lunes 24 de abril de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2177

20/Abr/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Elecciones 2011VER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre LiteraturaVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre SaludVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Con maduro pulso narrativo, Wong hurga en los misterios de la identidad.

En Nombre de la Vida

2177-culturales-11-c

Julia Wong: “Margarita no quiere crecer”. Borrador Editores, Lima, 2011. 74 pp.

Trazar las coordenadas de la existencia sin asfixiar al lector con recursos sensibleros resulta una virtud en estos tiempos de soluciones a la medida y de pragmatismo exacerbado. Margarita no quiere crecer es mucho más que la reunión de cinco relatos encabezados por el cuento del mismo nombre. De hecho, es el inteligente resultado de la madurez poética trasvasada al país de la prosa, donde las fronteras son los límites simbólicos entre la tradición y la renovación, la muerte y la posibilidad de continuar siendo en los otros, la verdad y la crisis de los principios.

Julia Wong, su autora, ha logrado plasmar, en un cuento largo y cuatro relatos breves, que la vida, como realidad plena, no es fruto necesariamente de una continuidad lógica y lineal, presta para su registro literal o representación alusiva. Su propuesta estética apunta a moldear lo que aparenta ser rígido, perpetuo e inamovible. Apuesta por la reflexión, la reconstrucción graneada a partir de momentos clave, mientras enfoca y calibra su mirada en palabras que invitan a potenciar lo sugerido.

Margarita, en particular, está diseñada como un personaje que busca la respuesta redentora, la explicación que le permita completar su cuerpo castigado por la circunstancia. La muerte de su hermano Óscar es solo una primera versión de la derrota de la carne. En los otros cuatro cuentos, la pérdida de la vida tiene tintes y tonos distintos, para ser asumida desde culturas contrastantes, con el fin último de afirmar una identidad. ( Por: José Donayre Hoefken)

Búsqueda | Mensaje | Revista