miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2134

17/Jun/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Sólo para usuarios suscritos Elecciones Munic...
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TestimonioVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre GastronomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Sudáfrica 2010VER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Gran BretañaVER
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Economía Coreano, tejano, japonés y español, socios en inversión de US$ 3,800 millones.

Los Dueños de Melchorita

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2134-melchorita-1-c.jpg

El nuevo juguete tiene participación mayoritaria, el 50%, de Hunt Oil.

"Proceda a abrir la válvula para que se inicie el proceso”, ordenó el presidente Alan García. Acto seguido, un operario filmado a lo lejos dio varios giros a una llave maestra. Eran las 11 de la mañana en punto del pasado jueves 10. Así se echó a zumbar la planta de licuefacción de gas natural de Pampa Melchorita de Peru LNG, “un trabajo formidable, ciclópeo, casi egipcio”, según reventó cohetes el Presidente.

Melchorita fue construida por el consorcio Perú LNG, integrado por las transnacionales Hunt Oil de EE.UU (50%), Repsol de España (20%), SK Energy de Corea del Sur (20%) y Marubeni de Japón (10%), con una inversión de US$ 3,800 millones.

Los presidentes del directorio de las cuatro corporaciones estuvieron presentes en el histórico acto inaugural. De saco azul y camisa blanca, Ray Hunt de EE.UU., principal gestor del proyecto; el español Antonio Brufau, Nobou Natsumate, menudo japonés de forzado inglés; y Chey Tae-won de Corea del Sur, el del polo a rayas.

Ray Hunt, 76, es un relativo advenedizo en en el mundo petrolero. Recién en 1997 se aventuró fuera de Texas, nada menos que a Yemen, donde descubrió borbotones de gas y construyó una primera planta de licuefacción en 2008.
En cambio sus dos socios, Repsol y Sk Energy, están entre las primeras 20 empresas petroleras del mundo según Fortune 500. El 2009 facturaron cerca de US$ 80,000 millones cada una.

Repsol acaba de concluir la construcción de una planta de regasificación en Canaport, Canadá. Figura entre las 10 mayores inversiones incluidas en el Plan Estratégico de la empresa para 2008-2010. Acaba de firmar con Hugo Chávez la creación de una empresa mixta que explotará con el Estado venezolano crudo en la faja del Orinoco.

“Melchorita permite poner en valor muchos grandes activos energéticos del Perú”, afirmó Brufau.

La petrolera española tiene los derechos exclusivos de la comercialización del gas natural licuado de Perú LNG. Cuenta con una flota de 14 metaneros, tres de los cuales acaban de construirse en los astilleros de Corea del Sur para atender el negocio peruano. La exportación de Melchorita tiene un único condicionante: Chile.

“Repsol tiene la responsabilidad de comercializar el gas y lo vamos a hacer siempre de acuerdo con el Perú”, aseguró Brufau.

EL COREANO CHEY TAE-WON es hijo de John Chey-hyum, fallecido fundador de SK Group. Tiene pinta de luchador de judo, y está casado con la hija del ex presidente de Corea del Sur, Roh Tae-woo, que fue sentenciado a 17 años de prisión por amotinamiento y corrupción. La pena fue conmutada dos años más tarde. El mismo Chey Tae-won fue sentenciado en el 2003 a tres años de prisión en su país por una variedad de delitos financieros.

“Habremos de enfrentar mayores desafíos en el futuro, pero el gobierno peruano ha demostrado ser un participante confiable”, señaló Tae-woo.
Peru LNG tiene un contrato de suministro de 4.2 Trillones de Pies Cúbicos (TFC) en 18 años o el 15% de la demanda de España.

“Melchorita sienta las bases para el desarrollo de la petroquímica, y pegar el gran salto al etanol, que será la que nos diferencie en América Latina”, dijo el ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez. Una fría brisa marina calaba los huesos de los asistentes.

La fase de exportación del gas de Camisea es materia de gran controversia política. García fustigó a quienes, dijo, cultivan la “ansiedad de la carestía”.
“Nadie invierte US$ 7,000 millones en Camisea para alimentar el primer taxi en Lima”, graficó García. “Quizás en otro país se prefiera mantener las riquezas enterradas, no sé para qué futuro”, ironizó.

CAMISEA SE DESCUBRIÓ en 1986 durante el primer gobierno de AGP, pero quedó sepultado bajo tierra 20 años, trabado inicialmente por reclamos del Cusco e indecisión gubernamental.

El Partido Nacionalista acusó el golpe. El domingo 13, publicó un comunicado titulado “Ni una Molécula de Gas Fuera del Perú” y azuzó el paro anunciado para el jueves 17 en el sur del Perú. “Llamamos a todos los pueblos a movilizarse contra el saqueo de nuestras riquezas”, señaló.

El Consorcio Camisea se abastecerá exclusivamente del gas del Lote 56, colindante al 88, este último por contrato destinado exclusivamente a atender la demanda nacional.

El año pasado, el Consorcio se comprometió en no utilizar el Lote 88 por “cinco años”, y en invertir US$ 1,100 millones en exploración, perforación y aumento de la capacidad de procesamiento en Las Malvinas y los ductos a la costa al 2012 en el llamado Plan de Acción.

Según el el titular de Energía y Minas “tenemos recursos abundantes de energía, que cubren largamente la demanda del país”. Dijo que Melchorita prueba que el país es capaz de “atraer, mantener y sostener inversión privada en escala cada vez más creciente”.

EL PRIMER METANERO en acoderar en Melchorita aún aguarda la orden de zarpe. El Barcelona Knestset debe izar anclas la próxima semana rumbo al terminal de regasificación de Sempra en Baja California, México.

El contrato de abastecimiento con México sellado el 2008 por 15 años está pendiente de la construcción de la planta de regasificación en Manzanillo, México, quizás en diciembre del 2011.

Mientras tanto, Repsol está condenada a vender el producto en el mercado Spot. El destino del embarque puede cambiar en minutos. Para evitar sorpresas geopolíticas, el gobierno instalará un aparato GPS propio en los metaneros que suelten amarras en Melchorita..

La cara de póker de los petroleros dio cuenta de la magnitud de la apuesta en juego.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista