domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2135

24/Jun/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Sudáfrica 2010VER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre MaestríasVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Local Proyecto de la Beneficencia Pública de Trujillo amenaza el histórico Cementerio de Miraflores.

Tumbando Tumbas

2135-tumbas-1-c.jpg

Entre los notables enterrados destacan Bernardino Calonge, María Calderón de la Barca y José Luis de la Torre.

El ementerio Antiguo de Miraflores de Trujillo está amenazado. Desde 1820, sus cuatro grandes pabellones han resguardado el recuerdo de un gran número de personas y personajes. Héroes de guerra, patriotas, intelectuales y políticos. Pero también ciudadanos de a pie que, como cualquier otro, compraron su nicho a perpetuidad.

Por estar lleno en un 95% de su capacidad, se ha previsto un proyecto que contempla la posibilidad de demoler los pabellones y cuarteles que alberguen restos con más de un siglo de antigüedad. El plan es colocar lo retirado en cofres y reubicarlo para la posible visita de parientes y amigos. El proyecto también implica construir sepulturas para dos o tres cuerpos a la vez para “ganar espacio”.

Según Luis Repetto Málaga, presidente de la Red Peruana de Gestión y Valoración de Cementerios Patrimoniales, se trata de una iniciativa de Miriam Pilco Deza, presidenta de la Beneficencia Pública de Trujillo. Los trujillanos, en su mayoría, han manifestado su preocupación al respecto. Si el proyecto avanza, el llamado “descanso eterno” dejará de tener sentido. Pero, sobre todo, podría hablarse de la figura de estafa en el negocio de las tumbas y nichos.

2135-tumbas-2-c.jpg

Miriam Pilco, de la Beneficencia Pública de Trujillo, busca también adaptar otro terreno para lo que sería la construcción de un nuevo cementerio.

Para Repetto, el tema es aún más serio. Los cementerios son fuentes vivas de investigación y educación. En muchos casos, como es el del Presbítero Maestro de Lima, son parte del patrimonio nacional. Las propuestas, en ese sentido, deberían ponerlo en valor para su conversión en espacio cultural e, incluso, incluirlo en el circuito turístico-educativo de la ciudad de Trujillo. “Los cementerios patrimoniales forman parte de la traza de las ciudades y de su memoria. En un país desmemoriado como el Perú, intentar la desaparición física de un monumento nacional indivisible como lo es el Cementerio de Miraflores de la ciudad de Trujillo es inadmisible”, argumenta Repetto. La comunidad trujillana, a través de algunos medios como La Industria, ha hecho un llamado público al INC y al Ministerio de la Mujer y Desarrollo Humano (del que dependen las beneficencias y los cementerios que se encuentran bajo su administración). Pero, además, se invoca a la responsabilidad conjunta tanto de la sociedad civil como de las autoridades públicas.

Existe además la Carta Internacional de Morelia relativa a cementerios patrimoniales y arte funerario, suscrita el 2 de noviembre de 2005. El mismo documento fija los parámetros para la conservación de los cementerios monumentales y sus ámbitos de competencia. Más aún en el caso del mentado cementerio, que fue declarado Monumento Histórico por una resolución suprema del 15 de octubre de 1974.

Búsqueda | Mensaje | Revista