martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2088

23/Jul/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre ViájateVER
Acceso libre LANVER
Acceso libre Ron CartavioVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política Conferencia de prensa del nacionalismo terminó en arengas a Néstor Cerpa.

El MRTA en el Congreso

2088-mrta-1-c.jpg

Mayorga dijo pecar de buena fe.

A las desafortunadas declaraciones de Ollanta Humala en Madrid se sumó el incidente del martes 21 en el Congreso, cuando una conferencia de prensa convocada por el nacionalista Víctor Mayorga terminó en arengas emerretistas. Luis Villar y Luis Otivo, dirigentes de Patria Libre, calificaron a Néstor Cerpa Cartolini, el fallecido líder del MRTA que dirigió la toma de la embajada de Japón, como “dirigente histórico” y “compañero”. Villar pasó 16 años en prisión y tendría actualmente una requisitoria policial. Mayorga detuvo la rueda de prensa ante los excesos de los dirigentes, pero el daño había sido hecho. En comunicado posterior, método al que el humalismo ha debido recurrir varias veces en estos días, Mayorga aclaró que el único fin de la conferencia fue “denunciar la supuesta persecución política a algunos dirigentes sociales que se presentaron como integrantes de las Casas de Amistad Perú-Cuba”. Mayorga sostuvo que el pedido fue del ex congresista Gustavo Espinoza. “Por ello Mayorga se ve en la obligación de hacer una aclaración categórica y un deslinde frontal con las versiones expresadas por dichos dirigentes y reitera su firme compromiso con la democracia, los ideales de su partido y con las justas reivindicaciones sociales, y a la vez ratifica su enérgico rechazo a lógicas violentistas y de cualquier otra índole que afecten la soberanía y el Estado de derecho”. Ese incidente y los conceptos que Humala virtió sobre los grupos terroristas en la capital española confirman, en el mejor de los casos, que al Partido Nacionalista le cuesta todavía salir del sancochado ideológico.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista