martes 20 de febrero de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2172

17/Mar/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre Elecciones 2011VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre S N PVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Batalla: Los Ángeles: otro anuncio del exterminio en la pantalla grande.

La hora Del Fin

2172-culturales-4-c

Barre en la taquilla gringa: más de US$ 40 millones recaudados.

En Encuentros Cercanos del Tercer Tipo el contacto extraterrestre parecía una sesión de misa. En el Hollywood clásico y capitalista, la paranoia se asoció con invasiones comunistas y los alienígenas zurdos podían ser ecologistas. Pero en las últimas oleadas marcianas por cortesía de la industria gringa, la premisa se ha reducido a una arenga militarista o al heroísmo cívico combativo. Amainado el misticismo y reducidos los rollos, el eterno retorno no es el que invoca Alfa y Omega, sino el que propugna la máquina de hacer dinero: propongamos más de lo mismo porque funciona. El gran público le da la razón.

Batalla: Los Ángeles funciona en estas coordenadas, presta a impactar sin ser 3D. En cuestión de minutos, el mundo se halla en apocalipsis, Los Ángeles se erige como el último bastión, el sargento Michael Nantz (Aaron Eckhart) encuentra su chance de redención luego de un sospecho impasse en Irak (que incluye la muerte de varios soldados), la actriz Michelle Rodríguez deja los bikinis para coger las metralletas, y, en aras de la igualdad de razas o para conquistar mercados internacionales, mueven los músculos unos personajes que parecen haber sido sacados de un comercial de Benetton (aquí hay asiático, negro, latino y blanco). De la acción belicista con cámara en mano al predecible discurso hiperbólico de “retroceder nunca, rendirse jamás”, pasando por efectos digitales que embrujan a las masas, Batalla: Los Ángeles confirma que, en el cine, el fin del mundo nunca es tal, y que ver la proximidad del exterminio distrae cuando no es en carne propia. (Jose Tsang)

Búsqueda | Mensaje | Revista