viernes 22 de febrero de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2112

14/Ene/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Informe LimaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Stanley Vega traza derrotero poético desde particular voz.

Vaivenes sutiles

2112-culturales-11-c.jpg

Stanley Vega: "Danza finita". Lima, Hipocampo Editores, 2009. 54 pp.

Quizá la danza como baile poco tenga que ver con las direcciones que propone el tercer libro del poeta Stanley Vega. Al parecer, lo que busca sugerir el título Danza finita es la mudanza o movimiento constante que se registra desde los primeros versos del poemario: un punto de partida motivado por la belleza poética y el deseo erótico. Y es más que probable que “finita” se refiera diminutivamente a lo delicado y sutil, y no tanto a aquello que tiene –con el peso de lo obvio– fin, término o límite.

Con tales coordenadas que superan los bordes de lo humano, el lector tendrá la oportunidad de explorar la dimensión de un espacio cambiante. Los poemas forjados en este ámbito de partidas y llegadas –en el que la imagen límpida y la revelación súbita, trabajadas con una ironía que no busca efectismos sino la sobriedad y la trascendencia ante lo trivial y lo efímero– consiguen demostrar que lo evidente es una trampa (más) de la realidad. El poeta traza así un derrotero de epicúrea salvación.

En el ir y venir del protagonista como individuo o suma de sujetos, Vega urde versos cortos muy bien afilados, incluso pulidos con devoto y apasionado oficio para captar un mundo en fuga, que late y emociona en su fragmentada diversidad. Lírico, delirante y aforístico, el poeta, asimismo, irradia en 42 breves poemas una voz templada que sentencia, afirma y envuelve con acertada –y asertiva– precisión, sin sucumbir a la retórica tentación del registro ramplón o el manido recurso del cultismo académico. (Por José Donayre Hoefken)

Búsqueda | Mensaje | Revista