martes 18 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2164

20/Ene/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

“Somewhere” de Sofía Coppola se estrena este 20. Cinta ganó el León de Oro en el Festival de Venecia.

Baile y Soledad

2 imágenes disponibles FOTOS 

2164-cultuales-1-c

Nueva película de la directora de “Perdidos en Tokio” muestra el combate interior de una estrella en la nadería de Hollywood.

Johnny Marco (Stephen Dorff) es una estrella de películas de segunda, pero estrella al fin. Se la pasa en hoteles de lujo, maneja un Ferrari y mujeres sin pierde lo acosan. Pero él está aburrido (si hasta se queda dormido en pleno sexo oral). Su cable a tierra será Cleo, su celestial hija de 11 años (Ellen Fanning). Tanto glamour y sexo sumergen a Johnny en una realidad virtual, aunque en una escena padre e hija gozan enviciándose con Rock Band. O para ponerlo en palabras más pomposas: es el extrañamiento ante la realidad, que se vuelve una amenaza insinuada, por ejemplo, en ese plano de Johnny manejando mientras observa los desechos de un auto que se acaba de estrellar. Por algo Sofía Coppola, directora de Somewhere, siempre cita a Antonioni, quien hizo de la apatía existencial su buque insignia.

Ya más de un crítico ha señalado las limitaciones de la hija de Francis Ford: el ocasional trazo caricaturesco (en Perdidos en Tokio se le pasó la mano), la pose indie, o el maniqueísmo entre sus protagonistas “especiales” vs. los demás que no son como ellos. Quizás. Pero Sofía no factura esas películas de autor sobre la “nada” que aburren. Por eso se le perdona todo.

Además, Somewhere invoca sensaciones desde ideas muy simples. Por ejemplo: primero muestra a los protagonistas en la piscina 5 estrellas del Hotel Principe di Savoia de Milán, donde el nado frenético de Cleo provoca que ese casi jacuzzi parezca una excentricidad y prisión. Luego, de vuelta en Los Ángeles, Johnny y Cleo bucean en una piscina común (foto izq.), y el placer y la paz que ambos exhiben son infinitas. Ese sutil juego de oposiciones, como el de las prostitutas del pole dance vs. la destreza de Cleo en el patinaje artístico, afianza el valor que la Coppola le da a la libertad por respirar el aire del mundo, lejos del carcelario jet set, como bien pudo haber pasado entre su genial papá Francis Ford y ella. (José Tsang)

Búsqueda | Mensaje | Revista