miércoles 26 de julio de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2172

17/Mar/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre Elecciones 2011VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre S N PVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Poemario de Ángeles no busca ni la verdad ni la respuesta correcta.

Puñales Para Mamá

2172-culturales-9-c

César Ángeles: “Sagrado corazón”. Tranvías Editores-Posición Editores, Lima, 2010.

Entre los crímenes más atroces, el parricidio sería el que más azoramiento genera. El escritor César Ángeles puede dar fe de ello, como queda registrado en Sagrado corazón, ficción poética que se entremete en los hilos que moverían particularmente al matricidio. Para ello, el poeta asume la voz asesina, que confiesa y declara, que se afila, avanza y acuchilla, que se deshace ante la sangre derramada. Y Ángeles, que evita el melodrama amarillento, especula sobre los móviles.

Tan breve como intensa, la obra detona desde la ironía del título para enfatizar que no es una burda representación de la realidad. El poeta traza la escena del crimen y narra los hechos, pero además establece un diálogo entre espacios y tiempos quebrados, por medio de personajes fantasmales, con lo cual consigue contrastes que dramatizan su enfoque y el objeto poético. Asimismo, logra que el lector se acerque en movimientos en espiral al momento fatídico de la decisión, al hecho que convierte a una persona en matricida.

Ángeles no se distrae en disquisiciones propias del crimen y castigo, pues la realidad es más compleja que una ecuación de causa-efecto. Para la atmósfera poética, se detiene más en la consternación que genera el parricidio en sí y trata de seguir sus raíces. Y en dicha indagación, que no busca ni la verdad ni la respuesta correcta, los casos se sobreponen y entrelazan, creando zonas más oscuras, algunas muy densas y apenas comprensibles a partir del mito, el folclor o el manoseo mediático. (José Donayre Hoefken)

Búsqueda | Mensaje | Revista