sábado 19 de agosto de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2096

17/Set/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre TransportesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Urbanismo Ante impotencia del INC, edificio irrumpió en ámbito de histórica Casa Dasso de Barranco con venia del Poder Judicial y comuna distrital.

Estropicio Monumental

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2096-dasso-1-c.jpg

El edificio de carácter estalinista ha terminado por encajonar la Casa Dasso, rompiendo además con la armonía de la zona urbano-monumental de la alameda Sáenz Peña.

¿Qué es lo que viene pasando con los principios urbanísticos en la capital? Parámetros y normas de zonificación violadas, inmobiliarias que atropellan en varios distritos, destruyendo precisamente los encantos suburbanos o tradicionales que pretenden explotar (CARETAS 2094).

El último estropicio lo ha impuesto el Poder Judicial en el predio de la Casa Dasso de Barranco, declarada Monumento Histórico por el Instituto Nacional de Cultura en el año 1987, permitiendo la construcción de un edificio que viola la Ley de Protección al Patrimonio Cultural de la Nación.

El histórico inmueble de la Av. Sáenz Peña es parte integral del encanto de Barranco desde 1917, con inspiradora combinación de balcón y malecón sobre el mar. Respondía a un estilo de arquitectura ecléctica, acompañada por las casas neo-góticas, neo-clásicas y neo-coloniales de la alameda, “constituyendo una zona urbano-monumental”, explica el arquitecto José Rodríguez. Pero hoy se yergue sobre lo que era el jardín de 600 metros cuadrados, un edificio de nueve pisos.

La dueña, Pilar Díaz Ufano Schultz, decidió independizar el terreno para construir un edificio. Al cortar esa unidad ha destrozado el espacio.

“Pero la Ley de Protección al Patrimonio establece que el monumento es casa y entorno”, indica Rodríguez. Además, el artículo 20 de la ley especifica que no se puede “desmembrar partes integrantes de un bien mueble o inmueble integrante del patrimonio cultural de la nación”.

El INC se opuso a la venta y la propietaria acudió al Poder Judicial. Inesperadamente, éste le dio la razón, ordenando la subdivisión del inmueble y dando pase al edificio.

Lo que también extraña es la postura del alcalde de Barranco, Antonio Mezarina. “La última zonificación aprobada en 2007 dice que las construcciones pueden tener hasta 14 metros de altura (cinco pisos)”, prosigue Rodríguez. Pero los 9 pisos del edificio suman más de 27 metros y el municipio está cruzado de brazos.

“Afirman que no tenía licencia de construcción, pero que no podían hacer nada porque el Poder Judicial lo autorizó”, señala Warmolt Lameris, arquitecto holandés quien, con Rodríguez y los colegas barranquinos Teodoro Boza, Miguel Ángel Barrientos y Teresa Montoya, protestan para preservar el rostro del distrito.

“Pero el municipio no quiere dar el expediente. Solo indica que cuando se culmine la construcción la multarán de ser necesario”, expresa Rodríguez. En la zona todas las casas venían cumpliendo con la zonificación, salvo por un edificio que data de los años 70, un lunar producto del Velascato.

“Ese edificio nos enseñó a no volver a permitir eso en la Zona Monumental”, explica Barrientos. Y tras la extraña decisión del Poder Judicial, al menos resta hacer cumplir la zonificación correspondiente. Como dice el dicho futbolero, la casa se respeta. Más aún si es la Casa Dasso. (Thor Morante)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista