domingo 9 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2129

13/May/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre MineríaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El ex futbolista ha estado con tres de las más hermosas mujeres de tres diferentes generaciones: 40, 30 y 20. Y aún sigue soltero.

Roberto Martínez: Diario de un Seductor

3 imágenes disponibles FOTOS 

2129-ROBERTO-01-c

Con Viviana Rivasplata -¿la manzana de la discordia?- su matrimonio duró tan solo dos años.

"Él era el capitán de Universitario de Deportes, uno de los equipos de de fútbol más importantes del país, yo llevaba ocho años trabajando en televisión, conduciendo programas, gracias a Dios, exitosos. Dos personas aparentemente realizadas y maduras, sin motivos para sospechar que su relación no funcionaría”, relata Gisela en el capítulo de su autobiografía dedicado a su matrimonio con Roberto Martínez.

En junio de 1995, la relación de cinco meses que culminó con una boda de cuento de hadas, fue sin duda la historia de amor más mediática del país. Las “señitos”, y el Perú entero, habían visto el romance paso a paso desde su inicio y, por supuesto, tenían derecho a ver también la ceremonia matrimonial que se transmitió en vivo y en directo por Panamericana Televisión, batiendo récords de audiencia.

Fue calificada como la boda del año, pero a la distancia, no exageramos al decir que fue la boda del siglo, del XX y de lo que va del XXI, porque ni el promocionado matrimonio de Juan Diego Flórez con Julia Trappe en la mismísima Catedral (también transmitida en vivo por canal 7) y mucho menos la de Mauricio Diez Canseco con Daysi Ontaneda, por citar algunas ceremonias mediáticas, lograron generar la expectativa de la unión entre Gisela Valcárcel y Roberto Martínez.

Años más tarde (2002), Roberto volvía a ser el protagonista de otra boda que daba que hablar, esta vez con Viviana Rivasplata, ex Miss Perú y una de las modelos más famosas del medio, por la cual, según la historia oficial, habría dejado a Gisela un par de años antes. Si el matrimonio con Gisela fue bastante corto (tres años), éste lo fue aún más. A los dos años ya anunciaban su separación y en el 2005 apenas salió su divorcio, Roberto confirmó su relación con otra guapísima modelo: Melissa Loza.

A pesar de que con Melissa no llegó a casarse, convivieron durante cinco años, es decir fue una relación más duradera que la de sus dos matrimonios, al punto que todos pensaban que con ella ya había sentado cabeza, por lo que hace algunas semanas sorprendió la noticia en la que ambos aseguraban que hacía tiempo estaban separados.

La pregunta que todos se hicieron inmediatamente y que, incluso, fue tema de algunos reportajes de programas periodísticos era ¿por qué habiendo estado con tres de las mujeres más deseadas del país, Roberto no había podido mantenerlas a su lado? Cualquier respuesta es meramente especulativa. De hecho, ni la belleza, ni la fama ni el dinero pueden asegurar la felicidad ni el éxito de una relación.

Y eso le pasó también a Gisela. Después de su sonado divorcio de Roberto Martínez, la rubia tuvo una breve relación con el comentarista deportivo Bruno Cavassa, después del cual permaneció sola durante un largo tiempo, pero siempre, como ella decía, sin cerrar las puertas de su corazón al amor.

Así que Gisela mantenía los ojos abiertos buscando al “hombre de su vida”. Una vez, entrevistada por César Hildebrandt, le dijo que esperaba a alguien que ya existía y que lo imaginaba con saco y corbata, alguien totalmente distinto a los hombres con los que se había relacionado hasta entonces.

Ese hombre, de hecho existía, se llamaba Javier Carmona y era gerente comercial de Frecuencia Latina y cuando Gisela fue convocada por ese canal en el 2002 para hacer un nuevo programa, según cuenta en su libro, lo vio y se propuso conocerlo.

Tuvo un romance de cuatro años con ese hombre de saco y corbata, con quien contrajo matrimonio en el 2006, en una boda muy distinta a la primera. Mucho menos mediática, pero igual de comentada.

El matrimonio con Carmona, sin embargo, tampoco fue lo que ella esperaba. Después de solo ocho meses de casados, la pareja solicitó el divorcio, el cual salió en febrero del año pasado.

Meses después sorprendió a propios y extraños al confesar en una entrevista con Jaime Bayly que de todos los hombres de su vida, su ex esposo Roberto Martínez fue a quien más amó.

“Espero que esto no sea un alimento para su ego. Seré honesta, voy a medir esto con la intensidad con la que sufres y sufrí mucho al divorciarme de Roberto Martínez. Me enamoré y me casé para toda la vida, construí un hogar que para mí era todo y cuando lo dejé sufrí como nunca”, señaló en ‘El Francotirador’ a la consulta de quién fue su gran pasión.

El próximo sábado, Roberto Martínez y Gisela Valcárcel volverán a las primeras planas de la prensa rosa, ya que su ex esposo es uno de los protagonistas del nuevo programa de América Televisión. Ambos se reencontrarán ante cámaras después de doce años de haberse separado y, por supuesto, muchos piensan que de allí a la reconciliación hay un paso. ¿Quién sabe, no?( Escribe: Patricia Salinas O.)

Búsqueda | Mensaje | Revista