martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2134

17/Jun/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Sólo para usuarios suscritos Elecciones Munic...
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TestimonioVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre GastronomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Sudáfrica 2010VER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Gran BretañaVER
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Sudáfrica 2010 Un Mundial que promete bloopers a granel.

La Impredecible Jabulani

2134-futbol-8-c.jpg

Para publicistas ingleses Green (30) está perdiendo plata: debería hacer comerciales de mantequilla.

El balón ha empezado a rodar en Sudáfrica y ha dejado, como en la antesala, descontentos a muchos. Principalmente a Robert Green, el portero inglés responsable de uno de los errores más groseros que se recuerde en una Copa del Mundo y que postergó, para mejor ocasión, la pretendida revancha que los ingleses querían tomarse de la vieja derrota en Brasil ’50 ante Estados Unidos. Y es que, en los mundiales, hay lugar también para los bloopers. Como lo fue el gol esloveno chorreado en el arco argelino defendido por Chaouchi y que decidió la victoria balcánica, o la torpe mano de Kuzmanovic, naif defensor serbio que concedió a Ghana el penal que le daría el primer triunfo africano en el torneo.

De inmediato surgieron entonces los detractores que ya tenía y va sumando Jabulani, la pelota. Días antes, Casillas, guardavallas del Real Madrid, campeón de Europa con España y capitán que, en la consideración de la mayoría, debería levantar el trofeo máximo el 11 de Julio, la había descalificado. “Es una falta de respeto a los jugadores”, había agregado Buffon, último arquero campeón mundial y vigente bajo los palos italianos. En la misma línea, Steven Gerrard, capitán inglés y autor del gol de ventaja ante su rival de estreno, emergió en defensa de su compañero: “ya se había advertido de los inconvenientes con el balón, Green es inocente”.

Sea o no debido a ello, esos infortunios marcaron, junto a la deslumbrante demostración alemana, el trámite de los primeros días de competencia. Es habitual hablar de la solidez física, mental y táctica de los alemanes, pero extraño decir que gustan y convencen. Esta versión sin embargo, muestra una identidad distinta y alegre. Sustentada en jóvenes figuras campeonas de Europa sub-21 el año pasado, que le han dado una dosis de fantasía e improvisación inéditas. Pensar en una candidatura al título para Alemania no es un exceso, pero la historia dice que los campeones tienen más recorrido y oficio que esta joven formación de Joachim Löw. De todos modos, sí no alcanzara para el triunfo máximo, si alcanza para uno más perdurable: agrada a la vista, seduce y está en condiciones de ganar adeptos entre quienes buscan la estética del juego. Factor que finalmente lo hace tan apasionante.

Sudáfrica y México mostraron virtudes adelante pero ingenuidad atrás. Francia prometió nombre por nombre, pero defraudó sobre el césped frente a un Uruguay que se disfrazó de Italia, para alcanzar como podía el resultado que quería. Inglaterra asomó a cuentagotas ante una atrevida y bien trabajada selección norteamericana. Intrigante Argentina, variada y talentosa en ataque pero generando escepticismo en defensa; rescatable lo de Ghana, la mejor de africa por ahora y llamativa la marea roja surcoreana. Hay que seguir los nombres del arquero nigeriano Enyeama, el volante alemán Ozil y el renombrado Messi, las mejores actuaciones individuales al cierre de esta nota. Son éstas y no mucho más, las primeras tonadas de la sinfonía que se nos viene. (Por: Eddie Fleischman)

Búsqueda | Mensaje | Revista