martes 21 de noviembre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2116

11/Feb/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre CajamarcaVER
Acceso libre Real PlazaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Internet La campaña a todo pulgar de los virtuales candidatos.

Pescando Votos Con la Red

7 imágenes disponibles FOTOS 

2116-politicos-1-c.jpg

El BB de PPK. Kuczynski, blackberry en mano, se precia de su llegada con el electorado más joven.

Lourdes pregunta en Facebook. PPK interactúa en Twitter. Siguiendo el ejemplo de Barack Obama y, en menor medida, de José Luis Rodríguez Zapatero y Marco Enríquez Ominami, la campaña se pliega al proselitismo vía redes sociales. Pero del dedo que hace clic al dedo entintado hay un trecho. ¿Pueden nuestros candidatos resumir propuestas en 140 caracteres? ¿Sobra espacio? ¿Alguien las leerá?

La promesa de democracia online es precisamente eso: el sueño de una línea directa entre las propuestas del candidato y las demandas del electorado. Pero hasta ahora la experiencia se asemeja más a un teléfono malogrado. Porque si un político medianamente hábil puede torear preguntones profesionales –léase periodistas– ¿por qué no podría esquivar ciudadanos indignados? La libertad en Twitter es innegable: el elector pregunta lo que quiere y el candidato responde lo que se le antoja. La información abunda, es veloz y gratis. Pero rara vez informa1. Un ‘mudo’ ya demostró que se puede puntear las encuestas sin hablar ni teclear. Mientras el usuario @KeikoFujimori cuenta que “Kaori Marcela conocerá hoy al mediodía a su abuelito Alberto”, sus opositores arman No a Keiko en Facebook (“no es un espacio de debate”, advierten). No hay diálogo discrepante. Los disidentes se ignoran o se expulsan con un clic. Cada grupo solo convence a la portátil digital de ya convencidos. El fenómeno responde a lo que Nicholas Negroponte, del MIT, llamó The Daily Me: el hábito de buscar información que justifique nuestros prejuicios en vez de cuestionarlos.

2116-politicos-8-c.jpg

Los más jóvenes nativos digitales votarán por primera vez. Se habla de acercamientos entre el equipo de Luis Castañeda y AgenciaA1Perú, así como conversaciones entre el APRA y empresas web como Inqba o Inventarte.

Sin embargo, la promesa de diálogo horizontal satisface ambos extremos. La clase política se sube a la ola del verano, gana fácil exposición mediática y presenta cifras a sus financistas (Lourdes y PPK superan los 5 mil ‘amigos’ en Facebook). Los ciudadanos desfogan su necesaria indignación twitteando desde la playa sin obtener respuestas, hablándoles de igual a igual a quienes, finalmente, aspiran a ser sus empleados. El léxico antipolítico no es casual: la soñada ‘línea directa’ con el candidato ofrece sortear partidos e instituciones, léanse obstáculos.

Maite Vizcarra, experta en Tecnología y Comunicaciones por la Universidad Autónoma de Barcelona, menciona dos problemas más: el difícil acceso a los políticos y la nula transparencia (Obama tuvo que admitir que no manejaba su Twitter). Vizcarra –quien prepara un libro en coautoría al respecto– sostiene que el proceso debería evolucionar hacia las entrevistas personalizadas y las recaudaciones vía telefonía celular. Veremos si el electorado conectado hace ese clic. (Carlos Cabanillas)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista