jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2101

22/Oct/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre PremiosVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre OdebrechtVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Premios De Fidel en Sierra Maestra a Yoani, la bloguera, en internet.

Cabot ’09: 50 Años de Periodismo en una Isla
(Ver Videos)

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2101-cabot-1-c.jpg
Un extraordinario encuentro se dio el miércoles 14 en la Universidad de Columbia en Nueva York. El Fidel Castro original, el osado revolucionario de barbas sin remojo, se hizo presente en ‘El hombre que inventó a Fidel’, libro de Anthony DePalma, uno de los ganadores este año del premio María Moors Cabot. El libro se refiere a Herbert Matthews, el corresponsal del New York Times que entrevistó a Castro en la Sierra Maestra en 1957, lanzándolo como figura mundial.
La otra personalidad cubana presente fue la bloguera Yoani Sánchez. El régimen castrista, mostrando señales de reuma político, le impidió viajar a recibir su mención especial. Con ello la convirtió en la estrella de la noche.

Ernesto Sábato dijo alguna vez que no hay nada más conservador que una revolución triunfante. Ahora puede añadir que, cuando esta señora pasa en la poltrona más de 50 años, los achaques de la tercera edad suelen hacerse muy torpes.

No de otra manera se puede explicar cómo las autoridades cubanas decidieron prohibir a Yoani Sánchez viajar a Nueva York para recibir la distinción del Cabot en la Universidad de Columbia.

Si Yoani Sánchez ya era una celebridad, se convirtió la semana pasada en una estrella.

Y si el exilio cubano más reaccionario necesitaba otro argumento para demostrar que, en términos de apertura, Raúl no marca diferencia alguna con Fidel, le dieron un ejemplo en bandeja.

La fuerza de Yoani Sánchez no está vinculada a un grupo de conjurados capaz de derrocar al régimen, sino a algo más peligroso, según la nomenclatura.

Sánchez, 34, filóloga de formación, se las ingenia para colgar en internet ‘Generación Y’, blog semanal que describe en términos desenfadados la vida en Cuba del ciudadano común y corriente.

(Ver blog Generación Y en www.desdecuba.com/generaciony/)

Ella es su única redactora, fotógrafa y camarógrafa, y cuando hay que quejarse lo hace con elocuencia.

(Ver videos en al final del artículo)

Sánchez explica que ella pertenece a la ‘Generación Y’ porque muchos de los cubanos que nacieron en las décadas de los 70 y 80 fueron bautizados con nombres de pila que comienzan con ‘i griega’, en imitación fonética del ruso.

Ahora, por cierto, más del 70% de la población de la isla nació después de que Fidel Castro y sus rebeldes depusieran a Fulgencio Batista el 1º de enero de 1959.

Esa mayoría no vivió, pues, la extraordinaria gesta en la que un puñado de audaces triunfó sobre las fuerzas represivas del dictador corrupto.

A las nuevas generaciones les tocó crecer en un país que, por necesidad o convicción (el tema todavía es discutible), se convirtió en un peón de la Guerra Fría, bajo los rigores y tutela de una burocracia partidaria única.

El blog ‘Generación Y’ representa, pues, a ese importante segmento de la población que se pegunta cuándo es que Cuba dejará de parecerse a la antigua Albania.

Sánchez, a su vez, encarna una revolución tecnológica y social propia del siglo XXI.

El gobierno, por cierto, también utiliza la internet para atacarla.

La llama prostituta del Pentágono y traidora, ya que ella, al entrar al colegio, lució la pañoleta de rigor y juró “morir por la revolución como el Che Guevara”.

Yoani Sánchez ha respondido con una foto suya de escolar con pañoleta, añadiendo que también se vio obligada a pasar por el juramento de su hijo Teo.

Allí el problema fue que el niño perfiló un puchero en vez de jurar. Diálogo: –¿Qué pasa, Teo?

–Es que no quiero morir...

–Jura, nomás, que no te va a pasar nada y nos quitaremos un problema de encima.

El estilo, humor y personalidad de esta atractiva mujer son un clavo para el régimen, y no sabe cómo sacárselo. Los blogs inevitablemente aumentarán en la isla.

Barbas De Ayer

¿Los premios Moors Cabot están destinados a atacar al régimen castrista? ¿Columbia está plagada de gusanos?

La propaganda oficial de Cuba va en esa dirección.

Sin embargo, otro premio, el otorgado a Anthony DePalma del New York Times, da una idea de la madurez y equilibrio con que la mejor prensa norteamericana evalúa la historia de Cuba y la trayectoria de su revolución.

DePalma publicó en el 2006 su libro ‘El hombre que inventó a Fidel’. El título es algo equívoco, pero la obra documenta en profundidad el periplo al final ingrato de Herbert L. Matthews, el corresponsal que en 1957 entrevistó a Fidel Castro en Sierra Maestra burlando el cerco de las tropas de Batista.

La entrevista, publicada en primera plana del New York Times, dio celebridad instantánea a los barbados rebeldes, y tanto Fidel como el Che resultaron sugestivos en los propios Estados Unidos.

Herbert Matthews, cuya carrera lo había llevado previamente a cubrir la invasión fascista de Etiopía y la guerra civil de España, quedó prendado de su personaje, el Fidel de la Sierra.

Visitó Cuba varias veces después y su cobertura reflejó una simpatía que comenzó a ser cuestionada en su propio diario.

El New York Times es como el Vaticano y DePalma identifica con nombre a los cardenales que discrepaban alrededor del tema cubano.

John Oaks, el editor de la página editorial y miembro de la familia Sulzberger, propietaria del emporio, defendió a Matthews, pero otros se distanciaron.

A medida que se fue acentuando el conflicto, y cuando la URSS emplazó misiles en Cuba en 1962, la corriente que identificaba a la revolución cubana como una operación soviética al estilo de Europa del Este se terminó de acentuar.

A Matthews lo empezaron a llamar “el propagandista favorito de Fidel Castro”.

Pero Matthews insistió en su posición y en la biografía de Fidel Castro, que publicó en 1969, escribió:

“El comunismo no fue la causa de la revolución cubana, sino un resultado”.

DePalma, a su vez un experimentado corresponsal del Times, escribió el libro después de haber sido comisionado para preparar el obituario de Fidel.

El trabajo fue algo prematuro, pero valioso.

Yoani Sánchez en la Oficina de Inmigración y Extranjería de Cuba,
el lunes 12 de Octubre

Mensaje de Yoani Sánchez a ceremonia de premios María Moors Cabot
en la Universidad de Columbia.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista