jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2117

18/Feb/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre SaludVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Informe ATEVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Fútbol Efraín Trelles, el historiador del fútbol, será corresponsal de Caretas en Sudáfrica. Mientras tanto desglosa el deporte rey de aquí, de allá y de acuyá.

De Cara al Gol

3 imágenes disponibles FOTOS 

2117-fifa-1-c.jpg

Estadio Nacional en obras: perfecto para hablar de las ruinas del fútbol peruano y de la fiesta mundialista.

¡Grital gol! –ordena Ch. Vargas, el fotógrafo, y Trelles, Efraín obedece. Pero se atraganta. Las hojas de coca se lo impiden. Sin decir nada, baja casi corriendo los escalones de un derruido Estadio Nacional para hacer un pago en la cancha antes verde, ahora tierra.

–¿Llevarás las hojas el mundial?
–No dejan. No se puede. Ni mate. Pero tengo una historia al respecto. Atenas 2004, Juegos Olímpicos. Llego en pleno verano (aquí era invierno) y lo primero que hago es ir al Partenón y mientras subo, carajo siento que me falta, meto la mano al bolsillo de atrás de mi chaleco y allí habían 3, 4 hojas, escondidas y resecas. No usaba el chaleco desde el verano limeño. Las agarré y en nombre del Tahuantinsuyo, ohhhhhhh Partenón, vengo a saludarte, que los Apus, que mi humilde ofrenda y ¡zan! me las pongo en la boca y la hoja me devolvió un intenso chorro de 15 segundos y nada más. Es bien pícara la hoja.

–¿Por qué la consumes?
–Porque me hace sentir bien. Una vez me preguntaron si me sentía más peruano por hacer eso y me pareció tontísimo. Simplemente me hace sentir bien. Me ayuda a concentrarme. Es un gran energizante. Un día vinieron a mostrarme un estudio que decía que la hoja no sirve para nada. ¿No? A ver, pregúntale a mi mujer si dice lo mismo.

Trelles, Efraín mira el horizonte y el sol achina sus ojos. Es momento de una clase de historia:

–El Estadio Nacional tuvo su última gran remodelación en 1952, cuando gobernaba el general Odría. El 2002 se cumplieron 50 años y por azar se programó un “U”- Bolognesi. Me tocó estar en el estadio y al bajar me encontré un arreglo floral firmado por la Unión Nacional Odriísta (UNO). Se leía: “Nunca te olvidaremos”, escrito con plumón y bañado en lágrimas. Creo que esas flores pobretonas y ese cartel borroneado es todo lo único que queda del poder

Y estableciendo un lazo entre el estadio en ruinas y su remodelación como símbolo de poder, Trelles, Efraín continúa:

–Recuerdo que el 2005, antes del Mundial, estábamos visitando el estadio de Berlín. Estábamos en la Zona Vip y nuestro guía comentó: El de allá es el palco de Hitler. No pueden visitarlo. ¿Por qué? Si venimos de tan lejos. Bueno, pueden ir pero sin mi permiso. Yo nunca autoricé nada. Todos los latinos subimos corriendo y cuando entramos un nauseabundo olor a vómito nos paró en seco. El guía explicó: Anoche la Federación de Fútbol hizo una fiesta. Siempre que los invitados toman demasiado suben acá y vomitan. Ese olor también es lo único que queda del poder.

Es momento de pisar la pelota y volver al fútbol.

–¿Las actuaciones de los clubes peruanos en la Copa Libertadores limpiarán la desastrosa campaña rumbo al mundial?
–Ya la embarramos. Eso no lo quita nadie. De momento el tema selección hay que dejarlo porque ha terminado un calvario. Al mismo tiempo es urgente nombrar de una vez a un entrenador porque en enero 2011 tenemos un torneo en el Perú que es preolímpico. Si juegas la final, así la pierdas ante Argentina o Brasil, ya tienes pasajes para las próximas olimpiadas. Miremos esa posibilidad. Pero debemos empezar a trabajar ya. Espero que no se demoren más en la nominación de algún técnico capaz.

–¿Algún candidato?
–Ninguno. Mi única condición es que los jugadores lo traten de usted. Empecemos por algo... Si Del Solar fue el primero que se fue del Hotel esa noche.

–Fuiste quien más lo encaró. ¿Por qué?
–Por el desmadre. Y por la reacción astuta y puñalera de decir, bueno, después de esta cagada hay gente que los odia más a ellos (Pizarro, Farfán, Acasiete y Mendoza) que a mí.

–Pero Burga ha dicho que se quita el sombrero ante Chemo.
–Lógico. Desde esa noche Burga podía estar tranquilo: ya había otro a quien pegarle. Ahora lo que necesitamos es rigor. Empecemos por alguien que los jugadores lo traten de usted y que para ganar el liderazgo no tenga que pelearse con la prensa.

–Eso nos lleva al caso Juan Reynoso.
–Bueno, tengo la impresión que puedo informar y disfrutar del fútbol sin que hable Reynoso y ninguno de sus jugadores. Muchos de mis colegas piensan diferente y lo respeto. Pero considero que su liderazgo es muy fuerte, porque el jugador se siente protegido frente a la prensa. Aunque es verdad que es un liderazgo torvo, en el fondo cobarde, porque no hace ninguna distinción. Son formas de ganar liderazgo.

–El Congreso dice que con la ley de sociedades anónimas salvará al fútbol peruano. ¿Qué dice Trelles?
–De 100 empresas que están en Indecopi por deudas, 98 son sociedades anónimas. Mientras haya bribones todo será igual. No se trata solo de tener una deuda con la SUNAT. Debemos instalar la cultura de hacer las cosas bien.

–No es una ley salvadora, entonces.
–Bueno, desanima al malandrito. Pero por otro lado, no es obligatoria. Además, ¿quién bajó? Bolognesi, que es un modelo de sociedad anónima. Lo importante es la transparencia. Hay mucho dinero en el fútbol peruano y todo debe rodar sobre la cancha.

–Finalmente, ¿cómo recuerda al Veco?
–Una vez le escuché una frase a Ramón Mifflin sobre Pelé: “Está para prenderle una velita. Mientras juegue Pelé, nosotros jugaremos”.

–¿Iluminaba?
–También incomodaba. Somos una tribu brava. Pero hasta sus críticos esperaban el Show del Veco para salir de dudas. (Juan Carlos Mendez)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista