martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2079

21/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre TelevisiónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Salud Uriel García le quita la mascarilla a interesada exageración de lo que diagnostica como “una gripe más”. México, el gran perjudicado.

Pandemonio Más Que Pandemia

2079-uriel-1-c.jpg

“Si el padre de la medicina social estuviera vivo, sabría que esto tiene connotaciones ocultas”.

El Dr. Uriel García Cáceres es una estrella luminosa en el Perú en cuanto al problema de las pandemias se refiere. El Dr. García Cáceres redujo impresionantemente la mortalidad de la última epidemia del cólera en el Perú comparándola con la anterior, en 1987, en África ecuatorial (Guinea Bissau). De 380,000 casos en el Perú de cólera, gracias a las “bolsitas salvadoras” y a su campaña para difundirlas tuvo un éxito apreciado mundialmente, ya que redujo la mortalidad del 18 % a menos del 1 %. Hoy tenemos en el mundo 9,242 casos verificados de infección por el virus AH1N1”, que es bastante menos del 1 % (o sea 75 casos de mortandad), para el lío mundial que se ha armado sobre esto. Sumándose a la histeria, Alex Kuori, presidente de la Región Callao, ha amenazdo con denunciar penalmente a las aerolíneas de que no entreguen declaraciones juradas con los datos de todos sus pasajeros. García responde, con calma, en el restaurante Costa Verde.

–¿Qué nos puede decir de este virus?
–Es una gripe más y la novedad es que este año ha salido de una molécula nueva cuya génesis no se sabe cómo es hasta ahora y que está demostrando tener una morbi-mortalidad muy baja.

2079-uriel-2-c.jpg

“En EE.UU. han muerto de gripe el año pasado 40,000 personas y no nos hemos conmovido. Menos aún con los niñitos peruanos muertos en las alturas...”

–¿Es una pandemia?
–Pandemia es un término difuso y confuso porque no está establecido en cuántos casos y en cuántos países puede existir para llamarlo pandemia. En ese caso todos los años existen pandemias de gripe. En Estados Unidos han muerto el año pasado más de 40,000 personas y no nos hemos conmovido y mucho menos nos hemos conmovido en el Perú con esos 16 niñitos que han muerto en las alturas del sur del Perú con la enfermedad gripal eufemísticamente llamada IRA (infección respiratoria aguda), y ahora nos aterrorizamos porque no hay una sola muerte de AH1N1, que jamás sucedió en el Perú. ¿Cómo se entiende esto? Yo le llamo a esto la epidemia del Google y de la informática, y llama la atención que en un problema de crisis mundial económica grave se dé una noticia leve (la de la actual gripe que aterra) y sacuda a la pobreza que asoma al mundo. La gripe es de todos los años, y este año no tiene por qué asustar más porque haya aparecido una nueva cepa tan mortal como otras que existen en este mismo momento y a las que nadie les da importancia, como la del IRA y los niñitos muertos en el sur del Perú. Si Rudolph Virchow, el padre de la patología y de la medicina social, estuviese vivo sabría ya que este asunto de AH1N1 tiene indudables connotaciones ocultas.

–¿No cree que esto de sembrar el terror es un andamiaje?
–Puede ser y parece ser en la medida en que estamos en la época de la informática, en donde el mundo se ha achicado y lo que ocurre en cualquier lugar del planeta que tenga un peligro de salud pública se extiende inmediatamente por el mundo entero y eso es tomado por los medios de comunicación que a su vez retroalimentan a los servicios de salud pública creando un círculo vicioso. Hace 20 años esto hubiera sido imposible. El daño económico que ha sufrido México no debe llegar a nosotros. En México ha habido 9 muertos que es mucho menos de lo que allí causa la gripe común y corriente.

–¡Pobre México!
–¡Pobre!

–¿Está usted seguro de todo lo que dice?
–Estoy seguro de mi condición de patólogo que he luchado en este país con la tentación de ejercer mi profesión en el extranjero (ya que tenía los brazos abiertos para ello) y que porfiadamente me he resistido a estos cantos de sirena para quedarme acá. Con mi gente. Porque Perú me obliga a ello.

–¿Patólogo o epidemiólogo?
–El epidemiólogo es un detective que traza el curso de la enfermedad, haciendo uso de investigación casi policial sobre los casos que se van detectando en su propagación, y el patólogo investiga todo el proceso social e individual en una enfermedad. No puede coexistir el uno sin el otro.

–¿Patólogo entonces?
–Por la gracia de Dios. (Por: José Carlos Valero de Palma)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista