domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2125

15/Abr/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Conocido por su actuación en la serie de TV ‘The Office’, se ha ubicado entre los mejores actores cómicos de Hollywood. Vuelve al cine con “Date Night”, su último filme.

Steve Carell: Cita Peligrosa

6 imágenes disponibles FOTOS 

2125-STEVE-01-c

La interpretación de personajes que lo condenaban a escenas absurdas le valieron un Globo de Oro.

Desde que Tom Hanks se dedicó a las películas dramáticas y Jim Carrey comenzó a buscar una mayor variedad en su repertorio, Hollywood ha ido perdiendo a sus buenos comediantes. Más allá de las buenas intenciones de Ben Stiller y Will Farrell, solo un actor, Steve Carell, cuenta con las condiciones para arrancar risas a su público sin ningún esfuerzo.

Ha demostrado su talento en la película ‘Get Smart’, una adaptación de la serie televisiva del mismo nombre en la cual encarna al súper agente Maxwell Smart. Incluso reemplazó al mismísimo Jim Carrey en el papel del Elegido de Dios en la película ‘Evan Almighty’ (2007). Alcanzó la fama con el programa televisivo ‘The Office’ que lleva cinco años en el aire. Su estilo solo es comparable al de Peter Sellers y Jerry Lewis.

¿Se da cuenta que al leer esta entrevista la gente espera que sea muy divertida, solo porque el entrevistado es Steve Carell?
–Recién empezamos. Seguramente podría llegar a ser muy divertida... pero no depende de mí (ríe).

¿Siente la constante expectativa del público?
–El problema es que no soy gracioso en el día a día. Mi personalidad es otra, soy más bien callado.

¿Y cómo se dio cuenta que podía ser comediante?
–Supongo que fue actuando, pero actuando sobre un escenario. Yo nunca fui el típico payaso de la clase.

¿Si lo invitan a una fiesta, siente la presión de ambientar la fiesta, para que resulte más divertida?
–Es muy raro que acuda a fiestas y si voy, generalmente soy el más aburrido. Se lo digo en serio. Suena a broma pero no soy una persona muy sociable. Incluso, ahora mismo, me cuesta salir de mi caparazón.

El apellido italiano de su padre era Caroselli, pero ya había sido cambiado a Carell cuando nació Steven en Agosto de 1962, en Massachusetts.

De joven fue editor del periódico ‘The Lion’s Roar’ de la escuela local. Además trabajó como cartero utilizando su propio auto. Cuando se mudó a Chicago seguía encontrando cartas debajo del asiento, cartas que se había olvidado de entregar.

Steve tomó clases de actuación con el grupo de teatro ‘Second City’ de Chicago donde conoció a su esposa, Nancy, su alumna en los cursos de improvisación. Aprovechando su experiencia en periodismo fue contratado como comediante en el papel de un corresponsal en el famoso programa ‘The Daily Show’ de Jon Stewart. Carell también se destacó como un reportero de televisión en la película ‘Bruce Almighty’ interpretando al arrogante rival de Jim Carrey. El mismo Steve cuenta entre risas, que llegó al preestreno, pensando que sus escenas habían sido eliminadas en la sala de edición. Resultó todo lo contrario.

Después del sorpresivo éxito ‘The 40 Year Old Virgin’ (‘Virgen a los 40’) (2005), una producción independiente con un presupuesto de US$ 25 millones que terminó recaudando US$ 150 millones, Steve pasó a ser el único protagonista en la secuela de ‘Evan Almighty’. Con Jim Carrey volvieron a reunirse al año siguiente, haciendo las voces para el dibujo animado ‘Horton Hears a Who!’. Carell ya había ganado terreno al convertirse en el Agente ‘86 de la versión cinematográfica de ‘Get Smart’, superando los 500 millones de dólares en recaudación por estas cuatro películas.

Mientras prepara una secuela de ‘Get Smart’ para el año próximo, está por estrenar la comedia ‘Date Night’ coprotagonizada por Tina Fey, sobre un matrimonio que desea pasar una noche romántica en Nueva York y solo encuentra problemas.

¿Conoce alguna fórmula para evitar los típicos problemas de un matrimonio que intenta salir de noche sin los hijos?
–Sabía que me plantearía una pregunta de ese tipo y pensé estar preparado. Pero obviamente no lo estoy (ríe). No hay ninguna pareja que se asemeje a otra y no hay un consejo para matrimonios que pueda generalizarse. Nancy y yo tenemos una buena comunicación y nos reímos mucho. No nos tomamos muy en serio. Al menos para nosotros esto ayuda a mantener el matrimonio vivo... aparte de hacer el amor. (Le cuesta parar de reír).

¿Suele salir con su esposa sin los hijos para mantener vivo su matrimonio?
–Siempre nos alegramos cuando nos invitan a alguna ceremonia de entrega de premios. Es la mejor excusa para vestirnos elegantemente y salir, aunque generalmente regresamos a los diez minutos. Como la mayoría de la gente con hijos, tenemos que pagarle a una baby-sitter por hora. Resulta muy caro si volvemos demasiado tarde. Los niños terminan quedándose despiertos hasta las cinco de la madrugada, nosotros también y estas salidas terminan en un caos. En general lo pasamos mejor saliendo tranquilamente los dos. Lo gracioso es que nos pasamos hablando de nuestros hijos. No hay escape.

¿Y en casa, cuando no salen?
–No acostumbro tener gestos románticos todo el tiempo pero mantener el romanticismo vivo vale la pena.

¿Qué ha aprendido del amor?
–No importa con qué frase le conteste, ustedes los periodistas me la recordarán eternamente.

Y seguramente su esposa será la primera en preguntar qué respondió.
–Así es. Siento que tengo que decir algo muy profundo con una palabra tan grande como ‘Amor’. Ahí va: “El amor es una palabra demasiado grande”. (Suspira profundamente, como si se hubiera quitado un peso de encima).

¿Cómo fue la primera cita romántica con su esposa?
–Fuimos al club de jazz Green Mill en un barrio peligroso de Chicago y nos sentamos en la mesa en que solía sentarse Al Capone, un lugar estratégico de donde podía ver la puerta en caso de que alguien quisiera entrar a matarlo.

¿Han regresado ahí?
–Hace meses, después de quince años, volvimos a rastrear nuestros pasos.

Hay una escena en la que usted saca una foto de una persona famosa con su celular. ¿Cuántas veces se le han acercado para fotografiarlo?
–Muchísimas. Hace poco estábamos en medio del rodaje de una película y una noche decidimos ir a un bar a divertirnos. Cuando salí a bailar perdí la cuenta de la cantidad de celulares que me estaban fotografiando. Dejé de bailar porque me sentía muy incómodo. Por alguna razón, sentí como si hubiese estado en medio de un video porno (ríe).

¿Estaba bailando desnudo?
–No, no, al menos hasta ese momento (más risas).

¿Se imagina algún día como presentador del Oscar, como Steve Martin y Alec Baldwin este año?
–No me imagino nada. Nunca me imaginé que algún día estaría haciendo cine. No visualizo las cosas. Si lo hiciera temo que solo me conduciría a la desilusión. Siempre me sorprendo cuando me sucede algo bueno.

¿Aceptaría si se lo ofrecen?
–No, yo nunca sería presentador del Oscar.

¿Es una broma?
–No. Es un trabajo demasiado duro porque tiene un lado negativo mayor que el positivo. Si lograse hacer un buen trabajo, como lo hicieron Steve Martin y Alec Baldwin, la gente solo pensaría que estuve bien y nada más. Pero si yo no estuviese realmente genial las críticas me perseguirían durante meses. ¿Qué le parece si mejor voy a la ceremonia como actor nominado y acepto la famosa estatuilla del Oscar? Eso sería grandioso.

Hace poco, Tina Fey me comentó que lo imagina a usted siendo nominado al Oscar en el 2017, en una película titulada ‘El Perro Fred’. ¿Sueña con algo parecido?
–Sí, pero mi problema es que el perro Fred también sería nominado y Fred terminaría llevándose el Oscar.

¿Quién manda a quién?

2125-STEVE-04

Antes de “The Office”, versión norteamericana de la serie inglesa y que se inició en el 2005, tuvo gran cantidad de papeles en la televisión estadounidense. Incluso llegó a trabajar, allá por los noventas, en “Saturday Night Live” con Tina Fey, su ahora coprotagonista en “Date night”. Su interpretación de Michael Scott, el desatinado y arrogante jefe de una empresa papelera, lugar en el que se generan innumerables situaciones cómicas pues es una compañía en la que el trabajo es un fastidio; lo ha llevado a ser nominado a muchos premios. Un año después de estrenada la serie, Carell se llevó el Globo de Oro. Aunque se niega a conducir el Oscar, si espera recibirlo algún día. Como bromeó Fey, será verdad que Carell tendrá que esperar hasta 2017 para llevarse el Oscar. Esperemos que no.

Búsqueda | Mensaje | Revista