domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2125

15/Abr/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Este otoño sumérgete en la magia del dorado, metal desbordante de glamour y sofisticación que se encuentra en su máximo furor.

La Fiebre Del Oro

4 imágenes disponibles FOTOS 

2125-TENDENCIAS-01-c

Belleza hecha oro: Vestido que usó Marilyn Monroe para el film “Los caballeros las prefieren rubias”

Guardado en escondidas bóvedas o colgando del delicado cuello de una estrella de Hollywood; enchapado en el féretro de Michael Jackson o dentro del airbag de los autos, este metal que brilla como el sol ha sido y es parte importante de nuestras vidas no solo por ser símbolo de abundancia y poder sino, sobre todo, por su versatilidad. Es tan maleable que, con el equivalente a una pelota de tenis de oro puro, se podría tapizar el Estadio Nacional.

Posee propiedades conductoras tan especiales que se le puede encontrar en casi todos los gadgets tecnológicos, desde los teléfonos celulares hasta los más costosos iPhones. Y es tan incorruptible, que la corona de Shub-da, reina de Mesopotamia, al ser desenterrada después de 4,000 años mantenía su brillo original.

Desde tiempos inmemoriales, este metal fue símbolo de ostentación, abundancia y poder. La gente perdía la cabeza por el oro. Fue así como dentro de la cultura peruana, el Inca Atahualpa ofreció a los españoles regalarles un cuarto repleto de este metal para salvar su vida.

Los egipcios también lo usaron para labrar estatuillas, tumbas de sus divinidades y máscaras mortuorias como la del rey Tutankamon, que pesa 11kg de este metal amarillo, y en la India se utilizó para decorar sus templos.

El deporte no se queda atrás, pues la Copa de la FIFA también está hecha de oro y estuvo en nuestro país, gracias a la gira que está haciendo alrededor del mundo.

En el mundo del cine, no podríamos olvidar el famoso vestido que usó Marilyn Monroe en “Los caballeros las prefieren rubias”. Fue diseñado por William Travilla y este año ha servido de inspiración para crear “La Barbie de los años 50’s” como un homenaje a la actriz. Es decir, el dorado siempre se ha situado como el principal protagonista de todos los tiempos.

Y, desde luego, en la historia de la moda también está presente. Marcado por las grandes guerras, el siglo pasado lo vio desaparecer de las casas de moda, pero al comenzar la posguerra reapareció y la nostalgia de tiempos mejores copó de glamour los años cincuenta. Christian Dior implantó su new look y el gusto por el lujo y el exceso, a través de sus trajes de chaqueta y falda pegados al cuerpo. Chanel también marcó su regreso con trajes llenos de femineidad y sus conocidas carteras con cadenas doradas. Más tarde, íconos del rock y del cine, como Elvis Presley y James Dean, cambiaron el rumbo de la moda rebelándose ante ella y dejando atrás los brillos y la elegancia. Pero luego, , el dorado volvió con fuerza en los ochentas de la mano de otras estrellas. Los raperos de esa época, Big Daddy y Kurtis Blow, lo popularizaron usando llamativos accesorios que sugerían prestigio y dinero, mucho dinero.

Diez años más tarde el oro disminuyó su protagonismo. La opulencia y la extravagancia cedieron paso al llamado minimalismo, enfocándose los diseñadores de moda en los jeans, los colores pastel y las plataformas, un estilo más relajado y hasta “andrajoso” como el que caracterizó por mucho tiempo a la modelo Kate Moss.

Pero como la historia es circular, el oro volvió a brillar. El boom del hip hop ayudó mucho. Calvin Klein lanzó sus audaces vestidos dorados, Top Shop sus mallas de ciclista metálicas, que causaron controversia por traer lo más estrafalario de la moda ochentera de regreso, y Oscar de la Renta vistió a Sandra Bullock con un deslumbrante vestido dorado para la ceremonia donde ella ganó el Oscar a mejor actriz. Ni qué decir de las pasarelas este otoño, inundadas de accesorios dorados y extravagantes. Pero Lima no es la excepción, la joyería “Carati”, ubicada en Caminos del Inca, nos trae una colección en oro repleta de elegancia pura, mientras que “Icone”, la boutique de moda en San Isidro, deslumbra con sus carteras y pañuelos dorados. Por otro lado, “Dluxe” en la Av. Los Conquistadores tiene impactantes vestidos de ese color. Para completar el atuendo, “Moda y Cía” hace brillar a las mujeres con los extravagantes brazaletes dorados que se pueden encontrar en el Jockey Plaza.

Pero tampoco hay que preocuparse en gastar demasiado, pues hay tiendas como “Do it“ en Saga Falabella y “Axxs” de Ripley que permiten elegir entre gargantillas y collares hasta aretes y accesorios para el cabello que resaltan la facha y la ponen al nivel del estilo de las divas.

Búsqueda | Mensaje | Revista