sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2077

07/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Imágenes DigitalesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Seguridad La vida bajo tierra a lo largo de un kilómetro acondicionado para combatir a los remanentes senderistas del Vizcatán.

Las Trincheras del VRAE

7 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2077-vrae-1-c.jpg

Allí viven medio centenar de soldados, los “topos” de las Fuerzas Especiales Lince, quienes idearon la singular arquitectura para protegerse de la amenaza.

Son zanjas de casi dos metros de profundidad. Van techadas en varios tramos con troncos de madera y abarcan en total una extensión de casi un kilómetro. Las trincheras dibujan la silueta que sirve de protección de un fortín militar construido bajo tierra, al borde del río Mantaro, entre los límites de la selva de Ayacucho con Junín. Es la “Base 1”, una de las cinco guarniciones militares instaladas en el corazón de Vizcatán, el que hasta hace poco fue el fortín inexpugnable de los remanentes de Sendero Luminoso.

El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general EP Francisco Contreras, visitó el lugar el 24 de abril último. Gilmar Perez, reportero gráfico de CARETAS, acompañó a la delegación que fue objeto nada menos que de un ataque terrorista (CARETAS 2076). Los terroristas lanzaron, afortunadamente sin éxito, granadas al helicóptero de la delegación.

Más seguros estaban bajo tierra.

Otra base similar, conocida como la “Base 2”, ha sido construida en el mismo llano pero cerca a la unión de los ríos Vizcatán y Mantaro, a un kilómetro del lugar, con el objeto de controlar el paso de embarcaciones con cargamento de droga que provienen de la cuenca del Ene.

En la cima de los cerros que rodean las bases, los militares también ocuparon tres guarniciones que antes fueron de senderistas. Los mejores “caletas” y “parapetos” del enemigo fueron hallados en Cerro Judas a mediados de marzo último. Estas imágenes fueron presentadas por el ministro de Defensa, Ántero Flores Aráoz, cuando acudió al Congreso a raíz de la reciente emboscada en Sanabamba, donde murieron 15 soldados. Eventos como ese y el insólito papelón en el envío de las armas al frente policial del VRAE (ver más en Mar de Fondo), recuerdan que a la estrategia le queda mucho por afinar. Pero si estas trincheras son un referente, la derrota final de Sendero podría terminar cavándose con ellas. (Abilio Arroyo)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Seguridad
Muestran los Dientes
Las Trincheras del VRAE

Búsqueda | Mensaje | Revista