sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2117

18/Feb/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre SaludVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Informe ATEVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad “La lealtad no significa obsecuencia”, dice Luis Giampietri. El marino insiste en la homologación de salarios de militares y policías con el de los congresistas.

El Vicepresidente Disidente

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2117-giampietri-1-c.jpg

“El problema no es económico, sino ideológico”, opinó Giampietri. Enfiló sus baterías contra los técnicos del MEF.

La Semana del Infierno es la prueba más dura a la que son sometidos los infantes que aspiran integrar las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOES) de la Marina de Guerra. Durante siete días los infantes no duermen y son obligados a realizar las pruebas físicas más extenuantes. Cubiertos de arena, siempre mojados, uniendo a nado, por ejemplo, la isla San Lorenzo con la costa en plena madrugada e inmediatamente después siendo asignados a otra prueba.

“La prueba enseña al individuo que la mente es más fuerte que el cuerpo”, describe el contralmirante Luis Giampietri. “Si no tienes la convicción de que vas a sobrevivir te quedas”, explica uno de los fundadores de la escuela de FOES en 1968.

Cuarenta años después el actual primer vicepresidente de la República se encuentra sometido al estrés de una Semana del Infierno político atizado por él mismo.

Parlamentario y miembro de la Comisión de Defensa, Giampietri fue quien introdujo en el proyecto de Ley del Bono Extraordinario para militares y policías la addenda que exige homologar los salarios con el de los parlamentarios en un plazo de cinco años. La iniciativa ha puesto de cabeza a los técnicos del MEF y diez días atrás el Ejecutivo observó la ley. Los argumentos contrarios a la ley se hicieron públicos en un extenso comunicado publicado en la prensa y rubricado por el presidente Alan García y el primer ministro Javier Velásquez Quesquén. Titulado “Responsabilidad Económica Para Servir a los Más Pobres”, fue reseñado en la edición pasada (CARETAS 2116).

Pero Giampietri no está dispuesto a guardar silencio. “Lealtad es no ser obsecuente”, replica secamente el marino. Considera que el comunicado no solo está equivocado, sino que es “confrontacional”. Prefiere pensar que el Presidente ha sido inducido al error por los técnicos del MEF, donde, dispara, “hay muchos antimilitaristas”, “ideologizados”, “que han trabajado con el FMI”. Calificativos de grueso calibre contra el MEF, donde insisten que la propuesta de homologación salarial desbarata la disciplina fiscal (ver entrevista al viceministro de Hacienda, Miguel Castilla).

No cabe duda que el debate ha puesto el dedo en la llaga y la mano en las billeteras de los uniformados.

Giampietri tiene una impresionante foja de servicios en la Armada. Calcula que le han disparado a matar por lo menos 20 veces a lo largo de su carrera militar. Fue comando en la Operación Verde Mar anticoca durante el gobierno de Fernando Belaunde, en 1980 y fue el oficial de más antigüedad durante las primeras horas del sangriento debelamiento del motín senderista en El Frontón, en 1986.

Entonces vio la muerte de cerca, pero nunca su vida estuvo tan expuesta –lamenta– como durante los 126 días de rehén del MRTA en la residencia del embajador de Japón en 1996. De ese otro infierno salió con vida gracias a la presencia de un diminuto micrófono escondido en una guitarra al que el almirante “cantaba” al exterior los movimientos de sus captores. Se trató de la clave del éxito de la Operación Chavín de Huantar, que rescató con vida a 71 rehenes.

Fue jefe de la zona de emergencia del Centro en 1993 y ascendió a Jefe de Estado Mayor de la Armada antes de pasar a retiro. Sin embargo, su sueldo de jubilación fue apenas de S/. 1,400, deducido en base a un sueldo mínimo de apenas S/. 0.075. Y ahora no parece dispuesto a dar su brazo a torcer. Dice que obedece a un criterio de conciencia. Presidió la comisión de Defensa del Plan de Gobierno del APRA en 2006 y una de las promesas fue la homologación de los salarios de los policías y militares con el de los congresistas. Dice “estar dispuesto a sacrificar el Bono Extraordinario por una solución estructural de los salarios”. El concepto clave es sinceramiento salarial. Es decir, la incorporación de las múltiples asignaciones no pensionables que reciben militares y policías en una planilla única. Por cierto, defiende la “cédula viva” vigente aún en el régimen de pensiones de los estamentos armados, y que reproduce los incrementos salariales a los efectivos en actividad al universo pensionista.

Trascendió que el gobierno anunciará un Bono Extraordinario para militares y policías de S/. 1,000 para el personal subalterno y S/. 700 para la oficialidad, por única vez, y no pensionable. Los desembolsos priorizarán al personal que haya resultado lisiado y a los deudos de militares y policías caídos en funciones.

El primer vicepresidente de la República está inmerso en las procelosas aguas de la política como un buzo de profundidad que gana terreno lenta e inexorablemente, haciendo públicas sus opiniones de manera calculada. Giampietri no es ningún neófito en política. Su cercanía a Alex Kouri, chalaco como él, es estrecha. Su admiración hacia Alberto Fujimori, pública.

Fue convocado por AGP al cargo de primer vicepresidente para reforzar la idea de seguridad y orden interno, recuerda. Pero no le queda claro si sus opiniones son valoradas. Sus responsabilidades en Palacio son básicamente protocolares: organizar el Foro de APEC, presidir la delegación peruana a China para la suscripción del TLC, atender a ilustres visitantes como el hermano del Emperador del Japón y su esposa en Lima y, por cierto, reemplazar al Presidente de la República las pocas veces que se ausenta del país. Por cierto, tiene enemigos jurados, y el juicio de El Frontón pende como una espada de Damocles sobre su cabeza, 25 años después.

Vive en una hermosa casona en La Punta que compró y restauró siendo contralmirante. Lo hizo con los ingresos de actividades privadas a las que se dedicó paralelamente a la actividad militar: inspecciones submarinas para seguros y clasificación de embarcaciones. “Yo puse la primera torre de Belco en el zócalo continental”, recuerda, “y me pagaron bien”. Lo hizo sacrificando vida familiar, dice, los sábados y domingos. Asegura que no pretende permanecer en la política culminado este gobierno, pero parece evidente que en las últimas semanas puede haber capitalizado buena parte del voto militar y policial. El electorado castrense no es suficiente para ganar una elección, pero es más que suficiente para conquistar una curul.


El Bono


Al cierre de la presente edición era inminente el anuncio gubernamental del Bono Extraordinario para militares y policías. Trascendió que se daría alrededor de S/. 1,000 para el personal subalterno y S/. 700 a los oficiales, por única vez, y no pensionable. Se estima que la bonificación aplacará el anunciado paro policial convocado para el 5 de abril. El gobierno ratificará su compromiso de buscar una solución integral a la problemática salarial y pensionable de los institutos castrenses. Se regresará sobre los pasos de Allan Wagner en Defensa durante este gobierno, y las conclusiones de la Comisión Multisectorial al final del gobierno de Alejandro Toledo. El manejo político en las últimas semanas del problema fue, según un mordaz oficial de alta graduación que solicitó anonimato, como pretender matar una mosca con un cañón: demasiado estruendo para una solución muy pequeña.

Encuentros y Desencuentros


Luis Giampietri no es el primer vicepresidente en chocar con el Presidente de la República.

- Raúl Diez Canseco fue primer vicepresidente y ministro de Comercio Exterior durante el gobierno de Alejandro Toledo, pero renunció en 2004 debido a un escándalo amoroso con Luciana de la Fuente. Lo reemplazó David Waisman, eventualmente acusado por Perú Posible de complotar contra Toledo, tan suelta era su lengua.

- Más significativo, Máximo San Román, electo vicepresidente de Alberto Fujimori, rechazó el denominado autogolpe de Alberto Fujimori del 5 de abril de 1992. La disuelta Cámara de Senadores y el Colegio de Abogados de Lima lo declaró Presidente Constitucional, cargo que San Román no pudo ejercer.

- Edgardo Seoane, vicepresidente de la República durante la primera presidencia de Fernando Belaunde Terry. En 1967, siendo Primer Ministro se opuso a drástica devaluación de la moneda, y luego censuraría al contrato suscrito con la IPC, encabezando la escisión en el partido Acción Popular. El golpe de Velasco Alvarado llegaría pocas semanas después.

- Rafael Larco Herrera, vicepresidente de la República de Manuel Prado Ugarteche (1934-1945). “Era mayo de 1942 y Prado se ausentó 30 días del Perú, pero logró que su vicepresidente nunca llegara a asumir el cargo. Los detalles de la intriga que afectó al excéntrico millonario los cuenta Prado en sus memorias” (CARETAS 1159).

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Actualidad
Tremendo Juez
El Vicepresidente Disidente

Búsqueda | Mensaje | Revista