martes 22 de enero de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2169

24/Feb/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre MinsaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Entrevistas Candidato de Fuerza Social se pronuncia sobre los WikiLeaks, el poder disuasivo de las FF.AA. y La Haya.

Hipótesis De Conflicto

 PDF 

2169-cuadros-1-c

Rodríguez Cuadros sostiene que un gobierno de Fuerza Social estabilizaría el IGV en 17% e invertiría US$ 400 millones anuales como mínimo en repotenciar a las FF.AA.

Manuel Rodríguez Cuadros, candidato a la presidencia por Fuerza Social, plantea incrementar la inversión pública en US$ 5,000 millones para mejorar la cohesión social y recuperar el poder disuasivo de las FFAA. El ex ministro de Relaciones Exteriores, y quien elaboró la demanda limítrofe ante la Corte de La Haya, conduce una campaña electoral franciscana y espera un milagro.

¿Cuál es su apreciación de los WikiLeaks en la campaña?
–Los WikiLeaks ya se han metido absolutamente en la campaña. Me parece que la embajada de los Estados Unidos está interviniendo en la política interna. Cuando la embajadora cita a candidatos para darles información sobre los WikiLeaks en el contexto del proceso electoral, está rompiendo las normas que regulan las funciones de una embajada, por eso he pedido al canciller García Belaunde que llame la atención a la embajadora y le señale que esa conducta no es normal de una embajada. Además, ¿qué hace poniendo en público lo que su gobierno considera ilícito?

–También evidencia que la embajada norteamericana participa hace tiempo en la política nacional. ¿A cuántas citas asistió como Canciller?
–Un Canciller de la República o un candidato a la Presidencia no puede acudir a citas de la embajada norteamericana. Si la embajadora de los EEUU me dice que vaya a la embajada, le diré que la puedo recibir en mi casa o en mi local partidario. Un candidato a la Presidencia encarna en expectativas la dignidad del Estado. Me parece impropio que los candidatos estén corriendo a la embajada norteamericana. Como Canciller cité al embajador a mi despacho muchas veces. Uno de los temas esenciales fue la solicitud pertinaz del gobierno norteamericano de pedirle al Perú que suscriba un tratado por el cual se exima a los militares norteamericanos de la Corte Penal Internacional. El Subsecretario de Defensa vino desde Washington a hablar conmigo. Me dijo que si persistía, quitarían la ayuda al Perú. Mi respuesta fue que las decisiones peruanas no están en función de la ayuda que nos pudieran dar. Eliminaron la ayuda militar.

–¿Qué opinión le merecen los WikiLeaks sobre el tema chileno?
–La opinión del Embajador es desacertada: decía que yo había planteado a la ministra de Relaciones Exteriores, Soledad Alvear, negociar sobre el límite marítimo para levantar la popularidad de Alejandro Toledo, cuando el hecho de que no aceptara fue muy bueno para el Perú, porque con eso se cumplió el requisito de agotar las negociaciones diplomáticas para que la Corte de Justicia Internacional de La Haya acepte la demanda peruana. Cuando la canciller chilena me respondió que no iban a negociar, en la Cancillería lo celebramos, porque por fin habíamos conseguido el requisito para ir a la Corte. La historia posterior ha demostrado la importancia de ese instrumento jurídico que es el anexo número 1 de la demanda del Perú en la Corte.

–Plantes usted también incrementar el gasto en armas del país. ¿Teme una reacción bélica ante la decisión de la Corte de la Haya?
–No necesariamente. Todos los estados tienen una política de defensa nacional frente a hipótesis de conflicto que en ciertas coyunturas se hacen más urgentes. El Perú tiene que tener una estrategia no ofensiva y planeamiento para defenderse con eficiencia. Necesitamos un poder disuasivo, decirle al agresor “si me agredes, vas a pagar costos tan grandes que la agresión no tiene sentido”. Debemos adquirir urgentemente el armamento que reemplace al obsoleto, a razón de US$ 400 millones al año, lo mínimo para mantener responsablemente la defensa nacional.

–Suena extraño que habiendo impulsado el ahorro de compra de armamento como Canciller de Alejandro Toledo, ahora quiera comprar tanto como compró el gobierno de Michelle Bachelet a quien criticó.
–Bachelet compró muchísimo más, aproximadamente US$ 6 mil millones y en los últimos años Chile ha comprado por más de US$ 12 mil millones. Lo que pasa es que la primera línea de la defensa es diplomática. Ahí están las iniciativas de desarme, que tienen que ser multilaterales, no puede haber un desarme unilateral, porque es poner la cabeza para que la corten.

–¿Cuán mal están las Fuerzas Armadas?
–Peor no podemos estar, quizá solo antes del enfrentamiento armado con Ecuador, cuando Fujimori debilitó a las Fuerzas Armadas con corrupción y puso al Perú en total indefensión. La Fuerza Armada necesita una reforma que todavía no se ha hecho. Tiene que prepararse para la defensa, nunca más desfiles con los generales a paso ligero, como si estuvieran haciendo footing alrededor del pentagonito.

–¿De dónde sacaría los US$ 2 mil millones?
–Necesitamos más dinero. Queremos dar una pensión no contributiva a los mayores de 65 años, con lo cual vamos a sacar al 33% de los adultos mayores de la pobreza extrema, eso va a costar 0.29% del PBI, restituir a las viudas el 100% de sus pensiones, porque en un acto de negación de una política social se les disminuyó al 50%, y vamos a tener otras políticas que implican mayor gasto. Estamos hablando de unos US$ 5 mil millones. Tenemos que hacer un pacto fiscal, tener más recaudación a través del aumento del Impuesto a la Renta a las mineras y el incremento de la tasa de recaudación para obtener un ingreso similar a lo que daría un impuesto a las sobreganancias –que no pondremos–, pero sin afectar la confianza del capital extranjero. Hay que aumentar la presión tributaria del 14 al 18% a través de recaudación y unos pequeños ajustes para que algunos impuestos directos en algunas situaciones aporten más.

–¿El IGV?
–Lo estabilizaremos en 17%, pero ingresando otras fuentes y más recaudación para absorber el déficit de S/. 3,500 millones que significa la eliminación de un punto que ha bajado este gobierno.

–¿En qué se diferencia su candidatura de la de Ollanta Humala? Los dos son de izquierda y hasta el tema militar los hermana.
–El elector de Fuerza Social va del centro hacia la izquierda no autoritaria. Estamos más en la tradición liberal, que se basa en democracia y derechos humanos, que en la tradición autoritaria del socialismo histórico.

–¿Por qué la gente tendría que votar por Manuel Rodríguez Cuadros?
–Porque tenemos una mejor respuesta al tema del crecimiento, que no es estable, que se va a caer cuando la economía china baje su tasa de crecimiento y nos va a pasar lo mismo que con el guano en el siglo XIX. Nosotros queremos darle sustentabilidad al crecimiento, industrializando el país y transformando productiva y tecnológicamente el agro, evitando el conflicto social a través de una política de crecimiento social que no hay. Estas no son unas elecciones cualquiera, se está jugando el destino histórico del Perú. O se cae el crecimiento y nos hundimos o sostenemos el crecimiento con políticas sociales de cohesión.

–¿Por qué la gente no se engancha con su discurso?
–Porque tenemos poco tiempo de campaña y porque los medios de comunicación, que responden a las encuestas, posicionan con mayor espacio las no propuestas de los candidatos que están primeros en la fotografía del momento. Yo he invitado a los candidatos a discutir los temas centrales, pero no quieren.

–¿La relación con Bolivia y Chile es un tema o no?
–Por supuesto, el Perú necesita un entorno sudamericano y mundial, sumamente dinámico, con acuerdos consistentes –y aquí Bolivia es esencial, lo mismo que Brasil y Argentina–, para que cuando venga el fallo de La Haya, nos encuentre, en cualquier hipótesis, con una política exterior sólida y con gran presencia multilateral, que es uno de los déficits de la actual política exterior. Si el fallo es a nuestro favor, de todas maneras van a haber tensiones, y si tenemos un fallo que no recoja al cien por ciento nuestros intereses, que es la otra hipótesis, también se van a producir tensiones. Por eso hay que ir construyendo esa política exterior desde ahora.

–¿Cuánto dinero va a gastar en la campaña?
–Tenemos proyectado 1 millón trescientos mil soles. Nos hemos puesto un límite máximo de 40 mil soles de contribución individual, porque queremos ser la renovación de la política, la vanguardia en la lucha anticorrupción. No queremos poner nuestro corazón y nuestro cerebro a la venta, para que cuando lleguemos nos cobren y decepcionar nosotros también. ( Entrevista: Zenaida Solís)

Búsqueda | Mensaje | Revista