5.

El presidente Alan García consideró que la protesta tiene un claro “tufillo electoral” y que “algunas malas personas” buscan que “haya un muerto” para afectar los comicios. Anunció que la negociación se pospondría hasta después del 5 de junio.

CÁRCEL PUNEÑA

El presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Pedro Martínez, declaró el martes 24 que “en Puno se han paralizado todas las actividades económicas y se impide el libre tránsito de los peruanos por la acción de grupos extremistas que tienen como única agenda debilitar el sistema democrático e impedir el desarrollo económico de Perú”.

El Ministerio de Cultura declaró al cerro Kapha como patrimonio cultural de la Nación, con lo que queda excluida la actividad minera en la provincia de Yunguyo, que se había sumado al piteo. También fue convocada una comisión multisectorial para proponer acciones respecto a las concesiones mineras en el resto de la región. Pero la protesta sigue tercamente en pie.

Lo que está claro en las propuestas de Humala es que pretende financiar sus programas sociales con un impuesto a las sobreganancias mineras. ¿Cómo va a hacer si se proscribe la actividad?

En su mitin de cierre de campaña de la primera vuelta en Arequipa exclamó que “me siento solidario con toda la provincia de Islay”, en la que se había desatado violentas protestas, injustificables a pesar de los cuestionamientos al proyecto minero de Tía María, que dejaron tres muertos y más de 50 heridos.

Peor fue su reacción al episodio apenas en abril del año pasado. Mafias de minería informal que se oponían al ordenamiento del sector en Madre de Dios bloquearon la carretera central, atacaron con dinamita a la Policía y los enfrentamientos terminaron con seis muertos y docenas de heridos.

Humala pidió la renuncia de todo el gabinete y la vacancia presidencial por “incapacidad moral permanente”.

CARETAS consideró entonces que “los suspicaces podrían tener carta libre para creer que Ollanta Humala defiende los intereses de los grandes mineros informales. Caso contrario, el humalismo demuestra de nuevo su incapacidad de diferenciar la paja del trigo y ratifica su condición de oposición tira-piedra, ocupada en mantener su electorado antisistema condenado a decrecer en cada proceso electoral, y sin aspiraciones reales de elevar su techo”.

La premisa mantiene vigencia. El salto de Humala en estas elecciones se dio precisamente cuando centró su imagen. Ahora la única posibilidad que tiene de llegar a la presidencia es con su plena integración al sistema político. En esa encrucijada, el modelo puneño puede convertirse en su cárcel.

Búsqueda | Mensaje | Revista