martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2079

21/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre TelevisiónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Seguridad Mercado internacional de armamento pesado se instala en el Pentagonito. Novedades y ofertas bomba.

Plaza de Armas

6 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2079-armas-1-c.jpg

El poderoso tanque polaco PT-91 será la estrella de la feria de armas. El gobierno de Polonia ha ofrecido vender un lote de estos vehículos al Perú. El público podrá apreciarlo entre el jueves 21 y el domingo 24.

El ‘Pentagonito’, en San Borja, se ha convertido en un gigantesco bazar de armas tras la inauguración, a cargo del presidente Alan García este miércoles 20, del “Segundo Salón Internacional de Tecnología para la Defensa y Prevención de Desastres Naturales” (Sitdef).

Unas 90 empresas vendedoras de material bélico de todo el mundo participan en esta singular “feria de armas”, la más importante llevada a cabo en el país en los últimos años, según el comandante en jefe del Ejército, general Otto Guibovich, uno de los organizadores.

César Cruz Tantaleán, corresponsal en el Perú de la revista inglesa Jane’s Defense Weekly y uno de los expositores del certamen, dijo a CARETAS que la feria apunta a que el grueso del personal militar peruano pueda conocer y aprender de la tecnología de punta de otros países.

La decisión de abrir la exposición al público, según Cruz, permitiría a la gente comparar nuestras viejas armas con equipos de última generación, una manera efectiva de sensibilizar a la población sobre las grandes carencias en materia de defensa de nuestras Fuerzas Armadas.

También es la oportunidad de hacer negocios. Delegaciones militares de todo el Continente llegarán para tomar nota de las últimas “ofertas” y probablemente se cierren algunos tratos.

Las compañías expositoras provienen de Francia, Polonia, Rusia, Ucrania, Serbia, Bulgaria, Alemania, España, Israel, Estados Unidos, Bulgaria, India, China, Canadá y Colombia.

La presentación del tanque polaco PT-91 ha despertado gran expectativa en las Fuerzas Armadas. El pesado vehículo opera sin ser detectado por los sensores técnicos de unidades rivales y posee un poderoso cañón calibre 125 mm, además de una ametralladora de 12.7 mm. El cónsul de Polonia, Peter Navrotsky, ofreció al Perú la posibilidad de fabricar en consorcio dicho tanque como una alternativa para enfrentar a la flota de tanques alemanes ‘Leopard 2’ adquiridos por Chile en el 2005. Su oferta es de US$ 1 millón por cada tanque polaco PT-91 puesto en el puerto del Callao.

El Ejército planea comprar unos 80 nuevos tanques para reemplazar a los 50 T-55 soviéticos adquiridos durante la dictadura militar de Juan Velasco, en 1974. Una alta fuente militar dijo a CARETAS que no se ha descartado la oferta polaca, aunque la primera opción la tienen los tanques rusos T-90, mucho más efectivos, pero cuyo precio unitario supera los US$ 2 millones.

Otras dos novedades son el ‘Humvee’, versión modernizada del vehículo militar ‘multipropósito’ fabricado por EE.UU. para la Guerra del Golfo, en 1991, así como el avión no tripulado ‘UAV’, diseñado para labores de reconocimiento y que vuela gracias a un sistema de pilotaje automático.

Los rusos tendrán una delegación modesta, pero mostrarán el misil antitanque Kornet, fabricado por la estatal Rosoboronexport. Por su parte la empresa israelí Rafael Advanced Defense Systems presentará el misil antitanque Spike, que no es ningún cohetón. Es considerado el arma más poderosa para hacer trizas cualquier acorazado y tiene un alcance de hasta ocho kilómetros.

El precio unitario del Kornet sería de US$ 35,000 y del Spike US$ 65,000. Trascendió que el Perú ya compró un lote de ambos misiles y ahora buscaría un segundo lote más.

LA ESCALADA ARMAMENTISTA ha vuelto a cobrar relevancia en el contexto de la presentación de la demanda peruana por los límites marítimos en el tribunal de La Haya y a la luz de las últimas compras chilenas, como el nuevo lote de cazas F-16 a Holanda (CARETAS 2077).

Gracias a la ley del cobre, Chile es el tercer país de Sudamérica con mayor presupuesto en el rubro, después de Brasil, Colombia y Venezuela. El desembolso militar chileno ascendió a US$ 4,471 millones el año pasado, lo que representa el 2.63 % del PBI nacional y el 8.5% de su presupuesto.

No sólo los países vecinos, especialmente el Perú, están preocupados por este marcado e injustificable gasto en material de guerra, sino que las voces de protesta también se han hecho sentir en Chile ahora que la crisis económica internacional ha golpeado con fuerza su economía.

El debate de los cañones o la mantequilla está flor de piel. El caso peruano no es la excepción.

El lunes último, el vicepresidente Luis Giampietri y los congresistas Jorge del Castillo (Apra), Javier Bedoya (UN) y Oswaldo Luízar (UPP) se reunieron con el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general EP Francisco Contreras, en el despacho de éste último en la av. Petit Thouars, para estudiar un informe titulado “La real situación de la logística castrense”.

El encuentro fue gestionado por Giampietri, a su vez autor del proyecto de Ley No 03058 que plantea otorgarle al fondo de Defensa el 5% del canon y las regalías que perciba el Estado por la explotación de nuevos yacimientos mineros a partir del próximo año.

“Las autoridades deben entender que la defensa es obligación de todos los peruanos y que en caso de un conflicto todos nos veremos afectados”, declaró el Vicepresidente a CARETAS.

Giampietri asegura que su propuesta permitirá incrementar el fondo del Núcleo Básico Eficaz (NBE) nada menos que en US$ 350 millones por año. El Ejecutivo creó el NBE en el 2005 y aprobó otorgarle una inversión de US$ 650 millones al 2011. El dinero se obtiene a través de operaciones de endeudamiento con el Banco de la Nación que pone como garantía al fondo de Defensa. A su vez, dicho fondo se nutre con el 20% de las regalías de los lotes 88 y 56 de Camisea.

Entre el 2005 y abril de este año, el NBE acumuló US$ 286 millones, pero el MEF sólo depositó US$ 105 millones. Esta es una de las principales quejas del sector Defensa. EL MEF no ha dicho lo contrario, pero reveló que, de esta suma, las Fuerzas Armadas sólo ejecutaron el 52%.

Giampietri afirma que los US$ 350 millones anuales se obtendrán a partir del 2015. Basa sus cifras “en base a lo recaudado hasta el momento de todo el canon y las regalías. Además, China planifica invertir US$ 7,000 millones en cuatro mineras. Nuestro cálculo es conservador”, dice.

La cifra no es una bicoca. Es poco más de lo que obtuvo Ancash el año pasado (US$ 303 millones) por el canon minero, y mucho más de lo que reciben otras regiones por el mismo concepto.

El proyecto de ley ya fue aprobado por la Comisión de Defensa, y espera su trámite en la de Economía antes de pasar al Pleno. Algunos congresistas de la bancada aprista se han mostrado a favor de la propuesta, mientras otros grupos congresales, como Unidad Nacional, aún discuten el tema.. El panorama es similar en el Ejecutivo. El premier Yehude Simon apoya a Giampietri, pero trascendió que al presidente Alan García y el titular de Economía, Luis Carranza, estarían en contra.

Lo mismo ocurre al interior del país. “No nos oponemos a la repotenciación de las Fuerzas Armadas, pero que no se toquen los recursos del canon que van a las regiones”, declaró César Acuña, presidente de la Asociación de Municipalidades del País (Ampe).

Aparentemente todos coinciden en reconocer la situación crítica de las FF. AA., pero todavía no hay un consenso nacional de cuánto es lo que debe destinarse a las arcas militares en tiempos de recesión internacional. Un serio obstáculo, además, lo constituye la corrupción. Aún está fresco el recuerdo de la década fujimorista, cuando parte del dinero destinado a la modernización militar, y otros fondos como el de la Caja de Pensiones Militar Policial, terminaron en las cuentas de miembros de la cúpula, como en el caso del propio “general victorioso”, Nicolás Hermoza Ríos.

Giampietri haría bien en explicar al Congreso y a la opinión pública qué mecanismos de control emplearon las FF.AA, una vez que los desembolsos del NBE y otros recursos empezaron a agarrar cancha. Probablemente ese sería un paso importante para lograr el anhelado consenso. (AZ)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista