sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2079

21/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre TelevisiónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Economía El 2008, la pobreza se redujo por lo menos 4% de un solo cocacho. Nuevo software llega al meollo.

La Pobreza Hizo Click

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2079-pobreza-1-c.jpg
Su trabajo pasa, casi, por debajo del radar. Quizás porque la lucha contra la pobreza es identificada con el vigor del mercado. Con la exportación de espárragos y pimientos, y no tanto, paradójicamente, con los más bravos parajes altoandinos. Pero Iván Hidalgo, presidente del programa Juntos y de la estrategia nacional Crecer, tiene su propia lectura de los números optimistas.

La próxima semana se darán a conocer los porcentajes de pobreza para el año 2008. Ya trascendió que la cifra se reducirá entre 4% y el 5% (CARETAS 2078) frente al 39% del 2007, lo que representa a más de un millón de peruanos que salieron de esa condición, y pondría al gobierno cada vez más cerca de la meta del 30% prometida para el 2011.

Sin duda, el vigoroso crecimiento de la economía nacional explicaría el notable salto social.

El año pasado, el PBI creció un récord de 10.8% y, a pesar de la evidente desaceleración, siguió creciendo en abril 3.5%, lo que sumó 90 meses de expansión ininterrumpida.

Pero, ¿la miseria es combatida sólo por el piloto automático de la economía?

Hidalgo dice que no, y defiende los aportes de la actual administración.
El peso de los programas se incrementó del 1% al 1.5% del PBI. Esto significa que de los S/.2,900 millones del 2006 se saltó a S/.6,000 millones en el 2008. Como ocurrió con otros sectores, el impulso se vio momentáneamente frenado por la “modulación” del gasto del ex titular del MEF, Luis Valdivieso.

En segundo lugar, sostiene, “ya tenemos los instrumentos para hablar de política social”. Esto significa que el padrón y el sistema de beneficiarios se refinó al punto que, al toque de un click, es posible establecer si una señora en una comunidad de Luricocha, provincia de Huanta en Ayacucho, ha cumplido con las condición trimestral de chequear a sus tres hijos en la posta de salud para recibir los S/.100 mensuales de Juntos. También se encuentra la actualización mensual de la talla y peso de los pequeños.

Los yerros también son detectados. En este caso el niño asistió a sus chequeos pero sólo recibió la papilla, suministrada por el Pronaa, un trimestre en el último año.

Se puede saber a qué programas sociales accede dicha familia y cuál es exactamente el déficit en personal de salud en las postas donde se atienden. Con un salto puede verse, por ejemplo, que la región de Áncash, rica en canon, tiene casi todos sus indicadores sociales en rojo.

El cruce de información que el sistema arroja inmediatamente revela verdades obvias. La provincia puneña de Azángaro, por ejemplo, no presenta déficit de docentes. Pero casi todos sus colegios carecen de agua.

“¿En ese caso la Educación está orientada a qué?”, se pregunta ácidamente Hidalgo.

TAL SISTEMATIZACIÓN es en realidad la esencia de Crecer: un paraguas que agrupa a los programas antes dispersos en un esfuerzo por sacar adelante a las gestantes y los niños en edad preescolar. De 82 pasaron a ser 26 programas y tanto Hidalgo como el premier Yehude Simon prometen un nuevo ajustón a la mitad luego de concluir su evaluación. Queda por ver la reacción de los “compañeros” apristas que dirigen algunos de los programas que podrían ser desaparecidos.

Antes, la cantidad de programas también se traducía en una extrema dispersión. “Ahora por lo menos hay cuatro programas por distrito”, compara Hidalgo.

La última etapa en la focalización llegará con el DNI obligatorio para todo niño de más de un año. El documento servirá para “trazar” –o seguir– al más mínimo detalle la evolución del pequeño beneficiario.

Tanto esfuerzo reitera la pregunta del millón: ¿los programas sociales rescatan a la gente de la pobreza o la condenan de por vida al asistencialismo? De nuevo, la extrema pobreza se redujo del 17% al 13% del 2007 al 2008 y cabe esperarse una evolución similar para el año pasado. Con el mercado prácticamente ajeno a los distritos donde actúan Crecer y Juntos, es lógico pensar que los programas sociales representen un necesario empujón. Hidalgo cuenta haber visto planes estratégicos “dibujados en pellejos de oveja” por las comunidades de la sierra sur para acceder al programa Mi Chacra Emprendedora.

La pobreza del Perú, sostiene, no es comparable con la de otros países en la región. Solo Bolivia y Ecuador pueden identificarse con una exclusión étnica y racial que es determinante para condenar a millones de peruanos.

“Las reglas de dominación, la heterogeneidad estructural y varios sistemas socioeconómicos”, enumera Hidalgo, “conspiran para empinar una cuesta arriba donde se demuestra, por ejemplo, que Juntos ha conseguido buenos resultados en aumentar los controles de los niños y la aplicación de las vacunas pero no ha tenido un gran impacto en el número de controles prenatales y partos institucionales”.

“¿Por qué las madres no van al centro de salud?”, se pregunta. “Por un tema cultural”. Todavía no se rompe el hielo para que mujeres quechuahablantes se atiendan con ginecólogos que ni siquiera hablan su idioma.

Esa fue una de las conclusiones del reciente informe del Banco Mundial donde se resalta que “aunque podría mejorar, Juntos es el programa mejor focalizado hacia los pobres en el Perú”. Su nivel de éxito en ese sentido es solo comparable en la región a Oportunidades de México. Pero mientras que el presupuesto de Juntos equivale al 0.06% del PBI peruano, el de Oportunidades llega al 0.43% del mexicano. A pesar de las mejoras, hacen falta unos S/.2,000 millones además de lo presupuestado, para cumplir las metas en los 880 distritos de influencia de Crecer. Porque será bien difícil que los emprendedores de los que tanto se habla hoy encuentren sus fórmulas de éxito en pieles de ganado. (Enrique Chávez)

Principales Programas Sociales

- Beneficiarios Únicos 13’494,286

- Seguro Integral de Salud (SIS) 10’295, 005

- Pronaa (Asistencia Alimentaria) 2’805,3600

- Juntos 1’440, 492

- Pronamaa (Alfabetización) 467,926

- Construyendo Perú 151,570

- Wawa Wasi 50,832

----------
Se dan convergencias entre todos los programas: Por ejemplo, 755,044 peruanos son usuarios del SIS y de Juntos, en lo que es la combinación más extendida. En el otro extremo, solo 16 se benefician a la vez del SIS, Juntos, Pronaa, Pronama y Construyendo Perú. En medio quedan todas las convergencias posibles.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista