domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2132

03/Jun/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre UniversidadesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Policiales Practicante de derecho asesinada por sicarios por creer que había visto más de la cuenta.

Nadie Está Libre

2132-crimen-1-c.jpg

Richard Camayo Aliaga, asesinado en posible ajuste de cuentas del narcotráfico.

Un afiche con la imagen de la desaparecida estudiante de derecho Carmen Lorena Heyssen Siguas (45) adornaba el garaje del inmueble de la Mz. F, lote 16 de la Urb. San Fernando en el Callao, presidiendo el velorio de una de la dos víctimas de sicarios, en la tarde del martes 1.

Nadie se atrevía a hablar sobre el crimen ocurrido a las 6:30 de la tarde del 31 de mayo último. De manera muy discreta un testigo del crimen informó a CARETAS que la víctima salió a la puerta de su domicilio para atender a un moreno de mediana estatura que gritaba su nombre. Este, en cuanto la tuvo cerca, acusó a la víctima de haber brindado información a la Policía sobre los autores del crimen ocurrido a las 9 de la mañana del domingo 30 de mayo. Luego desenfundó una pistola 9mm que llevaba en el cinto y descerrajó cuatro tiros en el rostro, el corazón y los muslos de la víctima, para luego abordar al vuelo una moto de color negro donde el piloto lo esperaba con el motor encendido.

El jefe de la Divincri del puerto chalaco, comandante PNP Marco Conde, dijo a CARETAS que “cuando los agentes acudieron al parque donde fue asesinado Richard Camayo Aliaga, interrogaron a muchos vecinos. Hablaron con Carmen Heyssen, quien dijo que los sujetos habían abordado un Toyota de color azul con lunas polarizadas. Su información no nos ayudó mucho, porque no ahondó en detalles y por eso nunca la tomamos en cuenta para nuestras investigaciones”.

La Policía busca identificar a una mujer que fue testigo de ese diálogo entre la víctima con los agentes de la Divincri. La mujer acudió a la casa de la víctima para solicitar asesoría legal sobre la detención de su esposo. “Esta mujer la habría acusado de soplona”, contó un agente que interviene en la investigación.

2132-crimen-2-c.jpg

La vida terminó trágicamente para Heyssen.

Richard Camayo Aliaga (29) fue asesinado cuando se encontraba en el interior de una camioneta Hyundai modelo Van, plateada, con lunas polarizadas, de placa A1E-745, estacionada muy cerca de la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, donde monseñor Miguel Irízar oficiaba la misa.

Según la Policía, dos pistoleros se acercaron a la puerta del piloto del vehículo y luego de una discusión corta, lo acribillaron a tiros con dos pistolas de calibre 9mm. Sufrió el impacto de cuatro tiros en la cabeza y su cuerpo quedó aún sostenido por el cinturón de seguridad que llevaba puesto.

Cuando los agentes revisaron el interior del vehículo, no encontraron ningún documento personal que identificara a la víctima y el martes 1, acompañados por un fiscal, ingresaron a la vivienda de Richard Camayo ubicada en Zapallal, distrito de Puente Piedra. Encontraron una pistola Browning calibre 380, una cacerina con 9 cartuchos y una caja de 50 municiones del mismo calibre.
Voceros del Instituto Nacional Penitenciario informaron que Camayo Aliaga estuvo preso por narcotráfico en el penal Sarita Colonia. Salió libre el 1º de octubre del 2004. (Abilio Arroyo).

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista