miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2088

23/Jul/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre ViájateVER
Acceso libre LANVER
Acceso libre Ron CartavioVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Internacional El secretario general de la OEA responde sobre el disparadero de la crisis hondureña, Hugo Chávez y su candidatura a la reelección.

Insulza en el Incendio

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2088-honduras-1-c.jpg

A pesar de los desórdenes, Insulza considera “insólita” la posibilidad de una guerra civil.

El ex Canciller de Chile, José Miguel Insulza, tiene sus oficinas en el edificio de la calle ‘F’ en Washington DC, a solo tres cuadras de la Casa Blanca. Durante la entrevista atendió la llamada del presidente de Costa Rica, Óscar Arias. El día anterior, el mediador de la crisis hondureña dio al gobierno de facto de Honduras 72 horas para responder a una propuesta consensuada con los gobiernos latinoamericanos: el regreso del presidente Manuel Zelaya, un gobierno de unidad nacional, el adelanto de las elecciones, el seguimiento a cargo de una comisión internacional, el no tratamiento de temas constitucionales durante ese periodo y la amnistía.

Insulza y Arias confían en que los golpistas entrarán en razón ante la presión internacional y evitarán que la sangre llegue al río en un país donde hay una arma legal por cada 33 habitantes. No faltan quienes le exigen al Secretario General la misma mano dura con Hugo Chávez y sus aliados del ALBA. Lejos de amilanarse, Insulza aprovecha el momento para lanzar su reelección al máximo organismo continental.

–Manuel Zelaya ha llamado a la insurrección civil y anunció su regreso a Honduras tras el fracaso de la mediación del presidente Oscar Arias de Costa Rica.
–Zelaya garantiza un gobierno de unidad nacional, que no habrá discusión constitucional, elecciones supervisadas por el exterior bajo el control del Tribunal Electoral y la amnistía. Pero el gobierno de facto rechazó la propuesta. Eso naturalmente provoca problemas en Honduras porque hay una movilización constante.

–Arias ha mencionado el peligro de una guerra civil.
–No estoy seguro que podamos hablar de guerra civil. Es el único país junto con Costa Rica que no estuvo envuelto en las guerras de Centroamérica. Aunque hay una sociedad profundamente dividida, un derramamiento de sangre sería muy insólito. Yo espero que esta gente recapacite. Están un poco obcecados.

–Hay quienes critican que se haya dado un ultimátum de 72 horas a Honduras antes que quedara fuera de la OEA.
–El ultimátum lo dio el pleno de la Asamblea. Fue una transacción entre los que querían suspender de inmediato a Honduras y los que querían seguir a la letra la Carta Democrática Interamericana pidiéndole al Secretario General que hiciera las gestiones para que ellos depusieran su actitud. No fue una decisión arbitraria mía. No hay un solo país del mundo que se haya solidarizado con el régimen de facto del señor Micheletti. Todos reconocen al gobierno del presidente Zelaya.

–¿Cuál es el futuro de las relaciones de la OEA con Honduras? En noviembre hay elecciones.
–No vamos a monitorear esas elecciones a menos que haya un cambio en la situación. Lo más probable es que haya un acuerdo en la OEA para no reconocer al gobierno que nazca de esas elecciones por el hecho de su origen. A los gobiernos les interesa que esto no se legitime como una forma de actuar. A cinco meses de la elección se bota un presidente y se dice ‘esto no fue un golpe de Estado porque vamos a hacer elecciones’. Honduras está suspendida y seguirá suspendida hasta que no haya democracia.

–¿Qué responde a quienes le acusan de aplicar ejecutivamente la Carta Democrática mientras trata al régimen de Hugo Chávez con guantes blancos?
–No hay que olvidar que la representación ante la OEA la tienen los poderes ejecutivos de los países. La Carta Democrática Interamericana defiende de forma más clara los atentados contra los gobiernos que las acciones de los gobiernos.

–El presidente Chávez le ha dado al alcalde de Caracas, Antonio Lezama, un golpe de Estado. ¿Nos cruzamos de brazos?
–Un momento, si usted quiere aplicar la Carta no hay golpes de Estado de un gobierno nacional contra un gobierno regional. Eso no existe.

–Pero usted sabe que al alcalde le han quitado el 93 % del presupuesto, la capacidad de recaudar fondos y crearon el cargo de jefe del Gobierno de Caracas.
–Ni en el tiempo de la guerra fría la OEA intervino en un conflicto, querámoslo o no, de carácter local.

–Los Gobernadores y Alcaldes son parte del Estado venezolano.
–El problema es que la Carta Democrática dice que quien tiene que reclamar en estos casos es otro gobierno. Me resulta maravilloso. Hay 33 gobiernos en la OEA. Basta que uno de ellos levante la mano para que el Consejo trate el tema. Todos quieren que lo haga el Secretario General. Ninguno de ellos quiere levantar la mano. Si alguno de los gobiernos de Latinoamérica está descontento con esa situación, que levante la mano y lo diga. Todo el problema de Venezuela nace el día que la oposición decidió no ir a la elección y le regaló el Congreso completo a las fuerzas del presidente Chávez en el 2005. El Ejecutivo constitucionalmente elegido le manda una ley al Congreso constitucionalmente elegido y autorizan esos recortes. A mí me puede parecer mal o me puede parecer bien. Lo que no me parece es que yo pueda intervenir.

–Pero usted propuso reglamentar la Carta Democrática para que no solo los Poderes Ejecutivos puedan pedir la intervención de la OEA. ¿Ha cambiado de opinión?
–Propuse que cualquiera de los poderes del Estado consagrados en la Constitución de cada país pudiera acudir a la Carta Democrática cuando consideraran amenazada la estructura institucional del país.

–¿Que pasó con sus propuestas?
–En su momento no tuvieron demasiada acogida. Terminado el tema de Honduras llegarán las lecciones sobre este asunto. Allí veremos.

–A propósito de intervencionismo, el presidente Evo Morales se la pasa hablando del Perú y su presidente.
–Este tema me ha dejado un poco perplejo. Nadie en la región esperaría un conflicto entre países tradicionalmente aliados y hermanos. Le he pedido al Presidente que se baje la retórica.

–¿Ha visto el video del gobierno de Colombia que demostraría que las FARC colaboraron económicamente con la campaña del presidente Rafael Correa?
–Lo he visto. Voy hacer unos comentarios al gobierno de Colombia y pedir algunas informaciones complementarias. Hay unas declaraciones del señor Jorge Briceño (a) Mono Jojoy, es una parte de la lectura de este señor, lo que se dice es bastante claro pero yo quisiera ver el conjunto. A menos que los dos países me lo pidan no voy hacer nada con el video. Sobre este tema las normas son muy claras. Es un asunto bilateral.

–Pero hay un mandato del Consejo Permanente de la OEA sobre el conflicto Ecuador-Colombia
–En ese sentido si yo estimo necesario hacer alguna gestión, la voy a hacer. No es que no vaya a hacer nada. Efectivamente, tenemos mandato. Corrijo lo anterior. Si considero que esto tiene que ver con el mandato que tengo vamos a tomar alguna decisión.

–¿Va a la reelección?
–Sí. Pero esto no tiene nada que ver con mi conducta en la crisis. Algunos dicen que hago estas cosas porque voy a la reelección. Probablemente convendría más estar sentado en mi casa tratando de pasar lo más desapercibido posible.

–Hay quienes argumentan que este trato amable con el presidente Chávez es porque busca el voto de los países del ALBA y de los caribeños.
–Me parece insólito. Eso lo dicen quienes no conocen nada del Caribe. Los votos del Caribe los tuve en la elección anterior porque yo trabajé el Caribe.

–¿Y los del ALBA?
–En cuanto al presidente Chávez y los países del ALBA, yo los trato como a cualquier otro. Ahora la OEA es igual para todos. Antes era más igual para unos que para otros. Va a seguir siendo así porque yo no quiero que nadie se vaya de la OEA. A César Gaviria la década anterior le toco más fácil. Todavía había un consenso ideológico en la región.

–La congresista Ilena Ross-Lethinen presentó una propuesta de ley para que EEUU retire de su presupuesto el monto que le asigna a la OEA.
–En los tres años anteriores ha pedido que los recursos vayan a financiar proyectos contra la droga y el terrorismo. Este año hay un pequeño cambio. Ha pedido que vayan a financiar proyectos a favor de la democracia.

–No cree en la OEA.
–No cree en esta OEA. Tiene sus convicciones. Es una parlamentaria de origen cubano muy representativa del sector más duro del exilio. Es congresista de un país democrático y tiene derecho a presentar las enmiendas que quiera a su presupuesto. (Entrevista desde Washington: Guillermo Gonzales Arica (*)

-------------
(*) Director de Buen Gobierno
(www.buengobierno.com.pe)

Búsqueda | Mensaje | Revista