jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2101

22/Oct/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre PremiosVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre OdebrechtVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La nueva gurú de la autoayuda aterriza brevemente en Lima.

Isha Jud: Volar, no Caminar

2 imágenes disponibles FOTOS 

2101-VOLAR-01-c

Sistema Sexy. Vistiendo Louis Vuitton, Isha es un referente de superación y elegancia en su rubro.

De pie ante miles de presidiarios mexicanos, Isha lanza esta pregunta: “¿Cuál es la diferencia entre ustedes y yo? La respuesta es: No hay ninguna. Somos iguales. Las únicas diferencias son las decisiones que cada uno ha tomado en su vida”. Todos la escuchan en silencio. Isha Judd es australiana y hace una década comenzó un camino que la ha convertido en una de las nuevas voces más relevantes de la autoayuda. Decidió radicar en Uruguay, donde tiene un centro para retiros espirituales en Costa Azul, luego de visitar Venezuela y enamorarse de Latinoamérica. Posee otro en Manzanillo, México. Nació en Melbourne, y como tantos otros gurúes ostenta en su currículo un periodo de traumático descenso personal. En ella ocurrió a los 28 años, cuando perdió seres queridos y la vida la golpeó con crudeza. Nunca se casó, nunca tuvo hijos. En lugar de eso tiene 40 maestros entrenados por ella misma, cinco libros escritos y una vida exitosa de conferencista. Estará en Lima el 6 y 7 de noviembre presentando su nuevo trabajo, ¿Por Qué Caminar Si Puedes Volar? (www.isha.com), que ahora también es una película.

¿La literatura de autoayuda australiana está de moda? ¿Qué similitudes hay entre tu trabajo y el de tu compatriota Rhonda Byrne, la autora de “El Secreto”?
Pareciera que en Australia nos hace falta mucha ayuda, ¿verdad? (Risas). Es interesante porque una de las escritoras de El Secreto, Marci Shimoff, se me acercó por unas consultas para un libro llamado El Amor Porque Sí (Love For No Reason). En último lugar, eso es lo que todos los humanos quieren. Pero el Sistema Isha no está relacionado con El Secreto, para nada. No conozco a Rhonda Byrne.

Cuéntame la diferencia. El Secreto habla de una “Ley de la Atracción”.
El sistema Isha se trata de lo siguiente: Todos los humanos piensan que quieren algo externo para sentirse felices. Pero la verdad es que aquello que logramos externamente nunca nos alcanza, nunca es suficiente, porque estamos tratando de llenar algo interno con algo externo. Lo que necesitamos es expandir una experiencia interna de lo que yo llamo “amor-conciencia”. Cuando conseguimos esa experiencia de paz, de amor y de libertad interior, de forma natural vamos a generar aquello que querramos en nuestras vidas. Y comenzaremos a vivir en ese lugar de abundancia y plenitud.

¿Cuál de estos tres términos describe mejor lo que haces: Autoayuda, superación o espiritualidad?
Todos ellos. Lo que yo enseño es amor, así que supongo que esto encaja en el rubro de lo espiritual, pero cuando vamos desarrollando el tema, automáticamente se eleva nuestra estima y mejora nuestra vida. Esto no es un sistema de creencias sino de pasos a seguir.

Estás en México ahora.
Acabamos de abrir un nuevo centro, estamos haciendo mucho trabajo social gratuito. Y estamos dando charlas al interior de las prisiones. Estuvimos en el Reclusorio Oriente, que es el reclusorio más grande de México, con 10,000 internos. Más de 2 mil han aprendido directamente, que es algo que también hacemos en Argentina y Chile. Y ellos nos piden seguir yendo todos los años.

¿Das charlas entre miles de internos mexicanos? Por lo que sé mides un metro ochenta y eres muy atractiva. ¿No hubo problemas?
Eres muy dulce. No hubo problemas porque todos miden un metro cincuenta. (Risas).

Interviene su traductora: En el equipo hay varios varones que nos asisten, por eso estamos bien. Además, el silencio con que escuchan, el respeto… es muy impresionante porque incluso hay internos que dejan caer lágrimas.

En uno de tus textos en el blog Huffington Post comienzas diciendo “estuve conversando con mi perra Elizabeth…”. Y tienes textos similares que resultan muy cercanos, muy divertidos. ¿Cómo descubriste esta manera de acercarte a la gente?
¿Quieres que te presente a Elizabeth? (Risas). Por ahí que soy un poco excéntrica, pero en cuanto a métodos para llegar a la gente, la verdad que no pienso en esas cosas. Yo me presento muy real, soy cercana a la gente, y trato de que la gente lo sepa.

Parte de tu historia es que llegaste a una iluminación en un momento difícil de tu vida. ¿Cómo se llega a ella, es posible realmente?
Lo importante es expandir la conciencia. Cuando hablo de conciencia, hablo del amor incondicional y la paz que yacen en todos nosotros, ese lugar que tuvimos cuando fuimos niños. Cuando comenzamos a focalizarnos en este espacio, la conciencia comienza a expandirse. Es como que todo parte desde allí. Nuestra salud mejora, vivimos el presente, decimos la verdad, no vemos solo aquello que está mal. Comenzamos a percibir a través de ojos nuevos. Por ejemplo, yo digo que la paz mundial es responsabilidad de cada persona. Eso es lo que me sucedió a mí y ahora quiero que todos lo tengan. Es como “El Súper-Súper Secreto”. (Risas).

“Paz” es una palabra que usas bastante. ¿Qué opinas del Nobel de la Paz al presidente Obama? ¿Necesitamos estos “símbolos de paz”?
Justo acabo de escribir un artículo esta semana sobre Obama y el Nobel en Huffington Post. En lugar de encontrar la paz en nosotros mismos, de ser mejores personas, buscamos qué está mal en los otros. En este artículo escribo que no me importa Obama, al menos él trata de sacar adelante el cambio. Me importa qué estamos haciendo nosotros mismos. Para mí es obvio que Obama busca la paz.

¿Das opiniones sobre temas como el aborto? Es un asunto que está sonando fuerte en el Perú.
No, yo no hago juicios de valor sobre las acciones de las personas. Yo hablo sobre el amor y la unidad y no doy opiniones políticas. Y no tengo juicios sobre cosas. Yo he hecho cosas en mi vida, cosas que me dieron los resultados que quería y otras que no. Y entiendo que a cada quien le ocurre algo propio.(Sandro Mairata)

Isha en Cinco Pasos


1. APRENDE a amarte a ti mismo incondicionalmente.

2. APRECIA a la gente que está alrededor en vez de enfocarte en lo que anda mal.

3. BUSCA momentos para estar contigo en vez de buscar distracciones.

4. DATE CUENTA que tú eres responsable de tu felicidad.

5. HABLA SIEMPRE con tu perro (Isha suele hacerlo).

Búsqueda | Mensaje | Revista